Alice Cooper - DaDa

Enviado por FarBeyondDriven el Lun, 16/12/2013 - 01:03
350

1. Da
2. Enough's Enough
3. Former Lee Warmer
4. No Man's Land
5. Dyslexia
6. Scarlet and Sheba
7. I Love America
8. Fresh Blood
9. Pass the Gun Around

1983... Alice Cooper no parecía estar pasando por uno de sus mejores momentos.
Y es que su nueva etapa musical, iniciada en 1980 con el álbum ‘Flush The Fashion’, y seguida por ‘Special Forces’ (1981) y ‘Zipper Catches Skin’ (1982), no terminaba de cuadrar a algunos de sus fans, debido a su cambio de estilo tanto musical como estético.

Alice Cooper trataba de volver a innovar, explorando nuevos estilos y adaptándose a la actualidad de aquel entonces. Como resultado nos dejó temas de lo más interesantes y de una innegable calidad, pero en los cuales intentó añadir nuevos matices a su música y personaje... sin caer en la cuenta de que en vista de algunos, cada vez se alejaba más del clásico Alice Cooper, aquel tipo que se dio a conocer en obras maestras como ‘Love It to Death’, ‘Killer’, ‘School's Out’ o ‘Welcome to My Nightmare’ (entre otras).

Así que Alice decidió darse un descanso, optó por retirarse temporalmente y poner fin a esa etapa de su carrera, pero no sin antes dejar un último trabajo con el que finalizar dignamente dicho periodo. Para esta ocasión, volvió a contar con la colaboración del músico y productor Bob Ezrin, como antaño; así como con el habitual Dick Wagner a la guitarra.
El resultado fue un álbum llamado ‘DaDa’; una pequeña joya, algo olvidada a día de hoy, pero no por ello menos interesante.

Nuestra atención salta desde el momento en que observamos su portada...
¿Qué tenemos aquí? Aparentemente es, ni más ni menos, que un detalle del cuadro de Dalí ‘Mercado de esclavos con aparición del busto invisible de Voltaire’, pero no es el original, es una reinterpretación que da que pensar, si prestamos atención.
Más allá del efecto visual presente en la obra original (que puede mostrar o bien un rostro, o bien a dos personas), lo que verdaderamente llama la atención son los rostros de las dos personas que aparecen en esta pintura; no he encontrado información al respecto, pero diría que son Bob Ezrin y Alice Cooper.
Claro homenaje por parte de Alice hacia Salvador Dalí, pues de hecho ha declarado en más de una ocasión ser admirador del pintor, así como del surrealismo en general; Dalí por su parte, quien según dicen quedó asombrado tras presenciar un show de Alice Cooper, también ha basado algunas de sus obras en el cantante, e incluso llegó a invitarle a su casa por tres días, para poder conocerle en persona.

El primer tema del disco se titula ‘Da’, haciendo referencia al surrealismo del que hace gala la portada. Se trata de una pieza casi totalmente instrumental compuesta por Bob, en la que predominan los teclados y el sintetizador, que desprende cierto aire de misterio y sirve como introducción. En ella se puede apreciar una conversación de fondo, al parecer entre un doctor y un paciente mental con varias personalidades que está bastante confuso, contagiando toda esa confusión al oyente y dando a entender que la temática de este álbum no va a ser precisamente la cordura.

Le sigue ‘Enough's Enough’, tema de carácter alegre pese a su oscura (aunque divertida) letra, que llega de forma bastante enérgica rompiendo con la confusión provocada por el tema anterior. Aquí tenemos a Alice interpretando a un chaval que está mosqueado con su padre (interpretado también por Alice), a quien echa en cara ciertos actos impropios de un buen padre, actos que se verán reflejados en algunas de las siguientes canciones. Estupenda la voz de Alice, y genial el solo que aparece por el minuto 2:40.

Luego viene ‘Former Lee Warmer’, de nuevo una canción misteriosa que mantiene relación con la canción anterior, algo que no es de extrañar teniendo en cuenta el gusto de Alice por los álbumes conceptuales. Y es que, aunque en este álbum se nos cuenten historias distintas, siempre se deja la posibilidad argumental de que en realidad todo esté conectado, y de que realmente la mayoría de los personajes que aparecen en la obra no sean más que las diferentes personalidades de un mismo personaje, mentalmente enfermo.
En esta triste balada, la letra puede dar lugar a varias interpretaciones, pero de primeras parece tratar de un hombre extraño, grotesco, cuyo hermano le deja encerrado en el ático por “vergüenza familiar”.
Existen rumores de que ‘Enough's Enough’ y ‘Former Lee Warmer’ puedan ser cortes ligeramente auto-biográficos de Alice, que muestran la supuesta mala relación entre Alice y su padre, así como la mala relación entre el padre de Alice y su hermano (el tío de Alice) quien al parecer introdujo a Alice Cooper en el mundillo del rock ‘n’ roll. No obstante, son solo teorías.

La desenfadada ‘No Man's Land’ es una especie de fantasía amorosa con humor absurdo y cierto toque navideño, en la que Alice canta acompañado de coros femeninos.
La letra de esta canción es, cuanto menos, curiosa. Resulta que el bueno de Alice está trabajando en un centro comercial como Papa Noel, prometiendo regalos a los niños, que hacen cola para poder hablar con él. En esto que una rubia de 23 años y adinerada se sienta en su rodilla y se lo pide a él por navidad, y como era de esperar, se larga con ella dejando una larga cola de niños y madres que le insultan y le miran como a un sinvergüenza. Es una canción bastante divertida y tiene un solo de guitarra cojonudo.

Un teclado con tintes surrealistas da paso a ‘Dyslexia’, una canción romántica un poco extraña, muy a juego con el aire bizarro que de por si desprende el disco.

Pero el plato fuerte llega con ‘Scarlet and Sheba’. En mi opinión la mejor canción de todo el álbum, un tema progresivo y poco convencional en el que se nota la clara influencia de Bob Ezrin.
Empieza con una parte instrumental elegante y majestuosa, de estilo oriental, a la que se le van uniendo unos acordes metaleros de guitarra eléctrica, hasta que un golpe de batería hace el silencio, dejando paso a Alice de forma espectacular mientras pronuncia: “Scarlet wants to hold me, wearing just a red-veiled hat!”... y se rompe el silencio con un aplastante riff que termina de introducirnos de lleno en la canción, con unos cambios de ritmo geniales. Mención especial para el solo del minuto 3:47, sencillo pero emotivo. La letra parece mostrar una especie de fantasía erótica, algo sádica, pero con el humor característico de Alice.

Y siguiendo con su humor negro, llega ‘I Love America’, una visión satírica y estereotipada del estilo de vida norteamericano. Alice nos habla de dicho estilo de vida con orgullo (y algo de sarcasmo), mientras algunos efectos de sonido, como coches, disparos e incluso caballos, ayudan a la narración.

‘Fresh Blood’ empieza muy al estilo de ‘Dyslexia’, pero esta vez no se trata de un tema amoroso, sino más bien de un asesino en serie, que está obsesionado con la sangre fresca y sale de caza todas las noches, como si de un vampiro se tratara. Buen tema que de nuevo cuenta con voces femeninas.

Y el álbum cierra con la emocionante ‘Pass the Gun Around’, una canción triste para echar una lagrimilla, con un Alice melancólico, unos estupendos punteos de guitarra, y el sonido de un disparo que pone fin a esta historia ligeramente conceptual llamada ‘DaDa’.

Estamos ante una obra compleja y cuidada, que recuerda bastante a los últimos discos setenteros de Alice Cooper, pero con un estilo muy propio e irrepetible.
Sin necesidad de ser su mejor disco, y obviando que no satisfará los gustos de cualquier oyente, aún así lo clasificaría como uno de sus trabajos más interesantes, recomendándolo sin duda a aquellos que se consideren admiradores de este maestro del rock. Cabe mencionar que estamos frente a uno de los trabajos más infravalorados del artista, en parte quizá, por pertenecer a esa época confusa de la que él mismo asegura no recordar nada debido a los problemas de alcoholismo que sufría por entonces, de los cuales afortunadamente se recuperaría para siempre tan solo dos años después de publicar ‘DaDa’.

Saludos /,,/_

Alice Cooper: Voz y arreglos
Dick Wagner: Guitarra, bajo, voz y arreglos
Bob Ezrin: Percusión, batería, teclado, sintetizador, voces arreglos y producción

Sello
Warner Bros