Agónica - A new onset

Enviado por Alexrock el Mié, 16/07/2014 - 19:39
3368

1. IVDLXVII Tellus Vacuum
2. A new onset
3. Inanis
4. Barless Prison
5. Slaves to a selfish dream
6. Perfect Storm
7. Deception of devouts
8. Monument
9. Impeding rage

Apenas treinta y cinco minutos de sonidazo Göteborg añejo, de ese que (inevitablemente se te vienen a la cabeza), In Flames practicaba hasta el magnífico "Whoracle, aunque con una particularidad, aquí los "deathers" que nos encontramos son de Vigo y se sacaron en 2013 un discazo como el que hoy traemos que no podía pasar desapercibido.

Creo firmemente, táchenme de loco, si así lo quieren, que la escena española está atravesando un momento, en cuanto al metal se refiere, absolutamente fascinante, no solo en cuanto al gran número de bandas que día a día dan a conocer su música, sino también en cuanto a la calidad que atesoran, lo que hace que esa escena sea de lo mejor que hoy en día se hierve en toda Europa; otra cosa es el escaso apoyo que las bandas encuentran entre los propios metalheads (algunos, no generalicemos), y el nulo, inexistente, de las instituciones, aunque a eso ya deberíamos estar más que acostumbrados por que siempre ha sido así... en fin...

Agónica se definen como una banda de "alternative death metal", siendo que su sonido se emparenta con el primer death melódico que hacían bandas como los precitados In Flames o Dark Tranquility, lo que desde luego significa, para los más agoreros que no inventan nada, lo que desde luego es cierto, pero cuando una banda, sin inventar nada, practican un death como estos chicos, ¿para qué van a inventar nada?. Nacidos en 2004, no es hasta 2008 cuando consolidan un tanto su sonido y comienzan a girar con bandas como Angelus Apatrida, Vita Imana o Suidakra, hasta que en 2010 graban un EP titulado "Portraits of suffering". Tas girar de nuevo, presentando ese EP, su anterior vocalista deja la banda y se incorpora Carlos Rey, entrando a grabar su larga duración de debut, este A new onset que vio la luz el pasado año.

Una intro enigmática a la vez que potente te traslada al tema homónimo, un sonido pulcro, la voz de Carlos Rey perfectamente embastada con las guitarras de Herbello y Veiga, que se pasan todo la canción con unas armonías perfectas apoyadas en un buen trabajo de toda la parte rítmica. A continuación "Inanis", esta vez con las baquetas de Kike Lagoa haciendo una larga introducción que se complementa con los buenos riffs de las seis cuerdas y, sin solución de continuidad a la buena tesitura vocal de Carlos.

Con algún guiño al thrash metal sigue "Barless Prison", en la que quizá incluso se conjugan algunos elementos "groovies", logrando un sonido más moderno, pero sin dejar de sonar como una apisonadora pues ya en este tema comenzamos a ver el ingente trabajo de Ismael Couñago a las cuatro cuerdas. El tema se va difuminando para darnos a conocer el siguiente tema, "Slaves to a selfish dream", más cañero que sus antecesores, con matices "blackers" sobre todo en el tratamiento de las guitarras, con ese rasgueo tan característico de las bandas del estilo, aunque sin abandonar el death que les caracteriza.

"Perfect storm" se erige como el single del disco y tal vez el mejor de ellos; agresivo, contundente, con Carlos completamente desatado, conjugando coros "thrashicos" e incluyendo un interludio a mitad tema, como para coger aire antes de la explosión final en el que incluso por el tratamiento de las guitarras podríamos hablar de ciertos tintes progresivos. Sigue "Decepción of devouts", otra de las joyas del disco, con Carlos utilizando guturales, llevando su voz al extremo para configurar el tema más death del disco. Suena realmente bien la batería.

Para acabar el buen trabajo, nos entregan dos temas mucho más melódicos, volviendo al sonido con el que empezaron el disco, "Monument" y "Impeding rage", con diversos cambios de ritmo que enriquecen el resultado final; impagable el final del tema, con la base rítmica a todo trapo!.

En definitiva, un buen disco de death metal melódico, de tres cuernitos altos, con un mérito de todos los miembros de la banda nada desdeñable y que, siendo autoproducido y autoeditado contiene un sonido muy bueno, refrendando la opinión que tenemos algunos de nuestra escena, que no solo está muy viva, sino que es de una calidad clamorosa.

Carlos Rey: Voz
Carlos Herbello: Guitarra
David Veiga: Guitarra
Ismael Couñago: Bajo
Kike Lagos: Batería

Sello
Autoeditado