Godzilla (1998)

Enviado por Vic el Sáb, 28/08/2010 - 05:35

Esta es una película aborrecida por muchos fans y adorada por unos cuantos… Vista con indiferencia por parte del resto del público (aunque casi siempre esta resulta ser la única película que han visto de Godzilla). ¿Por donde debo empezar? ¿Qué tal por el aspecto estético? Bien, empecemos.

Si miramos el diseño de Zilla (nombre oficial de la criatura presentada en este film y que trataron de vendernos como Godzilla) veremos que es una iguana con una envidiable barbilla cuadrada y unas aletas dorsales bastante estilizadas, adiós a las hojas de Maple del Godzilla original, hay que verse “realista” (un punto que desarrollaré más adelante). El aspecto general es el de –nuevamente- una iguana, pero de pie, y con ciertos detalles tomados de los velocirraptores en Jurassic Park (los brazos por ejemplo).

Bueno, eso esta bien, hasta cierto punto, inclusive se ve aerodinámico, ágil, veloz, un auténtico depredador (atención con esta última palabra). No hay aliento atómico, a cambio de eso tenemos un aliento inflamable. El rugido se conserva pero esta algo agudizado, da la impresión que tomaron el rugido de esta película y le pusieron más graves durante la realización de Godzilla 2000. Como nota, el diseño original era muchísimo más cercano al Godzilla original, pero por alguna razón no fue aprobado…

Ahora, las escenas. Sí, las escenas, hay algo que esta obviamente tomado de Jurassic Park: las secuencias de los bebés godzilla. Es un buen truco para llevar la acción a los interiores, ya que un tiranosaurio no iba a caber en una cocina, a Spielberg se le ocurrió introducir velocirraptores, y aquí, Devlin hace lo mismo pero con crías de iguana irradiada. Cabe mencionar que este detalle también es usado en Cloverfield, con los parásitos que el monstruo libera de su cuerpo.

Todo lo que he dicho se oye bien, ¿no? Tal vez lo sea, pero hay algo que estamos olvidando: la película está basada en Godzilla. La idea que esta película presumía durante su promoción era que veríamos a un Godzilla más realista. Ok, ese fue el primer problema: Godzilla no se especializa en ser realista. ¿Es que acaso los occidentales tienen tan poca imaginación que necesitan que todo suene “lógico”? Ahora Godzilla actúa como un animal de verdad; actúa por instinto, puede ser herido –y asesinado- por unos cuantos misiles e incluso dañado con las balas. Si ser realista significa ser débil e instintivo, entonces prefiero una historia fumada y disparatada si así podré ver a Godzilla como lo que es: un tipo destrozando maquetas.

Entonces lo que Estados Unidos hizo en esta película fue destrozar (sí, destrozar) el mito. ¿Referencias al Godzilla original? Claro que las hay. ¿Les dan la relevancia que merecen? ¡Claro que no! Tenemos a un japonés diciendo asustado “Gojira” y una pequeña broma sobre la traducción del nombre (Gojira a Godzilla), pero nada más.

¿Qué más puedo decir? Oh sí, como era de esperarse en una película gringa, los gringos (redundancia, ya saben) deben ser los héroes. Y aquí son los héroes mostrando que las pruebas atómicas realizadas por Francia en la Polinesia dieron vida al monstruo y no la bomba atómica lanzada por Estados Unidos (¡Ja! Hablando de no asumir responsabilidades…).

Si nos esforzamos para ignorar lo ya mencionado, encontraremos ligeramente (ah, qué rayos), no, podidamente frustrante que la trama se fija más en un grupo de idiotas y sus vidas que en Godzilla. Dan una pequeña explicación sobre el origen del monstruo y sus características y después todo es sobre el científico y la relación con su ex novia, o sobre los militares haciendo estupideces, etcétera, etcétera.

Y al final se presenta algo que me gusta llamar “el efecto King Kong”, que se da cuando terminas sintiendo lástima por el monstruo. Si recuerdan el final entenderán a qué me refiero.

Cuando tenía cinco o seis años vi esta película en el cine con mis padres y mi primo más grande que yo. Me dio miedo pero me gustó. Un año después vi Godzilla 2000 y Zilla rápidamente pasó a un muy lejano segundo plano para mí. No es tan mala como algunos críticos han dicho, pero si eres un fan del Godzilla original y ves esto, es posible que no te agrade del todo.

Y es una lástima, porque uno de los borradores del guión incluía nada más y nada menos que a King Ghidorah como el antagonista, quien se enfrascaría en una batalla con Godzilla a lo largo de los Estados Unidos, pero no hubo suficiente dinero para el dragón dorado y tuvimos que tragarnos “esto”.

Lo siento Zilla, me agradas, pero no eres Godzilla.