Zhrine - Unortheta

Enviado por Mendoza M. el Mar, 19/11/2019 - 06:08
4402

1. Utopian Warfare
2. Spewing Gloom
3. The Syringe Dance
4. World
5. Empire
6. The Earth Inhaled
7. Unortheta

De las cenizas de Gone Postal emerge Zhrine, otra de las maravillosas propuestas que tiene la atractiva escena islandesa para ofrecernos. Quizás el factor clave que realmente hace destacar a los oriundos de Reykjavík sea su llamativa pulcritud y semblanza a la hora de realizar este interesante ejercicio de Black/Death en donde apretujan todo tipo de influencias con una facilidad pasmosa, moldeando a punta de clavijero y baqueta un estupendo debut que alcanza insólitas cotas de calidad e ingenio, el aquí reseñado "Unortheta".

Un disco emocionante, versátil e impoluto. Un trabajo que se truena los dedos y presume de un rico abanico de variedad y matices musicales que lo sitúan, en mi opinión, un peldaño por encima de la media general de sus igualmente poderosos compañeros de patio. El grupo liderado por Þorbjörn Steingrímsson, Tobbi para los amigos, reviste su arte con un delicado manto instrumental atiborrado de pasajes que gozan de una muy buena profundidad e inventiva. Las guitarras llevan a cabo una labor compleja, entrelazando filosos riffs que parten desde la melancolía más evocadora para terminar cayendo en maliciosos páramos de agresividad arpegiada.

Con portada del siempre impecable Zbigniew Bielak, el disco se dibuja a sí mismo gracias a una melodía imperante que camina altiva y tenaz. Siete temas camaleónicos y deslumbrantes, con un acerbo trabajo de guitarra e imponentes growls que calzan perfectamente con la musica y que serán constantemente interrumpidos por shierks desgarradores que te marchitan el alma. El bajo es perfectamente audible y se le permite amedrentrar con líneas bastante destacables, imposibles de pasar por alto. La batería de Stefán Stefánsson deslumbra por méritos propios gracias a una interpretación correctísima, quizás sin florituras excesivas, pero sí con un feelin' descomunal y palpable en cada intervención, construyendo un pedregoso colchón de concreto armado que siempre está al servicio de la melodía y de las sutiles progresiones que se retuercen constantemente en un marco de desconcierto y dejadez que por momentos pareciera rozar la improvisación.

Gracias a la armoniosa unión de todos estos elementos, este aglomerado de temas se desplazan como si fuesen uno solo, todos coronados por afligidas introducciones y calzados por outros espectrales que saben cómo alargar el suspense el tiempo que haga falta. El porvenir del disco, desde su maravilloso inicio a fuego lento con "Utopian Warfare" se va a repartir libremente entre pletóricos momentos de languidez bordados por un contundente plus de emotividad que no le hace caras a los medios tiempos, a los efectos chirriantes, ni a la crudeza arquetípica que siempre amerita tener una obra de estas características. Los pasajes de furia indiscriminada están presentes y son muy marcados, pero no abundan precisamente. Todos los instrumentos se acoplan y reman con ímpetu hacia el mismo norte, dando como resultado una sobrecogedora atmósfera que por momentos le amaga al preciosismo.

Los islandeses acercan sus instrumentos a una hoguera conceptual, definiendo un estremecedor producto de pura distopía, oscuridad y un áspero mensaje de deterioro moral y espiritual que va estrechamente ligado a los ciclos geológicos y la supremacía de la naturaleza y el tiempo por encima del hombre. Sin fisuras, el cuarteto marcha cohesionado, armando sin despeinarse grandes pasajes que oscilan entre la desazón y la angustia, estirándolos con impunidad para engendrar una alucinante procesión de temas instrumentalmente sólidos, densos y plagados de pequeñas prolijidades.

A falta de una variedad real, Zhrine construye un disco de ejecución excelsa, danzando constantemente entre intervalos de sosiego e intensidad, sin nunca caer en el caos irracional. Los influjos de disonancia metidos a cuchillo juegan a favor del producto, embalsamándolo de un aura de creatividad que siempre desemboca en buen puerto, moldeando con soltura y orden una amplia gama de matices que se regocijan en el marco de una producción elegante y nítida, perfectamente audible y capacitada para transmitir el mensaje de zozobra y decadencia social que busca transmitir el grupo. Cuatro cuernos enormes.

Þorbjörn: Voz, guitarra
Nökkvi: Guitarra
Ævar: Bajo
Stefán: Batería

Sello
Season of Mist