Yoth Iria - As The Flame Withers

Enviado por el richard de … el Mié, 17/02/2021 - 15:23
4709

1. The Great Hunter
2. Yoth Iria
3. Hermetic Code
4. The Mantis
5. The Red Crown Turns Black
6. Unborn Undead Eternal
7. Tyrants
8. The Luciferian

Disco Completo

“Después de años de paz interior los cánticos de los impíos pueden escucharse de nuevo”. Así se presentan en su página de Facebook Yoth Iria, con un comentario que si no conoces bien de que trata la banda puede sonar incluso algo pretencioso. Y estoy seguro de que así será para muchos de vosotros, ya que a mí parecer este debut no ha recibido la atención que merece teniendo en cuenta los involucrados en su creación. Yoth Iria es el nuevo bebé de dos de los nombres más importantes de la escena extrema helénica, Jim Mutilator y The Magus. Posiblemente el trabajo más conocido de ambos sea el grandioso Thy Mighty Contract de Rotting Christ, uno de los discos más importantes de la escena black metalera griega, por no decir el que más. Sin embargo, también han sido partícipes de otras grandes bandas como Varathron en el caso de Jim Mutilator y Necromantia en el caso de The Magus. Por ello los seguidores de todas estas bandas estábamos expectantes frente a este nuevo proyecto.

Una vez dicho todo esto puede parecer que queda bastante claro por dónde irán los tiros en este grupo, pero la verdad es que muchos seguidores que esperaban algo en la vena de esos clásicos han quedado algo desilusionados. Las raíces están ahí, sigue habiendo mucho de black metal en la fórmula, pero ha habido un acercamiento hacia un sonido más moderno que a muchos fanáticos no les ha hecho mucha gracia. Las expectativas son muy malas, y cuando un artista que tienes asociado a un sonido muy concreto se aleja mucho del mismo todos los fans nos quedamos algo descuajados. Sin embargo, desde mi punto de vista, es valiente crear un grupo nuevo para experimentar en distintos terrenos si es lo que te apetece en ese determinado momento.

El sonido del disco es una mezcla entre el sonido black metalero de sus inicios pero en una onda mucho más melódica (deudora incluso de Dissection en algunos momentos, salvando las distancias). También encontramos fragmentos más pausados, de un talante heavy épico, en los que el guitarra de sesión George Emmanuel se marca unos muy buenos solos. Este tono más reposado, casi ritualístico (muy reminiscente de Rotting Christ), se extiende a lo largo de varios temas del compacto, pero también hay espacio para influencias de death metal melódico, heavy metal (mucha melodía maideniana) e incluso thrash metal. Y todo esto, que en principio podría suponer una ventaja, ya que como se dice popularmente en la variedad está el gusto, termina por suponer a mí parecer el mayor pero del disco. Da la impresión de que el disco no tiene muy clara la dirección que quiere tomar, y va variando de un estilo a otro sin conseguir definir su sonido en ningún momento.

Si entramos en lo que es el disco con lo primero que nos topamos es con una portada de lo más molona, así como con un muy buen primer tema que nos pone en situación bastante rápido. La primera impresión es buena, “The Great Hunter” es un tema veloz y melódico, que se pega rápido y que seguro funcionará perfectamente en directo. Es aquí donde más claramente se puede ver esa influencia de grupos como Dissection o Sacramentum, eso sí, con un sonido más moderno en el que también influye mucho la producción. Y es que el disco en ocasiones me parece que suena excesivamente limpio, unas guitarras que ocuparan más rango dinámico y algo más de fuerza en los teclados creo que podrían haber contribuido a que el disco sonase algo mejor, consiguiendo un muro de sonido que sería de utilidad para meterse en el ambiente atmosférico del mismo.

En los tres primeros temas es donde encontramos lo mejor que As the Flame Withers tiene para ofrecer. “Yoth Iria” y “Hermetic Code” reducen las revoluciones por minuto para ofrecernos ese ambiente más ritualístico del que os hablaba antes, en el que podemos encontrar reminiscencias del heavy metal épico y el doom metal. Incluso el riff inicial de “Yoth Iria” no desentonaría en algún disco de Judas Priest como el Angel of Retribution. La parte intermedia y final de “The Hermetic Code” también son dignas de mención, con una parte atmosférica que es capaz de transportarte a otro lugar para terminar sacudiéndote con un solazo de guitarra de órdago. Posiblemente el mejor tema del disco.

El disco continúa con “The Mantis”, que recupera los medios tiempos pero esta vez con un riff que recuerda a los Immortal de la época de At The Heart of Winter. Por su parte, “The Red Crown Turns Black” sube las revoluciones (siendo el único tema verdaderamente veloz junto al inicial) y se muestra en unas coordenadas muy thrash metal en su inicio, para terminar en un festival de melodías que perfectamente podrían ser parte de un disco de Iron Maiden o incluso de algo salido de la escena de Gotemburgo. Y para terminar, la trilogía final recupera los medios tiempos pero de forma menos exitosa que los anteriores, quedando una recta final del disco que sin ser mala tampoco es para recordar.

En definitiva, Yoth Iria han logrado con su debut un buen disco, entretenido y con algún tema suelto para el recuerdo, pero que tampoco logra brillar en exceso. Sin embargo, espero su segunda entrega con ansia desde ya, ya que creo que puliendo cosillas y definiendo mejor por donde quieren enfocar su sonido podrían conseguir una muy buena entrega. “The Great Hunter”, “Hermetic Code” y “The Red Crown Turns Black” quedan como prueba de ello.

Jim Mutilator: Bajo
The Magus: Voz

-Músicos de sesión:
George Emmanuel: Guitarra
JV Maelstrom: Batería
John Patsouris: Teclado

Sello
Pagan Records