Wolf - Feeding The Machine

Enviado por Roomán el Lun, 23/03/2020 - 16:35
2108

01. Shoot to Kill
02. Guillotine
03. Dead Man’s Hand
04. Midnight Hour
05. Mass Confusion
06. The Cold Emptiness
07. Feeding the Machine
08. Devil in the Flesh
09. Spoon Bender
10. The Raven
11. Black Widow
12. A Thief Inside

Álbum completo

Vuelven los suecos Wolf con su octavo álbum tras cerca de seis años años de silencio desde su anterior lanzamiento, Devil Seed, un trabajo bastante oscuro, frío y diferente al heavy metal bien afilado que venían practicando en trabajos anteriores, y que gustó y no gustó casi a partes iguales. Desde luego, tanto ese álbum, Devil Seed, como los constantes cambios en la formación (solo su lider, Niklas "Viper" Stålvind permanece desde el inicio) han contribuido de forma decisiva a la pérdida de estatus de una banda que estaba en todas las quinielas para llegar bien alto hace unos años.

Quiero apuntar igualmente que, pese a ser un álbum un tanto más complejo que los anteriores, con las sucesivas escuchas le llegué a coger bastante bien el punto al Devil Seed, aunque siga pensando que el pico más alto de estos Wolf llegó en 2009, cuando mostraron al mundo el que es, posiblemente, su mejor trabajo hasta la fecha, el brillante Ravenour, que además sirvió para empezar a posicionarlos como uno de los principales exponentes de la nueva ola de heavy metal que ya empezaba a extenderse por todo el globo, algo que ya se habían empezado a ganar con su anterior The black Flame en 2006, y que mantendrían con su Legions Of bastards de 2011.

¿Recuperará su sitio Wolf con este Feeding The Machine?

Shoot To Kill arranca de manera veloz el álbum, con unos versos contundentes y unas guitarras protagonistas en un estribillo que puede resultar un tanto soso. El cambio a mitad de canción doblando el tempo es de lo mejor de un tema disfrutable, pero que deja la sensación de ser muy genérico.

Mejora la cosa con Guillotine, donde vuelven a apostar por la velocidad, un puente 'made in Wolf' y un estribillo armado de coros que funciona a las mil maravillas.

Dead Man's Hands es un potente y pesado tema que podría haber formado parte de su anterior álbum Devil Seed sin ningún problema. El estribillo repitiendo una y otra vez el título del tema también es algo bastante frecuente en Wolf. Esta vez consiguen dotar al tema de bastante gancho.

Midnight Hour fue el primer tema escogido para ser lanzado como single con videoclip. Puede que no sea un tema sobresaliente pero, desde luego, tanto los versos como el estribillos están perfectamente diseñados para recordarlos de manera casi instantánea.

El comienzo de Mass Confusion es muy bueno. Tras el break de batería, las guitarras se encargan de arrancar el tema tirando de melodías que podrían firmar los mismísimos Denner/Shermann. Sin embargo el conjunto no deja de ser bastante genérico, siendo el solo de guitarra otro de los mejores momentos del mismo.

Interesante se presenta The Cold Emptiness, donde buscan un ritmo entre lo épico y la oscuridad, con cambios de tempo y una gran interpretación de su batería, Johan Koleberg.
El problema es que el tema se queda estancado, mal rematado, como si no ocurriera nada en claro.

Feeding The Machine es uno de los destacados del lote. Consigue una buena línea de verso y un estribillo que, aunque vuelva a ser la repetición del título únicamente, funciona bastante bien esta vez. Buen tema, sí, pero nada espectacular tampoco, como ocurre también con el siguiente, Devil In The Flesh, que apunta buenas maneras hasta la llegada al estribillo, el cual parecen haberlo pensado sobre la marcha mientras grababan.

Llegando ya al noveno corte, Spoon Bender, el disco empieza a hacerse largo. Mala señal...
Y es que tampoco este nos sacará de un letargo donde poco a poco hemos ido cayendo. Al menos la siguiente, The Raven, trata de ofrecer otra variante del sonido Wolf, con un interesante trabajo de batería, unos poderosos versos doblados, y unas guitarras que, a estas alturas, ya se han convertido en lo más destacable del álbum de largo.

Black Widow y A Thief Inside son las últimas. La primera me gusta, suena muy potente y los solos de guitarra son una auténtica delicia, y la segunda, que es la canción más larga del álbum con más de cinco minutos y medio, pues... más de lo mismo, y el aburrimiento malamente me permite mantener mi atención en ella.

Decepcionante. Creo que es una buena definición para este esperado octavo trabajo de los Wolf. Algunos buenos temas, que no brillantes, y otros cuantos que parecen mal resueltos, como si les hubiera faltado tiempo para desarrollar las ideas, algo que, tras seis años de espera no se entiende muy bien.

Parece difícil que este Feeding The Machine sea suficiente impulso para volver a situar a los Wolf entre las bandas destacadas del heavy metal actual, donde ahora mismo RAM, Ambush o Enforcer entre otras, están un escalón por encima.

Esperemos que en su próxima obra se encuentren más inspirados.
Nota: 6'75

Niklas “Viper” Stålvind – Vocals, Guitars
Simon Johansson – Guitars
Pontus Egberg – Bass
Johan Koleberg – Drums

Sello
Century Media Records