Wishbone Ash - Raw to the Bone

Enviado por ChrisJiménez el Mié, 07/07/2021 - 07:51
Wishbone Ash

1. "Cell of Fame" - 4:29
2. "People in Motion" - 3:45
3. "Don't Cry" - 3:21
4. "Love is Blue" - 3:38
5. "Long Live the Night" - 3:28
6. "Rocket in my Pocket" - 3:41
7. "It's Only Love" - 4:06
8. "Don't you Mess?" - 3:48
9. "Dreams" - 3:25
10. "Perfect Timing" - 3:48

[Full album]

Otros de esos guerreros veteranos que, habiendo sorteado con más de un traspiés la década de los '70, se vieron batallando con incontables obstáculos para sobrevivir a la siguiente. No les quedó más remedio a estos originarios de Torquay: adaptarse a los nuevos tiempos y a los gustos del público.
Otros problemas fueron las luchas fraternales, pues se darían auténticos bailes de miembros que resultaban algo preocupantes para la estabilidad interna, si bien los líderes Andy Powell y Laurie Wisefield continuaban al pie del cañón...pero habiendo perdido a Martin Turner por el camino, así que el puesto del bajista sería ocupado por diversos genios.

Trevor Bolder (militante en Uriah Heep) sólo sirvió en un trabajo de los ingleses, y porque el destino así lo quiso fue el que les devolvió, fugaz pero triunfalmente, a las listas de éxitos. Con "TWIN BARRELS BURNING" irrumpen en un panorama cuajado de bandas con sangre nueva y otras que han tenido que arriesgarse con alguna transfusión, y lo hacen de forma implacable, dejando atrás todas sus influencias folk y progresivas con el propósito de interpretar su música desde el prisma del hard rock de la N.W.o.B.H.M., de la cual ellos eran una de las principales influencias reconocidas.
Pero el éxito y la suerte, como ya sabemos, son efímeros y esquivos. Todo empieza con otro abandono, el de Bolder, y los muchachos vuelven a quedarse sin bajista hasta que se sube a la nave el músico y productor Mervyn Spence, llegado de las filas de unos recién separados Trapeze (súpergrupo que tantos artistas para el mundo del rock ha acumulado a lo largo de los años); su voz poderosa y de altos tonos convence a Wisefield y Powell (más a uno que a otro), eso y su gran entusiasmo por formar parte de una banda tan legendaria como Wishbone Ash.

El siguiente disco lo produce Nigel Gray (colaborador de TANK, Police y las Girlschool, entre otros) desde la independiente Neat Records. Se podría decir que "RAW TO THE BONE" sigue una lógica continuista con respecto a "TWIN BARRELS BURNING", pero eso sólo es en la superficie, pues la música se desvía ahora hacia un estilo mucho más comercial aunque sin llegar a perder del todo cierta garra y poderío (la escena "metálica" de inicios de los '80, alzándose el heavy británico como influencia seminal, no es la misma que la de mediados de década, donde el género ha sufrido una sofisticación por culpa de las tendencias americanas para conquistar las principales emisoras de radio).
La adaptación a este metal edulcorado por la que apuestan Ash consiste en perder parte de la genuina aspereza y los destellos de rabia del LP anterior, y si lo que llevaban haciendo desde comienzos de los '80 nada tiene que ver con las caducas raíces folk, ni con los extensos desarrollos instrumentales, siendo las cuerdas de la guitarra y no las vocales el instrumento primordial de su estilo, ni con trabajar ideando inventivas armonías para dos guitarras en lugar de fabricar facilones "hit singles", lo que hallamos ya en el primer tema, "Cell of Fame", de letras amargas y extrañas, contundente pero dirigido hacia corrientes muy melódicas, sirve para probar de qué manera traicionan sus señas de identidad...

Spence, con su voz chillona y bastante uniforme en sus modulaciones, contribuye a esta dudosa metamorfosis; el resto del disco tampoco posee la versatilidad de "TWIN BARRELS BURNING" y sus composiciones se suelen conducir por lo homogéneo, sin que ello nos impida hallar algunos buenos momentos. A la canción de apertura se podría añadir las potentes "Dreams", "It's Only Love", destacando sus sensuales ritmos blues y los juegos que hace con la voz el nuevo bajista, con los que pretende impresionarnos, o la que cierra el plástico, "Perfect Timing", muestras del más divertido y estimulante hard rock ochentero.
Y es que la solidez de la base rítmica, magnificada por ese maestro de las baquetas llamado Steve Upton, y los electrizantes guitarreos del dúo Wisefield/Powell, tienen la virtud de maravillarnos en el estilo que sea. Esto se vuelve a poner de manifiesto en "Love is Blue", dominada enteramente por los arabescos del bajo de Spence y un ritmo acelerado, pese a sus derroteros tan "americanizados", o una inopinada versión del "Rocket in my Pocket" de los clásicos Little Feat, donde al blues de escarceos con el funk y el jazz se le inyecta la consabida fuerza "metálica" del momento; pero en general los sonidos y la producción de Gray se escoran hacia lo melódico, y otros temas se ven lastrados por estos riesgos.

Como arriesgados son los evocadores "Don't you Mess?" o "Long Live the Night", donde los Ash deciden acogerse a los patrones del AOR con los cuales ya experimentaron a mitad de la década anterior, responsables también de un cambio de estilo importante (pero incluso las melodías del "THERE'S THE RUB" eran menos incómodas pues estaban ligadas al progresivo); esto hace que "Don't Cry" y la casi "glammy" "People in Motion", que en un principio podrían sonar más "heavies", vayan perdiendo intensidad a medida que avanzan. Así la banda se acerca al heavy/rock "aorero" practicado en ese mismo momento por Y&T, HELIX, TRIUMPH o SAXON...si bien los trabajos de éstos últimos destilaban más energía y crudeza.
Eso sí, su material está amparado por una portada aún más heavy que el anterior ("ultraheavy", ¡"megaheavy"!, diría yo) donde un cazador (¿?) con cara de pocos amigos afila un hueso ensangrentado con una piedra afilada. No muchas veces el continente y el contenido de un LP de rock han estado tan desequilibrados como aquí, y ese fue el motivo de que engañase a muchos jóvenes incautos; el caso es que "RAW TO THE BONE" acabó ignorado por todos y ni siquiera figuró en las listas, provocando la inmediata salida de Spence y el abandono de Wisefield.

El álbum 13.º del grupo (si es que ya venía marcado por la mala suerte), paradigma de esta etapa tan convulsa, terminó quebrando la unidad y el futuro de Wishbone Ash pintaba muy negro.
Por suerte unos años después se produciría una reunión milagrosa que tendría por nombre "NOUVEAU CALLS"...

Canción favorita: "It's Only Love"

Mervyn Spence: Voz/bajo
Andy Powell: Guitarra/voz
Laurie Wisefield: Guitarra/voz
Steve Upton: Batería

Brad Lang: Bajo
Andrew Bown: Teclados
Simon Butt: Teclados

Sello
Neat