Wise Man - First Warning

Enviado por Kaleidoscope el Lun, 13/05/2019 - 17:48
4302

01. The Beginning 02:03
02. Don't Play With The Devil 04:13
03. Wrong Way 03:58
04. Sweet Dreamer 04:18
05. Fast 'n' Ready 02:27
06. In The Night At 4.16 05:12
07. I'm Cryin' 05:05
08. I'm A Mover 02:48
09. You've Got The Feeling 04:18

Álbum completo

Me acerqué a este álbum porque la portada me recordó al caballero negro de Monthy Python and the Holy Grail (Mejor conocida en español como Los caballeros de la mesa cuadrada), pero versión colorida cirquera. Ya nada más el speech de la introducción remite, de alguna forma, a Dios cuando hablaba con los caballeros de la mesa cuadrada, así que me esperaba algo divertido e ingenioso, tal vez con letras referentes a los enormes Monthy Python, pero lo que encontré fue ciertamente decepcionante...música y letras clichés (solo hay que ver los títulos de las canciones).

Wise Man no son malos, pero son extremadamente corrientes, más corrientes que un lápiz mongol número 2 o un bolígrafo bic. Hubiese preferido incluso que fuese uno de esos grupos tan casposos que resultan oro cómico como Nitro con su cantante hombre-gato que le estrujan los testículos para que chille llamado Jim “Afeitadora” Gillette o las copias baratas cartoneras de Manowar (Es contigo Sacred Steel), pero a pesar de que aquí la caspa es tan abundante que se puede llegar a confundir con una montaña de queso parmesano, no hay mucho material cutre del cual te puedes reír a carcajadas salvo algunos momentos puntuales porque lo que hay aquí es común y mundana normalidad.

“Don´t Play with the Devil” expone la poca originalidad y ambición que tuvieron estos alemanes. El sonido es insulsamente standard, es el típico Hard Rock con tintes heavies de los ochenta, pero con una producción discreta. Este es uno de esos grupos que se perdieron en el tiempo, guardados en el cajón de los olvidos, pero en esta ocasión no diré que Wise Man merecían más o que son una joya infravalorada ignorada porque la realidad es muy, pero que muy obvia: aquí no hay más nada que destacar más allá de un Hard Rock medio decente con el que se pasa un buen rato, y per sé no es algo malo, pero a veces lo más peligroso para una banda no es ser muy malo, sino ser muy olvidable y lamentablemente estos “chicos listos” cayeron en ese pozo sin salida.

Aunque no todo va a ser completamente olvidable porque con “Wrong Way” vienen las dosis de caspa y risas que aportan algo de sabor a este insípido artefacto. La introducción del tema es interesante y hasta se podría decir que esconde cierta magia, pero cuando empieza la canción como tal es cuando uno intenta aguantar las carcajadas, pero estas se escapan inevitablemente mientras uno escupe. No sé a quién carajos le pareció una buena idea otorgarle al bajo ese sonido de corneta de cotillón, de esas que sueltan las piñatas; es absolutamente risible escuchar ese “bong bong bong bong” constante en la sección rítmica, y lo mejor es que nunca para nuestro amigo “Pennywise, el payaso bajista” incluso cuando llega el solo, con su adecuada cuota de feeling, la bocina de juguete se carga el momento ridiculizándolo por completo. Pero no me malinterpreten, aunque objetivamente estemos hablando de un mal sonido, son esos detalles horteras los que salvan al disco de ser un huevo sin sal, después de todo el “cheese” es algo muy, pero que muy salado ¿No?

“Sweet Dreamer” lamentablemente no mantiene ese sonido de bajo insufrible que saca risas, pero en cambio muestra un tema decente y disfrutable de Hard Rock ¿El problema? Que no ofrecen nada, absolutamente nada, que no hayan hecho ya, de mejor manera, grupos como Def Leppard. Y sí, aquí tenemos unos cuántos teclados casio del chino sonando, pero no es suficiente como para que se cumpla ese dicho de “es tan malo que es bueno”, aunque por ahí en “In the Night” hay unas campañas que suenan a villancico navideño que casi igualan al mítico bajo de “Wrong Way”.

En síntesis, poco hay que destacar de este trabajo más allá de que suena a Def Leppard con algunas influencias más y que es cutre y ordinario.

Les faltó ser mejores...o peores, pero se quedaron en ese frío y gris punto medio de la mediocridad, aunque a lo tonto “First Warning” puede hacer un poco más entretenida una tarde dominguera en la cual no tengas más nada que hacer.

Además, son alemanes y para venir de Alemania le faltan unos cuántos testículos bien puestos y testosterona, porque aquí lo único que hay es azúcar glas.

Una curiosidad, un disco anecdótico que vale la pena rescatar una o un par de veces, pero poco más.

Valoración: 5.3

Werner Buscher: Voz
Axel “Ironfinger” Ritt: Guitarras
Willi Wrede: Guitarras
Ralf Zwierschitz: Bajo
Dieter Hoffmann: Batería

Sello
Rockport