Whitesnake - The Purple Tour

Enviado por El Marqués el Sáb, 07/04/2018 - 13:47
159

1. Burn
2. Bad Boys
3. Love Ain´t No Stranger
4. The Gypsy
5. Give me all your love
6. Ain´t no love in the heart of the City
7. Mistreated
8. You Fool no One
9. Soldier of Fortune
10. Is this Love
11. Fool for your Loving
12. Here I go Again
13. Still of the Night

El legado de Deep Purple es mayúsculo, infinito, de una calidad insuperable, bien lo sabe Glenn Hughes que a primeros de junio nos visita en Madrid en un festival en que va a compartir escenario con grupos como Buckcherry, Danko Jones, los Imperial State Electric de Nicke Hellacopter, Graveyard o Hardcore Superstar, y lo que más destaca entre todos ellos es ese anuncio en el cartel que dice “…tocando temas de Deep Purple” junto al nombre del vocalista/bajista que en los últimos tiempos ha estado ocupado revitalizando a sus Black Country Communion.

Quien debutara junto a él en la banda de Lord, Paice y Blackmore hace ya más de cuarenta años, David Coverdale, se centró en el cancionero de la banda madre para ofrecernos en 2015 aquel correcto “The Purple Album”, que presentó en una extensa gira que le llevó a la tercera edición del RockFest en Santa Coloma de Gramanet (Barcelona), en una noche en que compartió las tablas con leyendas como Impellitteri, Anthrax, Slayer, Twisted Sister en el que ha quedado como su último show en la Península Ibérica, y la versión Thin Lizzy en que Scott Gorham recuperó a Darren Wharton y se acompañó de su tocayo Scott Travis a la batería y de Tom Hamilton al bajo.

Aquella noche Coverdale me pareció prácticamente acabado, totalmente afónico, incapaz no ya de recuperar, sino de acercarse a los tonos de antaño, más interesado realmente en cambiar de chaqueta y rivalizar en apostura rockera con su guitarrista de apellido imposible, el amigo Hoeckstra, un correcto profesional que no impide que echemos de menos al gran Doug Aldrich.

Supongo que la posibilidad de escoger las tomas para la composición de este live álbum le ha permitido ofrecer una mucho mejor cara, y el resultado ha sido muy positivo para lo que podíamos esperar.

La banda suena a muy buen nivel, los temas Purple de siempre se entremezclan con varios rescates de “1987” junto a las eternas y extraordinarias “Here I Go Again” y “Love Ain´t No Stranger”, y David se las arregla para ofrecer buenas interpretaciones en las canciones más pausadas, “Is this Love” y la siempre maravillosa “Soldier of Fortune”, en una versión de un acústico cristalino, y para sacar adelante el resto, sea ayudándose de los coros de sus compañeros, caso de “Bad Boys”, o directamente del público, como en la siguiente “…No Stranger”.

Llama la atención la claridad con que se ejecutan pasajes que quedan casi como en las versiones de estudio, caso de los coros finales en “Give me all your Love”, Reb Beach y su colega el mencionado Hoeckstra están inmensos a lo largo de todo el disco –oídles por ejemplo en “Fool for your Loving”-, el teclista Michelle Luppi tiene los santos cojones de cambiar totalmente algunas de las aportaciones originales de Jon Lord y salir airoso –“You Fool No One” es el ejemplo más evidente-, y en temas tan sobados como “Burn” nos convencen siendo capaces de recrearla en un estilo más actual sin perder nunca la esencia.

Ahí tenemos a Tommy Aldridge a las baquetas ya desde hace varias décadas, es bonito que se rescate alguna pieza menos habitual como “Gypsy” con su exótico riff, y en “Mistreated” es donde más se nota la castigada voz del frontman. No sabría explicarlo, pero así como en la historia del Rock tenemos casos de cantantes que han sabido sacar partido al sesgo rasposo que a sus voces ha dado el paso del tiempo, enriqueciéndose la interpretación con tonalidades más oscuras, en el caso de Coverdale no se puede ocultar el desgaste ni le veo convirtiéndose en un nuevo Tom Waits.

Ello no quita que para el momento más exigente del show, el tramo central de “Still of the Night”, haya sabido seleccionar un día en el que estuvo realmente inspirado, y aún es capaz de erizarnos la piel con sus aullidos.

Y es que a saber hacer, a tablas, a carisma, a cojones en definitiva no le gana nadie, y ahí está a punto de lanzar nueva obra de estudio en 2018.

David Coverdale: Voz
Reb Beach: Guitarra
Joel Hoekstra. Guitarra
Tommy Aldridge: Batería
Michael Devin: Bajo
Michelle Luppi: Teclados

Sello
Warner&Rhino Entertainment