Whitesnake - Live...In the Heart of the City

Enviado por El Marqués el Dom, 15/05/2011 - 12:21
159

Disco Uno:

1.Come On
2.Sweet Talker
3.Walking in the Shadow of the Blues
4.Love Hunter
5.Ain´t no love in the heart of the city
6.Fool for your Loving
7.Ain´t gonna cry no more
8.Ready an´ Willing
9.Take me with you

Disco Dos:

1.Come On
2.Might just take your life
3.Lie Down
4.Ain´t no love in the heart of the city
5.Trouble
6.Mistreated

“Live…In the Heart of the City”, se publicó en 1980, pero conserva todo el aura y la grandeza de los dobles discos en directo de la década anterior. Junto a otros live albums de Metal y Hard Rock que se grabaron en los 80, como “Live Evil”, “Speak of the Devil”, “One Night at Budokan”, “World Wide Live” o “Live After Death”, forma parte de la mejor música que se ha registrado en directo, y puede mirar de igual a igual a “Bursting Out”, “Gonzo”, “Live Bootleg” o cualquier otro que nos venga a la mente.

Whitesnake, la Serpiente Blanca, es, hoy día, la banda de David Coverdale, un músico, artista y entertainer con denominación de origen, un tipo que lleva los conceptos de savoir faire, clase y talento tan enraizados como el tinte rubio de sus mechas en la melena. Un inglés en el mejor sentido de la palabra, un gentleman rockero cargado de clase, un dandy británico al estilo Michael Caine o Lord Byron. De hecho, si hubiera nacido hace doscientos años, seguramente se habría dedicado a viajar por el mundo, habría regentado plantaciones de tabaco en las colonias, y su retrato estaría pintado al óleo junto a la chimenea al fondo de los pubs londinenses, con una escopeta de caza y un par de trofeos a sus pies.

Yo siempre le he visto así. Un playboy sobrado de carácter que ha triunfado en los siglos XX y XXI como lo hubiera hecho en cualquier otro momento de la historia. Actualmente cuenta con una banda sólida, y junto al bueno de Doug Aldrich sigue ofreciendo muy buenos discos. Su voz ha elevado la calidad de canciones a lo largo de treinta y cinco años que han contado con las guitarras de Ritchie Blackmore, John Sykes, Adrian Vandenberg, Steve Vai, etc etc etc, pero fue entre finales de los 70 y principios de la década siguiente cuando, en mi opinión, mejor hizo funcionar a la Serpiente como banda para la posteridad.

Tras la disolución de Deep Purple en el 76, tras sus primeros pasos en solitario, debutó al frente de Whitesnake en 1978, y maravilló a todos los amantes de la buena música con sus dos primeros discos, “Trouble” y “Love Hunter”, estableciendo como señas de identidad de la banda ese sonido, mezcla de hard guitarrero y blues rock, letras y títulos sensuales, y su imponente chorro de voz, al estilo de los grandes frontmen ingleses como Gillan, Plant, Freddie Mercury o Paul Rodgers.

Con el tercer disco, “Ready an´ Willing” calentito, la banda gira por Europa, y de las noches del 23 y 24 de junio de 1980, se extraen una serie de tomas que la compañía discográfica EMI decide publicar en directo, aprovechando el excepcional momento artístico y popular del grupo. Acompañan al Jefe aquel año sus dos compañeros de Purple, Jon Lord e Ian Paice, el bajista Neil Murray, y dos guitarristas más interesados en disfrutar interpretando hard y rhythm&blues sobre las tablas, que en posar en revistas de moda luciendo cardados, como se empeñarían en hacer los Whitesnake del 87 en adelante. Hablo, naturalmente, de Mr Micky Moody, y Mr Bernie Marsden, dos tipos con más pinta de jugadores de dardos en el bar de la esquina que de rockstars.

No hay más que ver la sonrisa del regordete Marsden, a la derecha del dios Coverdale –izquierda del espectador-, en la portada de este doble Lp para entender a qué me refiero. Y es que esa ausencia de egos desmedidos –también Jon Lord, y sobre todo Ian Paice, eran tíos tranquilos que en Deep Purple trataron de mantenerse al margen de las eternas disputas Gillan/Blackmore-, otorgó a Whitesnake, en su primera etapa, esa cohesión de banda ilusionada y entusiasta, que hacía de cada show una fiesta, una celebración.

Para completar el lanzamiento, EMI añadió un segundo vinilo que recogía un show en el mismo local en noviembre del 78, y que hasta entonces sólo se había distribuido de manera oficial en Japón. En ese show de los primeros días del grupo, la batería la ocupaba un músico llamado David “Duck” Dowle. Hubo fans que en su momento habrían pagado fortunas vía importación para adquirir esa pieza de coleccionista, y ahora se la encontraban editada de forma oficial, pero a nadie le importó demasiado el detalle. Whitesnake era una de las mejores bandas de Gran Bretaña, y sus seguidores tenían a su disposición uno de esos discos que dan prestigio a toda colección que se precie.

¿El repertorio? Pues todos los hits que el sexteto comenzaba a acumular, pese a la brevedad de su trayectoria; la recuperación de “Mistreated” y “Might Just Take your Life”, del disco “Burn” de Deep Purple; y el momento culminante de la velada con la pasional interpretación de “Ain´t no Love in the Heart of the City”, baladón bluesy compuesto por un músico de los años 50 llamado Bobby Bland, que Coverdale, con el paso del tiempo, ha hecho suyo.

Tanto el show del 78 como los de junio del 80 se abren con esa estupenda “Come On”, y en esta, y en todas las piezas del doble vinilo, es una maravilla dejarse llevar por esos duelos de guitarras tan rockeros, por la base que aportan Murray y Paice, por esas intervenciones de un Lord más comedido que en Purple, y, principalmente, por la voz, por las interpretaciones vocales tan carismáticas de un Coverdale que se sitúa en los primeros puestos del ranking, como uno de los mejores artistas del Hard Rock.

La pura esencia Whitesnake que destilan “Sweet Talker”, “Walking in the Shadows of the Blues” y “Love Hunter”, con su guitarreo improvisado esta última, el arrollador “Take me with you” con el que cierran el primer disco, los singles “Fool for your Loving”, “Ready an´Willing”, la participación de un público entusiasmado en “Ain´t no love…”, los juegos vocales de la fronteriza “Ain´t Gonna Cry no More”, el vozarrón del cantante en “Trouble”, la oscuridad y el desgarro de “Mistreated”, temazo que a lo largo de los años siguieron interpretando en solitario todos los músicos que participaron en la saga Purple, llámense Glenn Hughes o Ronnie James DIO…todo, todo es grandioso y magistral en este fabuloso disco en vivo.

¿Queréis más indicios del poder de Whitesnake en aquella época? Bueno, pues que la leyenda del blues BB King se interesó por un tema como “Fool for your Loving”, que en la segunda noche en el Hammersmith en 1980 fueron teloneados por los G Force de Gary Moore, que un tío como Cozy Powell esperaba en la recámara para sustituir a Paice poco tiempo después, que a Coverdale se le llegó a plantear la oferta de cantar en el Michael Schenker Group, o que antes de que Mel Galley entrara en la banda, se rumoreó que todo un Jimmy Page podría convertirse en un Snake allá por el 83, opción nada descabellada si tenemos en cuenta que, diez años después, Coverdale y Page publicaron juntos un disco homónimo.

Whitesnake comenzaría a experimentar cambios en su formación. Ley de vida, Coverdale comenzaba a vivir lo que había vivido siempre su ex – jefe Blackmore, eso que llaman “la soledad del mando”, pero hasta su vuelta y su ascenso al olimpo de la popularidad desmedida de “1987”, todavía habría de componer y grabar otras tres joyas del mejor hard ochentero. De hecho, si tenéis ocasión, localizad bootlegs de los tours de “Come and Get It”, “Slide it in” y demás, el set list mejoró incluso con canciones espectaculares como “Wine, Women and Song”, “Don´t Break my Heart Again”, y mi favorita, “Love Ain´t No Stranger” (A Coverdale le gustaba cantar eso de “Ain´t…” más que a DIO lo de “Look Out!”).

Descárguenlo, húrtenlo, filmen a su jefe flirteando con la secretaria y luego chantajéenle, consigan un trabajito a media jornada si es necesario –venga, mejor esto, qué caray-, pero háganse ustedes con este directo, y disfruten con otro de los mejores dobles en vivo que se han publicado.

David Coverdale: Voz
Micky Moody: Guitarra
Bernie Marsden: Guitarra
Neil Murray: Bajo
Jon Lord: Teclados
Ian Paice: Batería en disco 1
Dave Dowle: Batería en disco 2

Sello
EMI