W.A.S.P. - Dominator

Enviado por Rob Jalford el Lun, 29/08/2016 - 18:22
557

01. Mercy
02. Long way to go
03. Take Me Up
04. The burning man
05. Heaven's hung in blank
06. Heaven's Blessed
07. Teacher
08. Heaven's Hung In Black (Reprise)
09. Deal with the devil

Blackie Lawless es zorro viejo y sabe perfectamente lo que quiere escuchar la parroquia metalera, con una dilatada trayectoria a sus espaldas, desde que en 1984 irrumpiera en el negocio con el debut de W.A.S.P. , arrancando una brillante carrera de heavy agresivo y rápido con su característica voz sucia y carajillera, con un directo aplastante, donde no faltaba sangre, sierras mecánicas o calaveras, ingredientes del famoso “shock rock” que han usado también Alice Cooper o Lizzy Borden. Para muestra el “Live..in the Raw” de 1987 donde no deja títere con cabeza (nunca mejor dicho) y que sirve para degustar hits impagables que ha parido la calenturienta y enferma mente de Lawless.

Y es que discos como “The Last Command” (1985), “Inside the electric circus” (1986) o los mas trabajados y algo Maidenianos en algunos cortes “The headless children” (1989) y el conceptual “The Crimson Idol” (1992) nos dieron grandes alegrías en los ochenta y primeros noventa, regalando composiciones enérgicas que aún suenan de maravilla, forjando una leyenda que sigue muy viva en la actualidad. Ya su directo no es tan devastador ya que el estado de forma física y vocal de Blackie deja bastante que desear, pero su legado quedará ahí y en 2007 resurgió con este notable “Dominator” tras un periodo algo gris con lanzamientos mediocres como “Helldorado”, “Unholy terror” o “Dying for the world”. A “Dominator” le siguió “Babylon” de parecido sonido ochentero y pegada, para acabar esta nueva trilogía con “Golgotha” en 2015, tal vez un poco por debajo de los otros dos y repitiendo mucho esos esquemas, sonando menos fresco.

Acompañando a Blackie tenemos al guitarrista Doug Blair que recupera ese riffeo sólido y ácido de los primeros trabajos del combo, sin olvidar punteos veloces y con sabor clásico, no echando para nada de menos a Chris Holmes que últimamente anda mas perdido que pedo en jacuzzi, supongo que de tanto vodka en la piscina jaja, completando el asunto la base rítmica con unos solventes Mike Duda a las cuatro cuerdas y en la bataca Mike Dupke, el cual marca muy bien el paso en las composiciones mas fulminantes del cd,con su pegada y técnica.

“Dominator” tiene nueve canciones, el arranque es muy prometedor con dos bombazos: Mercy (de saborcillo Wild child aunque con el voceras algo mas reposado ) y Long way to go que transmite puro nervio al oyente con su ritmo devastador. Ambas son heavy metal del añejo con guitarreo matador, estribillos adictivos y punteos de Blair por doquier, sin olvidar la melodía marca de la casa. De la segunda me mola mucho cuando Blackie escupe al final ese “¡¡Bastard, bloody bastard!!” mientras la banda va a todo piñón, como si no hubiese un mañana. De este palo con sabor a los tres primeros de W.A.S.P. aparece The Burning Man con un momento cuernítico cuando Lawless suelta ese: “¡¡ You Better run!!”, la batería tiene un protagonismo total en esta y unos efectivos wohhhh nos acompañan al final del track.

Menos agresivas pero con sustancia contamos con Take me Up y Teacher , la primera es un medio tiempo que comienza como balada con acústicas hasta que llega el riff principal, el estribillo es intenso y de bella factura, con esas dobles voces que mete Blackie que quedan tan bien, arropado por teclados que dan mayor profundidad, en su parte central vuelve la calma para acabar con fuerza. La segunda mantiene bien el nivel ofrecido hasta el momento, incluyendo solos de mérito.

Llegamos a uno de los momentos álgidos del disco, junto con las dos primeras y la que cierra brillantemente Deal with the devil que es como un rock and roll acelerado, ideal para dejarse las cervicales y practicar air guitar (atentos a partir del minuto 3, el subidón de adrenalina es alucinante con el cambio de marcha). Se trata del épico baladón Heaven's Hung In Black donde Blackie se sale en interpretación, lo vive y nos hace flotar. Es una lenta de mas de siete minutos, que va subiendo en intensidad conforme avanza, tanto musicalmente como en la voz. En ella hay dos punteos, uno a mitad y otro para cerrar, lago e intenso, aquí es donde Blair demuestra todo su potencial, espectacular el trabajo aquí, realmente inspirado y muy bien seguido por el kit de Dupke, el cual machaca sus tambores y platos sin miramientos. Recordad que W.A.S.P. ya había grabado baladas de mucho nivel como Sleeping in the fire, Cries in the night, The idol, o Hold on to my heart que fueron muy exitosas en su momento.

Por si nos habíamos quedado algo tristones con este baladón con mayúsculas irrumpe con fuerza Heaven’s Blessed sin salirnos del cielo que llevan ambas en el título, vuelven las sensaciones cañeras y esas voces dobladas en otro estribillo ganchero tan reconocible en el grupo (parecido al de MercyHeaven's Hung In Black solo con teclado, acústica y voz, sin batería, ni cambio de ritmo ni punteos, que dura sobre tres minutos. En ella Lawless de nuevo lo borda con unos gritos finales y susurros diferentes a la original.

“Dominator” merece mucho la pena, tal vez no tenga ese salvajismo de antaño, no tenemos nada que se le acerque a un I wanna be somebody, un Hellion o un Blind in Texas que son hits asesinos de puro heavy metal desenfrenado donde Blackie tenía mucha mas ira y hambre de éxito que ahora, pero es una vuelta a las raíces ochenteras y nos sacude con varios temazos y una actitud metalera fuera de duda. No tengo mas remedio que puntuar con cuatro cuernos esta mandanga, sobre 7.75 Jalfords para W.A.S.P. El que tuvo retuvo.

Blackie Lawless : Voz, Guitarra
Doug Blair : Guitarra
Mike Duda: Bajo
Mike Dupke : Batería

Sello
Demolition Records