Wallop - Metallic Alps

Enviado por stalker213 el Dom, 27/05/2012 - 15:42
2461

¿He oído eso bien? Insisto ¿Lo he oído bien o lo llevo confundido? O sea, quiero decir: De veras sigue ahí alguien que todavía no sabe cómo trascender las jodidas estrellas y más allá. ¡Pero bueno! ¿Me estás diciendo en serio que no sabes con quien vuelas alto? ¡Pues muy rico, oye! Atiende al temita, botarate, porque hoy de nuevo te llevas puesta otra joyita que, aunque soterrada largamente bajo las arenas del tiempo, sale hoy a la superficie para reclamar con furia titánica el lugar que justamente le corresponde; Y viene directa desde Alemania ¿No sabes? Porque te digo que te llevas un jodido diesel de los que no pillan ni los 120 km/h, pero que te dan la vuelta al globo ochenta veces y todavía tiran millas ¿Comprendes, babuino?

WALLOP, te digo. ¿Sí? Speed precámbrico soltando chispa ¿Qué tal? Jodidas ruedas cuadradas zumbando mierdas a marchas forzadas ¿Ah? ¡Positivo, mis pollos! ¿Positivo digo? ¡Positivazo, oye! Porque es que aunque todos y cada uno de los cortes incluidos rezume por los cuatro costados amateurismo y cierto aire naif, no es menos cierto que cuando ‘Running Wild’ coge carrera durante su estribillo, colegas, los jodidos puños se me van al aire clamando venganza contra todos los condenados posers que han venido pervirtiendo a esta maravillosa música. ¡Y claro! Su título no engaña. No, porque si aíslas las frenéticas rítmicas con las que cabalga desbocado Lorz, aquello que te queda no es sino reverencia pura y dura para con las huestes de los comandantes Kasparek & Warnecke. Puro gozo speeder que te llevas, chico. Y no creáis que no me apercibo: El establecer comparaciones tan directas no es que deje a los muchachos demasiado bien parados, pero es que si tú en 1985 hubieras juntado en un mugriento local de ensayo a Kai Hansen vociferando al micro y a Rolf repartiendo mantecados a las rítmicas, el resultado hubiera sido algo bien parecido a estos suculentos ‘Metallic Alps’.

‘Reveal the Lies’, a su vez, desprende al punto un genuino tufete a ‘Phantoms of Death’ que sencillamente te va a dejar los orejones de gorrino colgando, te digo. Y es que aunque, como ya he apuntado anteriormente, la ejecución instrumental de esta gente no resulte tan inmediatamente pasmosa como la de algunos de sus más célebres paisanos, sin duda aquí lo que tenemos es una verbena speeder de voltaje salvaje difícil de calibrar. Pura energía. Derroche de actitud y agallas el de estos entrañables WALLOP, y por favor que nadie lo dude. ‘Monsters’ (con un glorioso carrusel de riffs en su sección intermedia) y ‘Stealthy World’ no se quedan atrás, desde luego, aunque eso está claro: Definitivamente ‘Lack of Power’ y su descerrajante sección de cuchillazos en (02:15) las tumba de un guantazo seco más rápido que todas las cosas. Y es que quiero insistir en ello, jilgueros: La ejecución no alcanza siquiera una brizna de virtuosismo, pero es que zumbando con semejante actitud, yo no puedo ni quiero cerrar mis puertas a nadie que me aporte algo como esto.

‘Idols of Power’ se engancha como jodido chicle a la suela lo mismo que todas las anteriores. La parte melódica de sus versos tiene una pegada tremenda, solo rebasada por el soberbio puente que conduce al estribillo, pero es que justo a la vuelta se viene una avalancha de riffs que te va a abrir la jodida cocorota como un melón ¿Me sigues, tití? Y la verdad, ‘Metallic Alps’ no baja el piñón ni de broma, pero es que claro, también lo peor de aquellos HELLOWEEN más clásicos se les pegó a los de Offenbach, y es que a quién cojones se le ocurre empezar un temazo capaz de hacer descarrilar a un mercancías con el jodido “Yodeleeeey” de marras, al más puro estilo tirolés ¿Dímelo? ¡Dímelo! Ahora bien, ese furibundo “¡Here We Go!” te hace olvidar al punto la ridícula jodienda y de nuevo volvemos a tener a los amigos sobre la cresta de la ola; Y es que tú ya puto sabes con quién vuelas alto ¿Don’t you? Y esta vez, atiende: Divisando desde las nubes a los Alpes o si así gustas, los “Metallic Alps”. ¡Tus Metallic Alps, oye!

‘69’, algo más templada aunque igualmente convincente, y la explícita y electrizante ‘Metallize’ ponen el broche de oro al festival, y creo que ya alguien te lo ha dicho antes ¿No es cierto? Pero yo te lo recuerdo: ¿Qué eres tú sin TU METAL? ¿Qué? ¿Jodido qué? Pfffff… El solo hecho de interpelarse al respecto te responde sin más ¿Ah? Mejor piénsatelo dos veces antes de bromear con MI METAL, muchacho.

Pedazo de joya la que nos ha caído hoy en las manos, señoritos. Auspiciada nada menos que por un sello de culto, “Bonebreaker”, (¡Decidme! ¿Qué coño suena más Metal que eso?) Ni os lo perdáis, oídme. ¡Ni os lo perdáis! Porque aquí hay tela y disfrute para rato. ¿Copia de HELLOWEEN? Puede. Aunque, apúntatelo: De 1985 ¿Sí? Pues eso.

Valoración: 8.0

Mick Wega: Voz
Andreas Lorz: Guitarra
Stefan Fleischer: Bajo
Stefan Arnold: Percusiones

Sello
Bonebreaker