Von Groove - Von Groove

Enviado por Gibson el Sáb, 28/06/2014 - 21:00
3353

Como ya se ha comentado en multitud de ocasiones, a pesar de bajar la popularidad del género Hard-Rock melódico a principios de la década noventera, encontramos una importante cantidad de trabajos durante el periodo 1990-93 cuyo nivel continuaba siendo bastante destacable y más que aprovechable para el buen seguidor de dicho estilo musical...

...Y de este modo hallamos grandes discos como el "Double Eclipse" (Hardline), "Wicked Sensation" (Lynch Mob), "Mood Swings" (Harem Scarem), "Don't Come Easy (Tyketto), "Pull" (Winger), entre muchos otros... Es en esa época donde aparece este debut-homónimo de los canadienses Von Groove. Un álbum que debido a la calidad que desprende sus composiciones puede y debe estar claramente a la altura de cualquier trabajo célebre dentro del género, no teniéndoles absolutamente nada que envidiar.

Y es que déjenme decir que este "Von Groove" reune todos los factores que precisa un álbum para la grata satisfacción de ese oyente que se deja cautivar por los sonidos melódicos dentro de la vertiente hardrockera.

De esta forma encontraremos varios elementos para su pleno disfrute, como los habituales temas repletos de un indiscutible gancho, un logrado y coherente trabajo en la sección instrumental, estribillos resultones y grandes líneas vocales que transmiten la sensación de que estamos ante un disco que de haber salido en la segunda mitad de los 80s, estos canadienses estarían codeándose con los grupos más afamados del estilo y que la mayoría de nosotros ya conocemos.

Metiéndonos de lleno en lo que contiene este primer álbum de Von Groove, desde el inicio con el aire festivo de "Once Is Not Enough" se refleja esa efectividad de la que hace gala este trío de músicos para entregar temas pegadizos que no decaen en interés a lo largo de su duración, y donde se palpa la categoría vocal de Michael Shotton (que además se encarga de la batería).

Un atractivo interpretativo, en sus composiciones, que el grupo sigue manteniendo en el medio-tiempo "Better Than Ever", donde la clase que se gastan estos canadienses continúa haciendo acto de presencia... Y, como venimos apuntando, este buen arranque del disco se corrobora con el tercer corte "Can't Get Too Much", con un sugerente ritmo en la guitarra y la solvencia vocal que demuestra una vez más Shotton.

Hacemos un receso en la onda dinámica de este debut discográfico con la guapa balada "Once In A Lifetime", bastante conseguida en su definición y poniendo en relieve la adecuada versatilidad y el buen hacer del grupo en los temas más lentos dentro de su propuesta.

Retomando la senda rockera (y con las siempre características melodías que nos ofrecen en su planteamiento musical) nos llega "Every Beat Of My Heart", con un excelente nivel interpretativo, y que nos enlaza con la muy dokkeniana y lograda "House Of Dreams", proporcionando un sonido en la guitarra con ciertas reminiscencias a lo George Lynch.

Con algo de más garra rockera se presenta "C'Mon, C'Mon" y sus vacilonas melodías en el estribillo, y que junto al llamativo ritmo optimista de "All The Way Down" el grupo sigue manteniendo un acertado equilibrio en el desenlace de un álbum que se muestra bastante jugoso para el oyente llegado a este punto del mismo. La segunda balada la encontramos con "Arianne", denotando un poco de previsibilidad, no tan conseguida como el anterior tema lento, aunque suficientemente aceptable en cuanto a su interpretación.

Y es que a pesar de desenvolverse bien en el terreno baladístico, son en los temas más rockeros donde radica indiscutiblemente el punto fuerte de estos Von Groove, como se verifica -una vez más- en el siguiente "Slave To Sin", con ese toque melódico que tan bien encaja en sus temas, o en el tremendamente efectivo medio-tiempo "Love Keeps Bringing Me Home" con una pincelada "soulera" en su estribillo que parte la pana...

Ofreciendo variedad en su propuesta musical el grupo nos regala un tema instrumental, plasmado en el corte "Smaug", rico en matices y bien trazado en su composición a lo largo de su minutaje. El cierre nos llega de la mano de la elegancia hardrockera de "Sweet Pain" y, como no podía ser de otra forma, culminando de manera antológica un álbum que sabe conservar una notable línea de regularidad entre todos los temas que lo compone.

En definitiva, gran ejemplo de Hard-Rock melódico el que se marcaron Von Groove con este primer trabajo de los ocho que llegaron a editar durante su carrera, rezumando categoría por los cuatro costados y mostrando la quintaescencia de un género (así como llevándolo a su máxima expresión) en una década en la que quizás cayó en popularidad, aunque no en calidad.

4 horns.

Michael Shotton: Voz, Batería
Mladen: Guitarra
Matthew Gerrard: Bajo

Sello
EMI