Van Halen - Van Halen

Enviado por azogue el Sáb, 24/03/2007 - 21:00
155

1. Runnin' With the Devil 3:35
2. Eruption 1:42
3. You Really Got Me (Ray Davies) 2:37
4. Ain't Talkin' 'Bout Love 3:49
5. I'm the One 3:46
6. Jamie's Cryin' 3:30
7. Atomic Punk 3:01
8. Feel Your Love Tonight 3:42
9. Little Dreamer 3:22
10. Ice Cream Man 3:19
11. On Fire 3:00

Ahora nos imaginamos que estamos en 1978 (difícil para mí, que nací por esas fechas) y que nos gusta la música. Pues este disco sería el que más nos hubiera sorprendido con toda probabilidad.

Van Halen era el grupo formado por los hermanos, precisamente, Van Halen, Edward y Alex, Dave Lee Roth y Michael Anthony. En Los Angeles se abrían un hueco como podían para tener un contrato discográfico de los gordos, en competición directa con los Quiet Riot en los que estaba Randy Rhoads, y se llevaron el gato al agua.

Sin duda, aparte de que el grupo sea bueno, lo que de verdad les hizo famosos, manque le pese a Dave Lee Roth, es la guitarra. Edward llevó la técnica del tapping a unos extremos ultra-rápidos no vistos hasta la fecha. Tampoco es que se hubiera visto mucho el tapping hasta entonces... pero no lo inventó él a pesar de lo que insiste, que hasta Brian May lo hace en discos de Queen anteriores (aunque más lentito). En fin, es que hasta se daba la vuelta en los conciertos para que la gente no le "copiara".

Este es un buen primer disco, muy técnico comparado con otras cosillas de la época. Hay un grupo lleno de energía que se lo va a comer todo. A mi juicio, hay alguna canción que flojea (vale, confieso, Ice cream man siempre me ha parecido que sobra), pero el conjunto es un mazo, desde la mítica Eruption, pasando por clásicos como la sencilla y efectiva Ain't talkin' 'bout love, la gran versión que hacen de You really got me de los Kinks, o ese On fire que acaba el disco dejándote con ganas de más.

Tema tras tema, creo que este disco satisface plenamente a cualquiera que disfrute con las guitarras ricas, distorsionadas y gruesas (ese brown sound), a pesar de los años y de que la técnica que le hizo tan famoso esté muy superada por los guitarristas de hoy día. Pero, yendo unas décadas atrás, no es difícil saber por qué todos los guitarristas querían ser Van Halen.

En definitiva, es como un buen vino añejo y marcó estilo.