Validor - In Blood In Battle

Enviado por Hawkmoon el Jue, 19/07/2012 - 22:56
2567

1. The Riddle Of Steel
2. Sword Of Vengeance
3. The Last Emperor
4. Stealer Of Souls
5. Through The Storm
6. The Dark Tower
7. Stormbringer
8. The Wraith Of Steel
9. A Last Farewell
10. In Blood In Battle

Los griegos Validor, debutantes, tres guerreros que hacen brillar su acero por vez primera en el campo de batalla, nos dejan caer, para deleite de parroquianos power-heavy, "In Blood In Battle", aventurilla en la que van a dar cita un buen montón de aguerridos personajes de la literatura molona (Elric de Melnibone, el pistolero Rolando de la saga "La Torre Oscura", Conan el cimmerio...). Aquí, claro, cabe de todo.

Pura guerra metálica, sabor ochenteroso, músculo, sudor, magia, otras dimensiones, espadas, conquista y épica saltarina y masca-dientes. Lo que nos va.

La portada no engancha demasiado, macho. Un Conan penosillo, poco logrado, casposete y cutrón, en plan Manowar de rebajas, y un logo simplón (más deudor del Thrash que de la onda Heavy). Se nota que no hay, almenos aún, dinerete para hacerse con un señor ilustrador en onda Andreas Marschall o Ken Kelly. Tiempo al tiempo.

Aceptamos trabajos con presentaciones deficientes. No problemo. Pero no nos comemos mierda pinchada en un palo. No. Intolerable. Con más de treinta años para hacer los deberes, para saber qué se debe hacer, y qué no, uno no puede entregarle a la peña más hambrienta un montón de topicazos pasados de rosca.

La horda actual que le da candela a la onda clásica, a todo lo que parieron los más grandes (Priest, Maiden, Manowar, Dio, Sabbath, Omen, Mercyful Fate...), suele cometer el error de, pese a no querer, sonar más a parodia que a homenaje. Más que un tributo, joder, los inventos de los niñatos que aspiran al trono Maiden parecen un insulto. Horrorosa jodienda, en serio. Esperemos que, almenos, el interior, lo que cuenta, tenga un poso más poderoso que la horrible portada, más compacto que la mierdecilla actual que paren los nuevos soldados en el reino. Más Conan, vamos.

Se ha llenado el cotarro metálico de mariconazos, de entes que, pese a aullar, pese a atacar con Jacksons, suenan a bebé, a hobbit simpático y bonachón, a brownie (los diminutos seres de la maravillosa "Willow"). Falta acero en nuestro mundo clásico. Mucho.

Veamos si son Validor los que lo van a traer.

"The Riddle of Steel", que suena a baladita manowaresca adornada con Folk (mala forma de empezar a guerrear), deja que "Sword of Vengeance" abra realmente el disco. Aura místico-chapucera, intencionalidad Manowar-Maiden, sumado a una cabalgada Power, unos soletes con su cierta gracia y un vocalista que, aún esmerado, no luce como debe. Coñes, y el inglés no es su fuerte. Me da a mí que Validor, que almenos no suenan a moñas (loado sea Crom), no son el reemplazo a los titanes. Almenos, claro, de momento. Conan no empezó siendo un guerrero de puta madre. Sus buenos capones se llevaría al princípio. Pero la guerra no es un campo de juego. Aquí, guste o no, no hay segundas oportunidades. No vales para matar: mueres. Así de simple. Está el campo de batalla lleno de cadáveres que creían estar preparados para ser el nuevo Aquiles, el nuevo Braveheart, y resultaron ser poco menos que damiselas. Suplicando ante el acero enemigo antes de morir. Una verguenza.

"The Last Emperor" (que suena en plan Gamma Ray fumaos hasta los topes de matuja y con una cogorza de cojones), "Stealer of Souls" (la primera de las movidas dedicadas al albino Elric, bien riffera, con un estribillo singular, que no se irá tan rápido como todo lo demás) y "Through the Storm" (Mago de Oz + Hammerfall + plagio, a partir del minuto 2.37, del "Rime of the Ancient Mariner" en su parte más hipnótica + una onda Blackened Death) siguen sin enamorarnos. No son temas malos, no son temas que no tengan potencia, cierto descaro, pero no funcionan. Siempre nos quedaremos antes con el material original de Manowar, Gamma Ray o Maiden. Los originales, hermano, por siempre.

"The Dark Tower", dedicada al molón pistolero Rolando (si no sabes quien es, hazte ya mismo con la saga de "La Torre Oscura", macho. Mucho mejor que perder el tiempo dándole al disco...jejeje), muy en plan Speed "Follow the Blind", en plan Omen, crudote, con esas voces que se pierden a través del tiempo y el espacio (que no es más que mala producción, pero mola), gana un poquitín de peso. Eso sí, la típica onda que ya has visitado un millón de veces.

"Stormbringer", más chicha made in Michael Moorcock, más leña en el nombre del emperador de Melnibone. Más de lo mismo. Llevamos siete temas que, salvo por los títulos, me han sonado igualitos. A excepción de la baladita inicial y la onda Mago de Oz, uffff, todo suena monocorde, pasado de moda. Acero oxidado el de Validor, pobretes. Así no van a durar ni un suspiro. Mendas que no vuelven a casa. O vuelven a trozos.

"The Wraith of Steel" (vaciloncilla) y "A Last Farewell" nos llevan al final de disco: "In Blood In Battle". Acústicas, más toque Folk, onda Bathory, realmente lograda, coros que llegan, ambientación. A última hora, coñes, nos paren un buen track, con mucha alma, realmente sentido. Como la primera onda, pero con una naturaleza más equilibrada, perfeccionista. Podría haber acabado aquí, a lo majete, y hablaríamos de un temazo. Acabada la serenata acústica, la onda Manowar, sobretodo la de "Into Glory Ride", se hace patente. Velocidad, crujido de huesos, la batería hecha trizas y las cuerdas a nada de romperse. Vivimos más Power añejo y previsible.

Solamente por el morro que tienen, joder, merecen volver. Eso sí, a casa. Tampoco hace falta una segunda intentona de ser nuevos reyes del Metal. Ya está, ya tenéis un disco, ya podéis fardar con los brothers in arms en el garito de turno.

Heavy Metal clásico, furia vikingo-cervecera, un poco de Ancient Rites, salsa Manowar, cara dura, guitarras-hacha y cierta oscuridad casposo-chulesca.

¿Son Validor unos mindundis? ¿Unos Hammerfall acapullados que entregarán un disco y se irán por dónde han venido? ¿Vienen a cambiar algo?

Ni una cosa ni la otra. Ni vienen a cambiar nada ni son basura maloliente. No matan, no apestan. Cortan un poquito. Pero nada que con una tirita no puedas arreglar. Guerreros que se olvidaron la personalidad en sus hogares, pero que te pueden llegar a entretener...un poco.

2 cuernos (altos) para Validor. No puedes abusar de una premisa mega-sobada y no aportar absolutamente nada.

2011 no es 1981. Los metaleros estamos hasta los cojones de falsos dioses.

A seguir entrenando, muchachos.

Odi Toutounis: Voz y guitarra
Chris Bizoulas: Bajo
Apollo Giannoulis: Batería

Sello
Eat Metal Records