Ulver - Shadows Of The Sun

Enviado por MetalPriest el Lun, 06/06/2016 - 02:22
2958

1. Eos
2. All The Love
3. Like Music
4. Vigil
5. Shadows Of The Sun
6. Let The Children Go
7. Solitude
8. Funebre
9. What Happened?

Posiblemente Shadows Of The Sun sea uno de los álbumes más populares de la era post-2000 de Ulver, y es que este disco de los lobos noruegos no puede dejar a nadie indiferente. Viniendo del exitoso y cuasi-magistral Blood Inside (2005), Rygg y sus compinches decidieron llevar su música por otros registros algo más… ambientales, apostando por lo minimalista. A algunos quizá les parecerá desacertado, a otros muchos… la mayoría pienso yo, les resultará un material entrañable y lleno de belleza, muy “feng shui” él.

Hablar de Shadows Of The Sun es, sin lugar a errores, hablar de uno de los trabajos más singulares de Ulver. Va en serio. En toda su carrera te encontrarás con algo así de delicado ¿ves la portada? Pues eso es el Shadows… un álbum inspirado en la naturaleza del planeta, es algo… rebosante de calidez y sentimiento, por momentos incluso parece religioso porque ¿cómo puede inspirar tanta paz y sosiego un disco tan “simple”? Impresiona el sentir todo lo que transmiten Ulver en este plástico con un uso tan pausado de elementos como pianos, cuerdas, teclados y trompetas. Esa aura que parece no solo envolverte a ti, sino a todo lo que te rodea, al jodido planeta entero si te encuentras realmente filosófico cuando lo escuchas. Es como el disco de La Tierra, su BSO. Un álbum que en un atardecer de verano te puede traer tantos recuerdos, paisajes y sensaciones como tu misma imaginación te permita. Es el poder de Shadows Of The Sun.

Las influencias más determinantes en este álbum del 2007 provienen de la música de cámara (según declaran los propios miembros de Ulver); compositores como Wagner o Stravinsky entre otros muchos. Por supuesto también juega su baza de manera definitoria el ambient; siempre tan fuerte en la escena noruega aunque en esta ocasión menos importante que en otros trabajos previos; de todos modos es innegable la influencia y uso de dicho estilo. Pero eso sí: sin duda lo que en esta ocasión pretendían Ulver fue el sonar más clásicos... más “orquestales” a pesar del minimalismo… un detalle curioso que no hace otra cosa sino aumentar el carácter especial que envuelve esta placa. Según propias palabras de Rygg (tras la publicación de Shadows of the Sun): “es nuestro disco más personal hasta la fecha”. Así que, insistamos otra vez en que está claro que algo singular ha de cobijar en sus entrañas este CD ¿o no?

Eos, es… para mi gusto personal, LA canción. La mejor declaración de intenciones de este plástico. Por no haber no hay ni percusión. Es todo atmósfera; un aura existencialista que se ve reforzada por esos cósmicos versos: “The Sun is far away, It goes in circles... Someone dies, Someone lives, in... pain...”. Los violines nos sobrecogen, al igual que las intimistas voces de Kristoffer Rygg. Ulver nos tienen ya enganchados y de este modo nos llevan hasta All the Love, que viene siendo una continuación de Eos con un sabor más cercano a Blood Inside. Los cascabeles… esa trompeta tan bien metida… la melodía final de piano… al final resulta ser un auténtico hechizo. Like Music nos acomoda tiernamente en ese estado de ánimo al que hemos viajado. Las letras son algo 'popies' de más en esta ocasión pero todo se ve compensado por el tétrico desenlace que le brindan. El enormérrimo pasaje coral de Vigil también merece mención a parte entre otros detalles que merece la pena descubrir.

Let The Children Go presenta en su inicio una clara influencia atmosférica de Wagner y su ópera de Parsifal (preludio, Acto I), hasta que al final estalla con una centelleante música electrónica y un Rygg pletórico. Uno de los momentos más espectaculares del álbum, no quepa duda. Sin pausa, viene una cover de Black Sabbath: Solitude, donde los noruegos se coronan volviendo este calmado track de los Sabbs en un corte más soft todavía si cabe. Shadows of the Sun no deja de exhumar preciosismo en todo momento, una belleza incondicional a pesar de las sombras que momentáneamente se ciernen sobre las partituras. Pasa por ejemplo con Funebre, que se manifiesta como una canción tétrica de solemnidad, casi inquietante de no ser por las preciosas pinceladas musicales que dibuja el piano. Finalmente, What Happened? cierra el álbum como tratando de despertarnos del letargo cálida y suavemente; volviendo a las mismas notas de violín con las que abría Eos.

Minimalista… y aún con todo es tan complejo como cualquier otro álbum de algún estilo más “progresivo”. Y es que es tremendo lo que se puede conseguir con un cuarteto de cuerda, un piano y unos puntuales momentos de trompeta. Es la demostración de que a veces, sencillamente menos es más. Y punto. Se ve en Shadows of the Sun un álbum tan sensible… cuidado hasta límites inimaginables, compuesto con total delicadeza y con mucho sentimiento puesto en todas y cada una de las partes que lo conforma.

¿Qué más queda por decir? Es uno de los grandes logros de Ulver sin duda… un 8,25 que se lleva esta joyita de los lobos noruegos. Cuatro cuernos pues para Shadows of the Sun; uno de esos pocos discos capaces de envolverte y tragarte para luego devolverte a este cruel e imperfecto mundo. Donde a pesar de todo, la belleza reside en todas partes. Incluso en las sombras.

Kristoffer Rygg: voz.
Tore Ylwizaker: teclados
Jørn H. Sværen: arreglos diversos.

Músicos de estudio:

André Orvik: violín.
Dorthe Dreier: viola.
Hans Josef Groh: violonchelo.
Vegard Johnsen: violín (tracks 1, 4 y 9).
Mathias Eick: trompeta (tracks 1, 2, 6 y 7).
Christian Fennesz: supplementa shimmer en track 4.
Espen Jørgensen: guitarra acústica en track 4 y eléctrica (tracks 3 y 5).
Pamelia Kurstin: teremín.

Sello
Jester Records