Ulver - Perdition City

Enviado por Millinomilesaway el Jue, 19/11/2015 - 20:14
2958

1. Lost in Moments
2. Porn Piece or the Scars of Cold Kisses
3. Hallways of Always
4. Tomorrow Never Knows
5. The Future Sound of Music
6. We Are the Dead
7. Dead City Centres
8. Catalept
9. Nowhere / Catastrophe

Disco completo

El tema de la experimentación es bastante espinoso, por lo ambiguo. Personalmente soy totalmente partidario de que los grupos hagan lo que les salga de las pelotas a cada momento, sean los resultados maravillosos o desastrosos, ya que entiendo que el sentirte músico y/o compositor pasa por sentirte dueño de tu obra y de su devenir, con todos los aciertos y los batacazos que puedas cosechar. Sean lo uno o lo otro, son tuyos, y eso no te lo quita nadie. Y, si encima se puede trollear a brocha gorda a todo un sector de seguidores fundamentalistas que tienen la cabeza tan metida en el culo que pueden llegar a sentir en la cara el aire de sus propios pedos, tanto mejor.

Dicho esto, hay que decir que nos encontramos en un momento en el que en el plano musical no eres nadie si no experimentas o “estás a la última”. Si no coges una cimitarra y grabas los sonidos que producen sus cortes sobre medio lomo de cerdo podrido, seguramente seas acusado de derivativo y oigas la grandiosa frase “más de lo mismo”. Así pues, y teniendo en cuenta que el ser humano es más gregario que las propias ovejas y que queremos sentir y disfrutar de la aceptación de terceros, sacamos la piedra de afilar del cajón, ponemos el lomo en la repisa a pleno sol y nos preparamos para dar forma a nuestra próxima obra de arte que romperá con todos los moldes.

Toda esta disertación, bastante peregrina debo reconocer, viene a cuento del debate que se formó cuando Ulver decidieron darle forma a Perdition City. Bien es cierto que el precedente de la deriva hacia lo raruno (para lo que se les suponía) ya estaba sentado con Themes From William Blake’s…, pero en Perdition City decidieron tirar la casa por la ventana, tal vez volver a recuperar los kilos de cocaína que les sirvieron años atrás para dar forma a Nattens Madrigal y, ésta vez sí, acertar de pleno. Si fue un cambio sincero, deseado, o todo lo contrario, se lo dejo a quienes les interese debatir intensamente sobre el crecimiento del césped. La cuestión es que acertaron.

Hay que dejar las cosas claras: NO es algo nuevo. Es evidente que viniendo de un grupo como Ulver, con sus noruegas raíces en el Black con importante componente Folk, sacar un disco de electrónica con sus partes ambientales, rompiendo con el aire a pasado para proyectar algo de temática y sonido totalmente moderno y de querencia futurista, huyendo de todo aquello, supone un cambio importante, pero musicalmente no era algo nuevo ni inexplorado, ni muchísimo menos.

El acierto del disco, para mí, supone en crear una especie de futurismo antiguo. Tiene tanto de electrónica ambiental como de banda sonora de cine noir. Serviría perfectamente como banda sonora de la fantástica e infravalorada Dark City, de Alex Proyas. Un ambiente estético de los años 30/40 del siglo pasado que sirve de envoltorio para una temática de ciencia ficción futurista. Así, mas o menos, suena este disco. Bases programadas, líneas de piano melancólico, intrusiones de guitarra muy sintetizadas, las voces de Garm (cuando las hay), melódicas y tratadas, toques de vientos por aquí y por allá que le dan un aire jazzero al conjunto, etc. La inicial Lost In Moments reúne perfectamente todo esto: Partes de un ruidismo muy controlado y light, piano, un saxofón que hace que nos imaginemos una especie de Nueva York de los años 40 en la que los bajos fondos están dominados por los gangsters propios de la época, mientras sobre los edificios la gente se desplaza en coches voladores. Épica parte final.

El piano, como ya he dicho, se mantiene como un recurso de cohesión a lo largo del disco, dotándolo de ese aire melancólico que le da una tristeza muy necesaria al disco. En Porn Piece Or The Scars Of Cold Kisses, por ejemplo, comienza dándole un aire muy relajado mientras una base va por aquí y por allá construyendo ritmos para los sintes que vienen después. Curioso como el tratamiento de las voces en este tema parece una influencia muy clara para los maravillosos Have A Nice Life y su estupendo Deathconsciousness, de 2008.

El disco sigue por los mismos derroteros, una banda sonora para una película que nadie ha escrito. Hay momentos más ruidistas, algunas progresiones más propias del Post Rock escondidas por el disco, momentos más inquietantes y otros ciertamente relajados y agradables al oído. No tiene el más mínimo sentido ponerse un tema suelto. Y, por supuesto, no hay absolutamente nada de Metal, así que quien lo espere, tiene toda una web entera para poder deleitarse.

Si me preguntan a mí, diré que el disco me parece totalmente sincero, además de un gran disco(obviamente, esto es totalmente subjetivo y cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia). Desde el inicio quedó patente que a Ulver no les apetecía hacer el mismo disco una y otra vez, y lo mismo te exploran el folk noruego de forma ancestral, que se meten en terrenos más industriales, que te sacan un disco de black zaborrero de manual, que se cascan esta paranoia electrónica tan disfrutable y entrañable. Un disco, como bien dice su título, para perderse, y una banda sonora para ponérsela a alguna lectura que le pegue. Yo, por ejemplo, me la imagino mientras leo los volúmenes de Sin City, y se queda una noche estupenda. Un disco muy del año en que salió.

Garm: Voces, sintetizadores, programaciones, baterías
Tore Ylwizaker: Bajo, piano, sintetizadores

Sello
Jester Records