Ultra-Violence - Privilege to Overcome

Enviado por Marcapasos el Jue, 18/02/2016 - 18:24
3780

1. Spell of the Moon (04:38)
2. LFDY (03:44)
3. Order of the Black (04:59)
4. Stigmatized Reality (04:54)
5. Restless Parasite (02:52)
6. Turn into Dust (05:44)
7. The Voodoo Cross (08:47)
8. You're Dead! (00:55)
9. The Beast Behind Your Back (04:19)
10. 10.000 Ways to Spread My Hate (04:51)
11. Metal Milizia (Ira cover) (03:46)
12. When Future & Past Collide (01:05)
13. Ride Across the Storm (06:44)

Tal vez habrás oído hablar de ellos. O tal vez no. Sea cual sea el caso, aquí los presento en toda su plenitud y brillantez: Ultra-Violence.
Nombre heredero de uno de los discos más importantes que haya dado a luz el Thrash Metal, Ultra Violence es una de las bandas pertenecientes a la reciente nueva oleada de Thrash Metal mediterráneo (en este caso, nacidos en Turín, Italia).

La banda tuvo su origen en el año 2009, bajo la escuadrilla de cuatro jóvenes (chiquitos, pero matones de cuidado): Loris Castiglia a la guitarra y al micrófono; Andrea Vacchiotti como guitarrista líder; Simone Verre a la batería; y Roberto Dimasi al bajo.

Estos cuatro amigos, tras editar un modesto EP en 2012 (Wildcrash) vieron editado, en abril del 2013, su álbum debut, Privilege to Overcome.
Que por cierto, hablando de su portada... ¡Brutal! Y no por pocas razones: el sujeto trajeado manipuleado y pisoteado por… los reconoces, ¿verdad? Alex y su temible pandillera de drugos. Ultra-violencia… ¿Coincidencia? Bonita manera de edulcorar un disco de Thrash Metal. Espero que ello sirva de aliciente e incentivo para darle, al menos, una escuchadita a este LP. Al menos, es eso mismo lo que me ha pasado a mí. Y mira, mereció la pena.

En serio, sólo por ver cómo se lo montan estos tíos (que sólo tenían 18 años cuando realizaron las correspondientes grabaciones y los procesos de masterización) vale el tiempo ocupado por la escucha del disco en exposición.

Las manos ya están puestas en el asador desde ese primer paso a la guillotina que es "Spell of the Moon", cuya groovie introducción acontece un tema de Thrash rudo, arredento, brutalmente veloz y con inusitados cambios de ritmo. Ya de primeras, la formación avisa de un gran talento de dotar de un aire maléfico. Castiglia es un cruel dirigente del comando, y Verre un percusionista endemoniado y furioso.
Como suele pasar en los discos actuales del género, la tónica no varía demasiado a lo largo del trayecto, situación que ocurre en el mega-single atormentado "LFDY" (siglas de Live Fast, Die Young. No obstante, se trata de uno de los pocos casos aislados que osan pecar en ese aspecto. Así, en "Order of the Black" presenciamos una mayor optimización de la proyección melódica, aspecto en el que, como bien se escucha instantáneamente, Ultra-Violence son amos y señores dentro de esa faceta, resaltando ese duplete infernal de guitarras, Vacchiotti y Castiglia.

Ello es visible, también, en los adentros del cuarto track, "Stigmatized Reality", Thrash de espíritu teutón en el que riffs y blast beats caen como misiles. Atención y oídos puestos a las últimas notas del solo de Vacchiotti. Menudo artista, vaya.
Avanzado el camino, y tras ese breve acto bélico titulado "Restless Parasite" (en el que, básicamente, y cual insultante rebelde, Loris Castiglia escupe los versos con exaltada furia, aunados con la rítmica velocidad de Dimasi y su bajo bien armado), se apresura uno de los temas más completos del álbum, "Turn into Dust", figura agresiva que exigirá violentos e imparables ondeos de melena, aunque las más épicas melodías, expuestas en el estribillo, también nos harán volar.

Aunque buena parte de lo visto sí que parece verse minusculizada con la llegada de uno de los pesos pesados (como pocos), "The Voodoo Cross". Éste supone unos nueve minutos de riffeos magistrales, pillando esa pegadiza y martilleante melodía al instante. Imperdible pieza que poco tiene que envidiar a la obra de los primeros Metallica.
De más a menos, llega, sin que nos demos cuenta, siquiera, "You're Dead!", bestial mescolanza Death/Punk, bizarro y malvado bailoteo que marca Dimasi al compás de sus cuatro cuerdas.

Continuamos con "The Beast Behind Your Back", plato que, sí, tal vez sirva un poco más de lo mismo, sin embargo, eso no impide que otorgue su revestimiento de un sonido y conjunto de melodías realmente clásico (mucho Slayer y Kreator se cuece por ahí).
Aviso, buen subidón el que estos chicos se pegan en "10.000 Ways to Spread My Hate", Thrash irremediablemente tóxico y malévolo, cuyo momento de mayor algidez ocurre al traspasar el minuto 2:33. Una locura.

Tras dejar atrás el oscuro cover de Ira (banda de orígenes turineses, al igual que nuestros Ultra-Violence) "Metal Milizia", nos vamos adentrando en lo que será el desenlace del disco. Esto nos lo anuncia la hermosa pieza acústica "When Future & Past Collide", que sirve de conexión al mismísimo cierre, el que es, para un servidor, el más suculento manjar que haya podido servirse en Privilege to Overcome. Os hablo, ni más ni menos, que de "Ride Across the Storm", una dulce maravilla del Thrash moderno. Con un sonido y alma totalmente blackers, la melodía base que sirve a la canción se desarrolla a lo largo de la susodicha a través de una evolución asombrosamente natural. A deleitarse toca con las guitarras y golpetazos mortales de batería más épicos del compacto. Cierre a lo grande, sí señor.

El tema acerca de la vida y persistencia del Thrash actual resulta una reflexión interesante. Si bien es cierto que el género no pasa por su mejor momento, oye, tampoco por el peor. Suele saltar, para mal, el aspecto de la innovación, que, ciertamente, es un lado que cientos de bandas distan de haber pulido. Y, aun así, dudo que el Thrash, al igual que el Punk, haya nacido para ser un género de potabilizaciones originales a largo plazo.

Sea como sea, opino que en la escena actual (la europea, por ejemplo, cuya zona mediterránea está ofreciendo mucho buen material desde hace ya cuantiosos años) sí que están habiendo bandas jóvenes que no cesan de dar guerra con excelentes trabajos. De entre esos grupos, Ultra-Violence están entre mis preferidos.
No han creado nada con Privilege to Overcome, pero es innegable que la obra se ve protegida por una frescura y buen hacer old school, nada que envidiar a obras de otros nombres populares del momento, como Havok o Violator.

Claro, lo que impide a este LP ser una tarea sobresaliente es la cantidad de temas que contiene. 13 me parece un número excesivo para este tipo de Thrash de corte tradicional, sobre todo cuando uno o dos temas bien podrían sobrar (sin ser flojos en lo absoluto). Mal menor que no hará elevar las barreras contra el entretenimiento del álbum.

Creo que a los de Turín les espera, si se lo siguen currando como hasta ahora, un futuro total y merecidamente exitoso. Ya están por la cumbre del Thrash Metal italiano, y Privilege to Overcome es de los mejores discos que el estilo pudo ofrecer durante el año 2013.
Adoradores de la destrucción a raudales, este es un disco que hay que mantener bien pulido en la colección. Cuatro buenos cuernos (8.3/10) que se gana este estupendo debut, billantísima producción que se gastaron los maestros talentosos de la sacra ultra-violencia.

Ejemplo de buen Thrash, con todas las de la ley.

Roberto "Robba" Dimasi / Bajo
Simone Verre / Batería
Andrea Vacchiotti / Guitarra líder
Loris Castiglia / Voz, guitarra rítmica

Sello
Punishment 18 Records