Twisted Sister - Live at Hammersmith

Enviado por El Marqués el Vie, 11/03/2011 - 14:57
154

1.What you don't know (sure can hurt you)
2.The kids are back
3.Stay hungry
4.Destroyer
5.We're not gonna take it
6.You can't stop rock and roll
7.Knife in the back
8.Shoot 'em down
9.Under the blade
10.Burn in hell
11.I am, I´m me
12.I wanna rock
13.SMF
14.We´re gonna make it

Live at Detroit 1979:

15.Jailhouse rock
16.Train kept a rollin'

Unos cuantos años antes de que los gangsta-rappers de Compton pusieran en alerta al FBI, antes de que se inventara la etiqueta de las “explicit lyrics”, o de que Ozzy escandalizara a medio mundo al posar desnudo ocultando el paquete entre sus rollizas piernas al estilo Búfalo Bill en “El Silencio de los Corderos”, el malhablado Dee Snider hacía gritar con orgullo a las audiencias jevis de ambos lados del Atlántico aquello de “We´re Twisted FUCKING Sister!” o “Are you Sick Motherfuckeeeeeeers!, sin que nadie se atreviera a replicarle.

Estos hermanos pequeños de bandas como Kiss, Alice Cooper o New York Dolls se habían formado en los setenta, pero no fue hasta 1982 que debutaron con el disco “Under the Blade”, participando en el auge del glam metal junto a los Mötley Crüe de “Too Fast for Love”, iniciando una senda por la que transitarían todas las grandes bandas hardrockeras estadounidenses, ya se llamaran Quiet Riot, Ratt, W.A.S.P., Poison, o los primeros Guns ´n´ Roses.

Amigos desde un principio de músicos británicos como Pete Way o Fast Eddie Clarke, utilizaron sus contactos con Motörhead para acercarse a tocar a Europa en la gira de su tercer lp, el exitoso y hoy día clásico “Stay Hungry”, que en América estaba arrasando en las listas de ventas, y la noche del mes de junio del 84 en que actuaron en el recinto del Hammersmith Odeon de Londres, quedó registrada para la posteridad en una grabación que se editaría diez años después, en el otoño de 1994, cuando el Rock Alternativo y el Grunge dominaban la escena.

Desde luego que en los noventa, las pintas y la verborrea del frontman Snider, y de sus “drugos”, los guitarristas Jay Jay French y Eddie “Fingers” Ojeda, el drummer AJ Pero, y el ex – Dictator Mark “The Animal” Mendoza, sus pendencieras letras y su ideología camorrista, entregada al coleccionismo de cuchillos de caza, cinturones de balas, granadas de mano, y vehículos de dos ruedas y gran cilindrada decorados con cornamentas de alces, quedaban bastante fuera de lugar al lado de la reblandecida mentalidad dominante.

La edición en el 94 de “Live at Hammersmith” fue un puntapié en la entrepierna de la corrección política que difundían los gurús mediáticos en aquellos días, el regreso durante sesenta minutos a los tiempos del maquillaje, la laca, las mallas y fulares cubriendo torsos peludos, las melenas crepadas y el uso del pie del micro como un símbolo fálico. Los días de la diversión y el peligro unidos sobre las tablas, el sudor, el balanceo cervical y las camisetas destrozadas por el moshing. Uno no se puede tener por un verdadero rock and roller hasta que no ha salido varias veces a lo largo de su vida de las salas de conciertos en plena noche invernal con la camiseta negra hecha trizas, o, como mínimo, desteñida. Yo puedo asegurar que el brillo plateado de la cuchilla de “British Steel” tiende a desaparecer tras una velada con este tipo de bandas de los ochenta.

En la gira europea del 84, Twisted Sister todavía no contaban con aquellos trallazos que fueron “Come Out and Play” o “I Believe in Rock and Roll”, pero a cambio ya se habían asegurado de almacenar un arsenal de hits a prueba de misiles. Echo de menos aquella maravillosa balada que fue “The Price”, si bien no me puedo quejar, pues el público del Hammersmith disfrutó aquella noche de un repertorio que, desde luego, es absurdo presentar o tratar de describir a estas alturas.

“I Wanna Rock”, “Shoot´em Down”, “The Kids are Back”, la tétrica y poderosa “Burn in Hell”, las inmortales “Stay Hungry” y “We´re not gonna take it”, la definitiva “SMF” con ese público loco de histeria, o los himnos alza-puños “Under the Blade” y “You Can´t Stop Rock and Roll”, dan fe de del saber hacer de una de las mejores bandas de rock de la historia, con un Dee Snider comandando y jugando con la audiencia a un nivel superior, y un grupo de músicos a los que casi se siente respirar mientras construyen y disfrutan tocando esa muralla de éxitos.

Atentos al discurso del vocalista antes de “Knife in the Back”, en uno de sus típicos ataques de showman chiflado, cuando le cuenta a la audiencia que en un concierto de Motörhead, Lemmy prometió al personal de seguridad que no incitaría a la audiencia a perder el control, por el bien de todos. Snider no parece estar muy de acuerdo con esa actitud tan prudente, y más o menos le recuerda al publico que es desde el Stage desde donde mejor se ven los conciertos.

La edición en doble Cd se completa con una grabación histórica de 1979, que incluye las versiones, desmadradas ambas, del “Jailhouse Rock” de Elvis, que los Crüe también incluirían en “Girls Girls Girls”, y el manido y sobreexplotado “Train Kept a Rollin´”, que deben haber grabado hasta los autores de la banda sonora de “Verano Azul”.

Hacia 2003, los Twisted Sister clásicos se reunieron, en uno de los escasos “comebacks” de este tipo de bandas que contó realmente con toda la formación original. En España actuaron en el festival Serie Zeta en Andalucía, y el 2 de abril de 2004 reventaron la Riviera en Madrid, con Dee Snider haciéndonos cantar a todos el “cumpleaños feliz” en honor al técnico de luces, riéndose al presentar al hispano Eddie Ojeda con aquello de “Lleva toda la vida esperando este momento: Hoy puede hablar por fin en español”, y agitando su característica e insondable melena rizada al ritmo de la paliza que Mark Mendoza propinó con sus puños a las cuatro cuerdas del bajo.

Como no entendía nuestra lengua, Eddie Ojeda le devolvió el cumplido presentándole como “el hombre con la cara más larga del mundo.” Pocos mencionan a Twisted Sister cuando se cita a los más grandes, pero el quinteto maquillado de Nueva York merece ser recordado con honores de Jefes de Estado.

Sobre los enlaces de este show no he encontrado gran cosa, la verdad.

Dee Snider: Voz
Jay Jay French: Guitarra
Eddie “Fingers” Ojeda: Guitarra
Mark “The Animal” Mendoza: Bajo
AJ Pero: Batería en tracks 1 a 14
Tony Petri: Batería en tracks 15 y 16

Sello
Spitfire Records