Trouble - Manic Frustration

Enviado por Rockexplorer el Vie, 24/07/2009 - 03:23
1112

Magnífico este trabajo que descubrí mientras ensayaba con la banda en nuestro local. Un día (Domingo por la mañana) con la voz destrozada tras un sábado de larga noche, aún con la resaca etílica en mi cabeza y la garganta ligeramente quebrada por el abuso del tabaco, el desaparecido guitarrista rítmico(se fue para no volver, ninguno de los del grupo supo más de él) trajo este CD, para tocar la versión del 7º corte, “Memory’s Garden”. Un tema cargado de potencia Heavy pero con cierto toque a lo Led Zeppelin que me enganchó desde la primera escucha. El resultado de nuestra versión fue cuestionable, pero la calidad del trabajo que descubrí no.

Tras varias escuchas del álbum “Manic Frustration” y encontrarme con una calidad que no me esperaba, busqué el resto de la discografía para descubrir que se trataba de una banda ligada a la corriente Doom Metal. Sus dos primeras obras son consideradas piedras angulares del funerario género que Black Sabbath inventó y que otros después de ellos desarrollaron.

La banda tuvo ciertos problemas a lo largo de su existencia, abusos de diferentes sustancias, algo bastante común por otra parte, diferencias entre sus músicos y los consecuentes cambios de formación que de ninguna forma sientan bien a una banda. Tras la edición de su tercer trabajo, las críticas y las ventas no fueron buenas, y rescatados por la discográfica Def American de la mano de Rick Rubin tuvieron un éxito bastante remarcable con su cuarto trabajo de homónima denominación, donde se alejaban del Doom de influencia Stoner que habían manufacturado hasta la fecha, para dejar que sus sesenteras influencias psicodélicas fluyeran sin nadie que las parara, logrando un excelente trabajo que les abrió las puertas del triunfo. El problema en cuestión muchas veces no radica en conseguir el respeto o la aceptación desde el público, sino conseguir un trabajo de confirmación que en teoría debería haber sido este “Manic Frustration”, no fue así, la banda no consiguió ser comprendida y la discográfica rompió su contrato con ellos, dejándolos a la deriva, y pese a editar un trabajo más, los problemas económicos aparecieron y el grupo se deshizo dejando un legado digno de ser explorado.

El disco que nos ocupa envejeció bien, no fue aceptado en su época de origen, pero los años no han pasado por él, y hoy día se ha convertido en una interesantísima pieza de colección para aquellos que gusten de sonidos originales. Heavy Metal poderoso de influencia retro, con una base rítmica de contundente pulso, riffs afilados con una distorsión bien cargada y solos de excelente factura técnica y compositiva, aderezados con inteligentes usos de guitarras limpias que le dan al trabajo un nostálgico aire de psicodelia y maidenescas armonías de Twin guitar precisamente ejecutadas. Las melodías están cuidadas y resultan pegadizas, se recogen por el oyente a la primera escucha, haciendo que la picadura venenosa de su contundente rock inunde tus venas y necesites de tu dosis necesaria cada cierto tiempo. Es un trabajo con el chulesco sello clásico que siempre ha tenido el Heavy Metal en sus orígenes, desarrollado desde sus más primigenias raíces y llevado con eficaz gusto hacia los oídos modernos, rescatando sonidos que nunca debieron perderse, de sonido espontáneo y a la vez cristalino. A destacar también, por supuesto, la excelente voz de su líder y frontman, Eric Wagner, quizás no un prodigio de técnica vocal, pero de estilo parecido al Dios Robert Plant con una personalidad propia forjada a base de excesos tóxicos y horas de carretera.

Ningún tema de la presente colección de 11 se puede obviar a la ligera, tal vez el punto más débil de la misma se encuentre en el intento de balada “Rain”, un tema que tras muchas escuchas no ha acabado de entrarme, quizás por que lo encuentro fuera de lugar en este trabajo. Sin embargo ya desde la inicial “Come touch the sky” nos encontramos con la dinámica general del disco bien retratada, con un riff de metálica contundencia y melodía pegadiza. El segundo corte “’Scuse me”, nos presenta a lo largo de su desarrollo las guitarras limpias que os describí antes, tras un inicio marcado por un desagradable e intencionado acople que nos introduce en el riff del tema, agresivo y rockero por antonomasia y de línea vocal bastarda y pasota. Otro de los temas interesantes lo descubrimos justo al final de la primera cara del LP “Tragedy Man” que comienza con unos inocentes acordes acústicos para introducirnos en una vorágine rockera de riffs de nuevo con una agresividad que se manifiesta ante nosotros sin tapujos, con un bridge tras el segundo estribillo con limpios acordes arpegiados que no introducen poco a poco haciendo que miremos a otro lado antes de la descarga de notas guitarreras del solo. La segunda cara nos muestra el tema estrella del disco tras unos toques de chaston para marcar el compás y una risa que nos prepara para un comienzo inocente que en principio parece imposible que guarde tanta rabia como la que nos muestra en su pre y estribillo

“She’s gone to leave in
Memory’s Garden”

Nos repite Wagner con esa soberbia voz de alto y rasgado registro, para pasar a un tremendo solo guitarrero que nos hará agitar la cabeza en placentero éxtasis, mientras las guitarras se contestan para terminar en una melódica armonía.

Tras la agresión y sin avisar nos invade el andante riff de guitarra que marca el comienzo del tema homónimo del disco, donde el rock de factura psicodélica nos sorprende con una preciosa melodía en la línea vocal, secundada por guitarras solistas de esplendorosa factura, el cambio de ritmo y de riff que nos regalan hacia la mitad del tema con otra muestra de maestría a la hora de tañer las cuerdas de guitarra nos acompañará hasta el desenlace del tema. Estos tipos un día fueron una respetada banda de Doom Metal, y si queda algo de aquella oscuridad en el disco esa muestra se encuentra en el último tema, “Breathe…”. Lejos de ser un tema Doom, nos ofrecen una balada de oscuridad psicodélica, perfecta para abandonar el disco con una intencionada desazón marcada por los llantos de las guitarras y un registro vocal mucho más bajo que el resto del trabajo, para guiarnos por este brumoso sendero hasta un hímnico tema donde las armonías vocales recuerdan a los Beatles más ácidos y experimentales.

Grandioso disco, sin duda, se digiere fácilmente de un tirón, y debería tener una aceptación respetable por todos los miembros de la comunidad rockera, sin embargo es de esos trabajos semi-olvidados injustamente por resultados poco fiables como son los de las ventas y la aceptación recogida en el momento de su edición. Mis estanterías lo han recibido como se merece y de vez en cuando me acompaña en mis viajes en coche. Os lo recomiendo fervientemente, y si ya lo conocéis os invito a pincharlo de nuevo con vuestras agujas, ya sean digitales o análogas y disfrutar de este gran trabajo de Heavy Rock directo y sin concesiones.

P.D. Para empezar con los enlaces os recomiendo acaloradamente el tema "Memory's Garden" fue el que me enganchó y presumo que a aquellos que se intruduzcan en este disco tambien se engancharán.

Saludos!!!!

Eric Wagner: Voz
Bruce Franklin: Guitarras
Rick Wartell: Guitarras
Ron Holzner: Bajo
Barry Stern: Batería

Producción: Rick Rubin & Trouble

Sello
Def American