Thunderstone - Thunderstone

Enviado por Marcapasos el Lun, 14/03/2016 - 00:12
3798

1. Let the Demons Free (03:59)
2. Virus (04:49)
3. World's Cry (04:21)
4. Me, My Enemy (03:40)
5. Will to Power (08:35)
6. Weak (03:10)
7. Eyes of a Stranger (05:23)
8. Like Father, Like Son (05:35)
9. Voice in a Dream (04:40)
10. Spread My Wings (05:17)

*Bonus track*

11. Wasted Years (Iron Maiden cover) (05:31)

Muchos distan de pensar así, pero… miro hacia atrás y me doy cuenta de… ¡cuántas grandes bandas trajo consigo la llegada del nuevo milenio! Una de las que más destacan dentro del plano del Power Metal es, sin duda, la que aquí os presento: Thunderstone.

Si eres aficionado a este estilo de melodías virtuosas, seguramente se habrá cruzado en tu camino esta banda más de una vez, y, ergo, es una de esas que merece ser profundizada a fondo, ya lo creo que sí.

Hablar de Thunderstone es hablar de la odisea de Nino Laurenne. En el año 2000, este guitarrista, de nacionalidad finlandesa, tenía su propia banda, Antidote, con la que tocaba un potente Thrash/Speed Metal bastante bueno. Sin embargo, tuvo la iniciativa de crear un proyecto aparte, grabando personalmente una pequeña demo de prueba.
Al parecer le gustó el resultado, porque enseguida reclutó a uno de sus compañeros de Antidote, el bajista Titus Hjelm, al cual, prontamente, le sucedieron el vocalista Pasi Rantanen (figura que ya ha tenido su participación en bandas como Stratovarius, Revolution Renaissance o Warmen) y Mirka Rantanten (hermano de Pasi) como baterista. Finalmente, en el verano del año 2001, la formación se consolidó como quinteto con la adquisición de Kari Tornack como teclista.

Habiendo ya lanzado varias maquetas, los planes de Thunderstone llamaron la atención de la discográfica Nuclear Blast. Tras las sucesivas firmas, a la banda les fue propiciados los Pump Sonic Studios de Helsinki para empezar a con las grabaciones de su primer álbum, en el que Nino Laurenne, además de guitarrista, hizo las veces de productor e ingeniero de sonido, siendo finalmente masterizado en los Finnvox Studios por parte de Mikko Karmila (Children of Bodom,, Amorphis).
Así, en junio de 2002 se dio a luz al homónimo disco debut de la banda, Thunderstone.

Valga añadir que en la carrera del grupo se pueden distinguir dos etapas bien diferenciadas: una primera en la que se da rienda a un ejemplar Power Metal; y una segunda más progresiva y oscura (aunque, no por ello falta de melodía), dada a partir de discos como Evolution 4.0 (2007) o Dirt Metal (2009).
Así, Thunderstone abriría las puertas de un elenco musical de una variabilidad y habilidad excepcionales. Por lo cual, qué mejor que empezar con él, uno de sus trabajos más accesibles, para ir adentrándonos en su propuesta.

Yo diría que, desde la primera canción del CD, ya nos tienen más que ganados. Let the Demons Free (auténtica heredera de la era Visions) se encarga de hacer arrancar los motores con una inusitada brutalidad a base de punteos de guitarra, teclados relampagueantes y, cómo no, un Pasi Rantanten que enseguida deja claro por qué es uno de los mejores en su campo, dentro de la escena finlandesa.

Seguimos con Virus, un agradable tema acomodado a modo de single, suculenta combinación de guitarra y teclado con presencia y personalidad (atentos al momento en que salta Laurenne en su solo), que queda relegada tras la llegada de World's Cry, composición de mayor envergadura, cuya presencia de tramos más relajados y tempos medios corrobora en fortalecer los moldes del trabajo. Clásica canción que resulta poderosamente infalible en la escucha (curiosamente, me recordó mucho a los temas más duros del Fourth Dimension de Stratovarius, que para algo son paisanos).

A su vez, Me, My Enemy es un cambio de aires absoluto, siendo una canción totalmente adscrita a las directrices del Power Metal Neoclásico de notable categoría, por lo que Kari Tornack se adelantará con su teclado para ofrecernos partituras de toda índole. Lo mismo con Pasi, quien sobresale en un estribillo de primera.
Posteriormente, la lluvia nos acoge en la oscura estancia que es Will to Power, el mayor tema del disco (ocho minutos y medio de duración), de temática seria, madura y dramática en la que la música se verá marcada por los pasos de los poderosos riffs de la guitarra y el envolvente bajo de Hjelm, más luminoso y teatral su concluyente y poderoso estribillo. Y, como no podía ser de otra manera, la banda se marca un instrumental de diez redondo.

La balada Weak continúa con ese tétrico sentimiento de tristeza, aunada con el empeño y pasión que ondea al viento nocturno por medio del canto de Pasi, fenomenal arraigo que conecta directamente con Eyes of a Stranger, estupendo retorno del Power Metal más positivo y enérgico, ganándose, a mi gusto, uno de los mejores y más variados instrumentales del LP.
Y hablando de instrumentales, menudo golpe maestro el de Like Father, Like Son, una cachetada ultra-sónica del mejor Power Metal Neoclásico de su momento, velocidad, virtuosismo, melodía y, lo más importante, entusiasmo a raudales. Tolkki y Johansson lo aprobarían. Sobre todo el primero de éstos, y nunca mejor, ya que es Timo quien, como invitado, interpreta uno de los solos de guitarra del tema.

Vamos entrando en la recta final, y el ambiente se torna cálido y floreciente con Voice in a Dream, un medio tiempo de guitarras y coros reverentes que resaltan la armonía y musicalidad apaciguadora de la canción.
Ahora bien, siempre he pensado que una de las mejores maneras de cerrar un álbum con clase y elegancia es mediante una balada. El de Thunderstone, afortunadamente, es uno de esos casos. Y no estamos hablando de un cierre a manos de una balada cualquiera, no señor. Spread My Wings, con todo lo que implica, desde su comienzo acústico, su cuesta hacia arriba marcada por un excelso instrumental y, como colofón, un estribillo celestial (Pasi Rantanen nunca estuvo tan cerca de la estrellas) consigue abrazar el cielo a partir del último crescendo, capaz de quebrantar los más frívolos corazones. Desenlace encomiable como marcan los cánones, vaya que sí.

Con Thunderstone se inicia una carrera muy especial, que marcaría sus primeros pasos con algunos de los trabajos de Power Metal y Progresivo más recomendables de la etapa post-2000 del Metal europeo.
Thunderstone, con este, su primer tiro certero en la diana, se congratularon como una de las mejores propuestas de su momento, lo que les valió una esplendorosa gira con dos titanes llamados Symphony X y Stratovarius (más que simpatizantes con estos últimos por aquél entonces). Poco más tarde editarían su segundo álbum de estudio (y su mejor obra a gusto personal), The Burning. Sin duda, otro apasionante capítulo de Thunderstone.

Por lo que nos ocupa, estamos ante uno de esos discos que el seguidor de Power Metal debe atesorar, un pequeño clásico de sus estándares y, ante todo, una estupenda cosecha del 2002 garantizada.

Otorgados queden aquí cuatro bien pulidos cuernos (8/10) para el debut de una de los portentos más talentosos que ofreció Helsinki.
¿Te hace una rica mescolanza entre Stratovarius y Masterplan, aun con carácter propio? Adelante, plato servido.

A propósito, recomendable el bonus track del disco, que presenta un excelente cover de Wasted Years de Iron Maiden.

Titus Hjelm / Bajo, coros
Mirka Rantanen / Batería
Nino Laurenne / Guitarra, coros
Kari Tornack / Teclado
Pasi Rantanen / Voz

*Colaboraciones*

Timo Tolkki / Segundo solo de guitarra del track 8
Pasi Heikkilä / Sintetizador y arreglos del track 8
Anssi Stenberg / Coros
Kimmo Blom / Coros
Robin Wickman / Coros

Sello
Nuclear Blast