Texas Hippie Coalition - Pride of Texas

Enviado por Astbury el Lun, 13/08/2012 - 06:42
1635

01. No Shame
02. Clenched Fist
03. Pissed Off and Mad About It
04. Troublesome Times
05. Drug Dealer
06. TX Tags
07. Leavin'
08. Crawlin'
09. Closure
10. Riverbottom

Entre Pantera y los C.O.C. de Pepper Keenan (sin dejar de lado el proyecto que une a ambas bandas, Down) polularizaron en buena mediad las bases de algo que hoy se conoce como southern metal. Un nombre que, al menos bajo mi punto de vista, es nada y muchas cosas a la vez. No es tanto un estilo musical en sí mismo (ya que no deja de ser algo de Groove metal con Stoner y/o Sludge según cada caso), sino más bien una denominación de origen (que en el mejor de los casos si puede aportar algún sello propio por el lado de las voces), sumando desde lo visual una imagen muy arquetípica de tal región. Yo aquí lo dejo para no enroscarme más de lo debido, pero para los que deseen profundizar un poco más sobre el metal sureño y todo lo que éste rodea, recomiendo el documental Slow Southern Steel.

De esta movidilla tenemos cosas tan dispares -y con unos nombres que se las traen- tales como: The Sign of the Southern Cross, Mississippi Bones, Southern Whiskey Rebellion, Alabama Thunderpussy (aunque estos vienen metiendo ruido desde mediados de los 90), Southern Flame, Redneck Remedy, Southern Death Threat, Dixie Witch, Maylene and the Sons of Disaster, Southern Train Gypsy y por supuesto, Texas Hippie Coalition, que junto a The Sign of the Southern Cross son los más descarados a la hora copiar ideas, dos mininos insolentes que han mamado todo lo que saben de los dioses Pantera.

Hablando de descarados e insolentes, es justamente No Shame (que significa "Sin Vergüenza") el título elegido para el primer tema del primer disco del combo texano, que bien podría ser un bonus track del glorioso y definitivo Reinventing the Steel. Metal riffero y grooveante acompañado de una tremenda voz cargada de personalidad texana. Unos sinvergüenzas claro, pero a los que estamos dispuestos a perdonar por el grato momento que nos harán pasar. Material erectivo para el fan Panteril, de eso ni más ni menos se trata la movida de hoy.

Editado en 2008, el disco de marras no obtuvo el reconocimiento que por su propia calidad bien podría haber tenido, pero tampoco pasó totalmente desapercibido, dejando al menos un mini clásico tras su paso, la tremenda y machacona Pissed Off and Mad About It, con un video un poco border para mi gusto (por el exceso de poses cliché digo), pero donde vamos a poder conocerles las pintas de estos cowboys de acero, comenzando por el portador de ese tremendo vozarrón que es 'Big Daddy' Ranch, un vaquero de dimenciones importantes al que seguro no quieres ver enojado. El otro miembro que llama poderosamente la atención es el seis cuerdas Randy Cooper, y no justamente por su originalidad, sino más bien lo evidente que resulta su adoración hacia el icónico Dimebag Darrell, y que si bien desde lo estrictamente musical no le llega ni a los talones, tampoco podemos afirmar que sea un don nadie al mando de su instrumento (si todavía tienes dudas de esto último pincha Riverbottom y luego me avisas). Volviendo a Pissed of and Mad About It, fíjense Uds. que tan efectivo será el temita en cuestión que lo volvieron a incluir en su siguiente Lp (Rollin, 2010).

Troublesome Times, Leavin' y Closure, además de ser muy buenas en lo suyo, son tres piezas esenciales para sacarse de encima, aunque mas no sea por un rato, esa alargada sombra que tanto les pesa y de la cual vengo haciendo referencia desde un comienzo. Tres soberbios medios tiempos que sin perder un ápice de poder ni pegada dejan entrever ese lado más comedido y personal que tan bien les sienta a Big Daddy Ranch y compañía.

Riverbottom, último track del álbum, también trae consigo cierto soplo de aire fresco al asunto, aportando unas slides que le imprimen un poso bien sureño al metal de estos texanos, que a estas alturas ya han dejado bien lejos cualquier rastro posible de 'banda parodia' para ser considerados cosa seria.

Lo que no pudo New Found Power, el intento fallido de Darrell, Vinnie y Rex del año 2004 lanzado bajo el seudónimo de Damageplan, lo consigue –y sin despeinarse- este poderoso orgullo de texas, metiéndose en el bolsillo a toda una fanaticada felina que desde aquel lejano Reinventing the Steel se encuentra (y encontrará de por vida) huérfana de dioses. A determinadas bandas, creo yo, se les puede perdonar la falta de originalidad. Y Texas Hippie Coalition es una de ellas, pues además de hacer lo suyo realmente bien, lo hacen de una manera muy sincera. No intentan vender lo que no son, y lo que son, y en quienes se inspiraron para serlo, queda muy en claro desde el minuto cero.

8 Astburys

Big Dad Ritch: Vocals
Randy Cooper: Guitars
Michael Hayes: Guitars
John Exall: Bass
Scott Lytle: Drums

Sello
Self Produced