Testament - Demonic

Enviado por Hawkmoon el Sáb, 13/11/2010 - 03:02
153

1. Demonic Refusal
2. The Burning Times
3. Together as One
4. Jun-Jun
5. John Doe
6. Murky Waters
7. Hatred's Rise
8. Distorted Lives
9. New Eyes of Old
10. Ten Thousand Thrones
11.Nostrovia ( Instrumental)

Siempre he adorado a ultranza a la enorme banda norteamericana Testament, es más, odio el dolor físico y de cara a mi primer tatuaje me implanté en mi piel su calavera del Legacy. Puestos a sufrir, lo haría por Testament. Los tengo en el reproductor, los llevo en el coche y hasta en la piel. Soy adicto total a la voz de Chuck Billy y al tremebundo sonido que escupen sus chicos. No puedo evitar pensar en lo ciega (o sorda, más bien) que ha estado toda una generación (la Thrasher) ante el magnífico despliegue de buenas maneras que ha exhibido la banda desde que editaron, en 1987, aquella afrenta de máximo poder, llameantes riffs y enorme calidad llamada "The Legacy". Solo pensar en la cantidad de nombres de alta calidad que han pasado por el grupo desde su creación, da miedo, sin duda, la "creme de la creme" de la escena extrema americana del momento (Steve "Zetro" Souza, Alex Sckolnik, Greg Christian, Glenn Alvelais, John Tempesta, James Murphy, Gene Hoglan, Paul Bostaph, John Dette, Dave Lombardo...). Gigantes como Megadeth, Anthrax, Metallica o Slayer( The Big Four, vaya) siempre han gozado de unas ventas mucho más espectaculares, de un mayor número de fans y de una discográfica que los han mimado y lo ha hecho todo por ellos. Testament, desgraciadamente, no pueden decir lo mismo.

Debutar discográficamente en 1987 (justo cuando la escena Thrasher ya estaba en su apogeo y los nombres sagrados ya tenían sus propias iglesias fundadas) les relegó a un segundo plano, donde convivieron con bandas( de altísimo nivel, eso sí) como Overkill, Death Angel, Forbidden, Heathen o Dark Angel. Desde el "reino de los segundones", Testament nos hicieron llegar más estruendos infernales en forma de discos (¡ y qué discos!)... "The New Order", "Practice What You Preach", "Souls of Black", "The Ritual" o "Low". Discos definitivos y abismales, que pese a tener un status de culto, nunca han sido, realmente reverenciados como se debe. Nada tienen que temer discos como "The Legacy", "The New Order" o "Low" de otras piezas angulares en el estilo, como pueden ser " Peace Sells", "Master of Puppets" o "Vulgar Display of Power". Nada. Pocas bandas han sido tan valientes, coherentes y vanguardistas durante su evolución a lo largo de los años. Así de grandes son éstos Testament. Eso sí, la gran putada es que no muchos lo creen. ¿Tú lo crees? Ok, me alegro colega, me alegro de veras (pensaba que estaba sólo en ésto de amar a los Testament... ¡ufff!). Entonces pasa, entra en éste "Demonic" y prepara tus oidos, por que te van a sangrar. Pero tranquilo, que te va a encantar.

1997 fue un año difícil para el Metal, francamente difícil. Judas Priest aún no habían vuelto, y el nombre de "Ripper" aún era una incógnita, Maiden perdían toneladas de fans cada dia por no ser Bruce Dickinson la actual voz del combo británico, Metallica eran los primos ruidosos de The Cure, Pantera paraban unos meses por la sobredosis de Phil Anselmo y Slayer estaban en silencio preparando su "Diabolus in Musica". Sólo Megadeth, con su "Cryptic Writings" hizo que la bandera del Metal aún tuviese sentido, aunque en honor a la verdad, el disco del bueno de Dave Mustaine poco tenía de auténtico Metal. El panorama era desolador, pero se hizo la luz, y en mi tienda de discos habitual, en la segunda estanteria (al lado de los pósters )se instauró un nuevo trabajo de mis muchachos. Testament volvían al mercado (editando y co-produciendo ellos mismos el trabajo ) para reclamar el trono en el feudo metálico, ahora que el resto de gigantes de hielo reposaban o andaban perdidos. Ahora o nunca.

La formación, por vez primera, actúa como cuarteto en un estudio de grabación, pasando a encargarse Eric Peterson de grabar todas las guitarras, Chuck Billy de la voz, Derrick Ramírez (miembro fundador del grupo en 1983) del bajo y la leyenda viviente de Gene Hoglan ( Dark Angel, Strapping Young Lad, Fear Factory...) se hace cargo del puesto de batería. Menudo combo, desde luego.

"Demonic" tiene una portada sencilla pero directa. Vemos un rostro lleno de clavos(un cruce entre la estética "Hellraiser" y el arte de H.G Giger) y justo debajo del logotipo del grupo, el símbolo (casi en la sombra) de su era "Legacy". Parece que nos quieren decir que con las mismas ganas y arrojo que en su debut, ésta vez, van a volver a entregar algo abrasador, y por lo que se palpa, obscenamente oscuro y salvaje. Los nervios se disparan y arranca la maquinaria de los "paladines olvidados" del Thrash...

"Demonic Refusal", la primera en saltar, es disparada con una cuenta atrás que justamente se interrumpe en el seis, y en cuestión de segundos, sabemos que ésto sí es demoníaco de veras. Unas chirriantes guitarras arrasan con una melodía que desemboca rápidamente en un mar de riffeo salvaje, "blast beat" y muchísimo deje del universo Death Metal. La voz de Chuck Billy podría pertenecer a cualquier combo de los de Florida, pues la mutación desde su anterior "Low" es la mar de palpable.Un registro de oscuros matices, plagado de growls y una fiereza nunca observada en Billy, es ahora su carta de presentación. Su voz, hasta la fecha, siempre había sido colérica y energética, pero ahora, un huracán infernal nos invade desde lo más profundo de sus entrañas. Eric Peterson, cumple sobradamente como "escudero" y nos seduce al ritmo de sus frenéticos riffs, ya instaurados como marca de la casa. Hoglan, por su parte, llena como un dios del trueno todas las pistas con su atronador kit y esa técnica adquirida a base de pasarse años en muchas de las mejores formaciones del estilo. Sonido soberbio y demoledor para el primer tema. Sólo hemos empezado y ya estamos sangrando. Ver para creer.Oir para creer.

La quema de brujas en la hoguera es un tema mórbido y apasionante, justo lo que es "The Burning Times". Tema veloz y rítmico como el aleteo de un murciélago de dimensiones titánicas volando directo hacía tí. Testament siempre han tenido predilección por temas esotéricos y oscuros, pero ésta vez se han superado, pues casi se huelen las cenizas de la masacre una vez el tema toca a su fin. Letra icónica para un tema salvaje. No podían darnos menos los de Chuck Billy. Puro sentimiento Testament pero elevado a la máxima potencia. Es como si un vampiro les hubiese mordido en el cuello, y ahora, resucitados y más letales que nunca, reclamasen su puesto a cualquier precio. Es normal que Slayer ese año no quisiesen editar un disco, pues habría quedado hecho pedazos al lado de semejante bestia parda sonora."Demonic" quema en cada momento, en cada rincón. No hay tregua.

La banda actúa más ensamblada que nunca y eso lo refleja el trallazo"Together As One", con ese Thrash añejo de la vieja escuela bañado en los pantanos del Death más pulido y técnico. Martillazo de primera, que hará las delicias de los seguidores más antiguos o los recién llegados más extremos. El bajo percutante de Ramírez hace latir el tema e incrementa su poder. Inmejorable mestizaje sonoro entre el propio sonido de la banda y las tendencias dominantes en nuestro feudo en 1997.

La deprimente realidad y el dia a dia de un enfermo mental es un infierno personal que muy pocos realmente conocen, pero gracias a "Jun-Jun" uno parece tener una leve idea. El infierno debe de ser un lugar parecido al tema. Ira, maldad, caos y temor al servicio de un oceano de solos, baterías speedicas y voz, literalmente, diabólica. Esencial para los que aman los temas que te aplastan como a un gusano.

"John Doe" y "Murky Waters" continuan con la bárbara resurrección de los ex-Legacy a un ritmo en el que es difícil seguirles. Ambos temas son tan densos como veloces, tan delirantes como innovadores, y a veces, uno tiene la sensación de estar asistiendo, literalmente, al nacimiento de un nuevo sonido, cuyos padres son la banda, y cuya progeníe ( los temas de "Demonic"), son unas criaturas peligrosas que extenderán su rabia a toda una generación. No hay más que observar la escena del Metal actual y sumar dos y dos, pues mucho del sonido de los nuevos amos del cotarro huele que apesta a "Demonic".

Todos callados, llega "Hatred's Rise", la maravilla del disco (y eso que elegir es la mar de complicado con semejante menú). Un riff pegadizo y ascendente nos ilumina un camino lleno de trampas, caídas y baches que nos van a dejar hechos fosfatina, aunque nos va a dar completamente igual, y al acabar, sonreíremos, eso si , con un diente menos. Así de tremendo es éste "resurgimiento del odio". Simplemente uno de los temas más maduros de Testament, cargado de técnica, buenas maneras , intencionalidad groovie y un sentido y triunfante concepto de violencia sónica. La voz de Billy, a lo largo del disco, nos ilustra con su recién adquirido "tono agresivo", pero con "Hatred's Rise" se supera ampliamente y demuestra todas sus capacidades extremas. Es uno de los mejores en la escuela Thrash y es un amo indiscutible en lo tocante a "growlear"...simplemente increíble éste Billy ( miedo da pensar que dos años después lo tendríamos al borde de la muerte, pues la pérdida habría sido terrible y letal para la comunidad del Metal ).

"Distorted Lives", "New Eyes of Old" y "10.000 Thrones" (ésta última con un aura muy parecida a su futura "True Believer" )dejan sin respiración a través de un maremoto sonoro en el que se convierte nuestra cabeza al ser invadida por éste trío de puñales Death-Thrashmetaleros de primer orden. Sin pestañear, y durante la parte final del disco, uno nota como las puertas del infierno se han abierto de par en par y están dispuestas a engullirle. Durante el primer tramo del disco ha habido agresión, durante la parte media también, pero parece que de cara a la parte final, nuestros Testament quieren dejarte sin dormir cinco noches seguidas.Que derroche de brutalidad elegante y de hegemonia musical...

Pero no todo ha terminado...falta el adiós definitivo, la cerradura para el impoluto trabajo de los americanos, y ésta se llama "Nostrovia", un instrumental de duración breve que sella , sin pena ni gloria, pero con un bonito aporte de poderío riffero, el disco más oscuro, incomprendido y bestial de Testament.

Ir entre dos discos tan definitivos como "Low" o "The Gathering" quizás le hizo daño a éste "Demonic", y por eso, a ojos de muchos, el disco no tiene el mismo nivel que los citados (o demás trabajos míticos del combo), pero como fan y seguidor irredento del grupazo no puedo darle menos de 4 cuernos. Toda una obra maestra de la innovación y un punto de inflexión para el género. Si amas el Trash te gustará, si amas el Death te encantará, y si eres fan de la banda no te sorprende para nada que sea un disco ejemplar, pues nunca hacen nada que no sea así.

Chuck Billy - Voz
Eric Peterson - Guitarra
Derrick Ramirez - Bajo
Gene Hoglan - Bateria

Sello
Burnt Offerings