Tarque - Tarque

Enviado por Dieguitoacdc el Dom, 07/10/2018 - 16:39
4205

1. Bailo
2. Ahora y en la hora
3. Heartbreaker
4. Donde nace el r’n’r’
5. El diablo me acompañará
6. Lobo solitario
7. Juicio final
8. Janis, Amy, Billie
9. Electroshock
10. Cactus en el corazón

El ricitos de oro de nuestro Rock, mejor conocido como Carlos Tarque, o don Carlos Tarque, se aventura por primera vez como solista en un ambicioso proyecto musical en el que orienta su sonido hacia terrenos muy rockeros. El señor Tarque, para quienes no lo conozcan, es para mí y para muchos uno de los cantantes más grandes de nuestro Rock y, junto a sus ya legendarios, M-Clan, nos ha regalado auténticos clásicos como “Llamando a la Tierra”, “Quédate a Dormir”, “Maxi Ha Vuelto a La Ciudad”, “Maggie Despierta”, mis predilectas “¿Dónde Está la Revolución?”, “Miedo” y “Calle Sin Luz” y, por supuesto, un clásico de nuestra cultura musical como “Carolina” (es escribir el título y arrancarme a cantar eso de “la dulce niña Carolina no tiene edad para hacer el amor”), canción que mucha gente iluminada con ganas de criticar y con la extraña perversión de ponerle pegas a todo condenó a la hoguera por “incitar a la pedofilia” o “machista” y, aunque la banda ha tratado de explicarlo en numerosas ocasiones (que se trata de una canción sobre la cocaína), no todo el mundo ha confiado en estas (a veces la gente se ciñe a lo que pone la letra y deja la interpretación para otro día). Dicho esto, vuelvo a la crítica.

M-Clan fue (y es) una banda muy interesante y se ha ganado la fama que tiene por su esfuerzo y méritos. Sus inicios más cercanos al Rock americano (recomiendo mi predilecto “Coliseum”), dando paso después a un álbum bastante conocido en el país como fue el directo “Sin Enchufes”. A partir de aquí, el sonido del grupo pareció quedarse más anclado en un Rock suave y comercial, algo que no es nada malo (a mí esos álbumes no me parecen en absoluto prescindibles), pero que sí disgustó a algunos seguidores afines al sonido más cañero. No obstante, la banda volvió a firmar dos grandes trabajos que gozaron de buenas críticas y que también os recomiendo: el directo “Dos Noches En el Price” y el sorprendente “Delta” y su orientación más Folky (realmente me gustó mucho este LP). Siento que mucha gente muchas veces los ha etiquetado musicalmente como “suaves” o “comerciales” cuando solamente han escuchado un par de canciones, pero tengo que reivindicar el ya mencionado “Coliseum” o el “Delta” como grandísimos discos que demuestran que la banda no se orienta tanto hacia lo comercial sino que hace lo que le da la gana.

Curiosamente tras finalizar la gira promocional de “Delta”, Ricardo Ruipérez y Carlos Tarque deciden emprender un hiato de dos años para grabar cada uno un álbum en solitario y descansar un poco de M-Clan. Cuando me enteré de esto sentí gran ilusión al pensar en cómo sonaría el álbum solista de Tarque, un rockero empedernido, amante del Rock americano, de AC/DC y también de grandes bandas y artistas británicos que influyeron en su forma de cantar. Otro aspecto que me ilusionó fue el enterarme que el experimentado cantante iba a estar acompañado por el gran Carlos Raya, el que fuera guitarrista de M-Clan durante sus tiempos de mayor gloria (otro rockero como la copa de un pino), quien también ha tocado junto al bueno de Fito Cabrales. La ecuación es prometedora.

Tarque + Raya = Rock Duro

Además, el propio Raya se ha encargado de producir el disco. Junto a estos dos gigantes, Tarque recluta a otro dúo de músicos cercanos a M-Clan como Iván Chapo al bajo y Coki Giménez a la batería. El nombre elegido, como cabría esperar tratándose de un proyecto en solitario, es Tarque.

Tanto los medios como el propio Tarque en múltiples entrevistas promocionales hablaban de este álbum como una muestra del sonido más Hardrockero del vocalista, homenajeando el sonido de grandes leyendas del género como AC/DC, Led Zeppelin, Free , Hendrix, The Who, Whitesnake o los Stones. Con semejante listado de bandas y artistas gloriosos, solamente puedo tener muchas ganas de escuchar el álbum.

¡Inicio ya el análisis del álbum al completo!

La comienza por todo lo alto con la marchosa “Bailo”, una canción que muestra desde los primeros compases el estilo por el que Tarque se ha decantado en este álbum. Hard-Rock de la vieja escuela construido a base de buenos riffs, un puente machacón y un estribillo sencillo pero sobradamente convincente. Además del gran estado en el que se encuentra el bueno de Tarque, podremos disfrutar de las primeras intervenciones de un destacadísimo Carlos Raya.

Pero si hay una canción especialmente acojonante dentro de este LP esa es “Ahora Y En La Hora”, primer sencillo que pudimos disfrutar y, probablemente, una de las mejores piezas de todo el trabajo. El riff principal de Raya está cargado de furia y un feeling rebelde sobre el que el bestial Tarque ruge como él solo sabe, para llegar a un puente lento y que baja las revoluciones antes de explotar el gran estribillo de esta canción. Pocos adjetivos se me ocurren para definir el solo que nos regala Raya, cargado de mucha distorsión y con mucha técnica. La letra tampoco se queda atrás, muy lograda como esta canción en su totalidad.

Si pensabais que el nivel iba a bajar, ya os digo yo que no. “Heartbreaker” es una pieza descomunal, con mi estribillo preferido (¡qué bien encaja el cowbell!), y un Tarque desatado que rinde un sentido tributo a su querido Tom Petty a través de varios guiños a algunas canciones del rubio como “American Girl”, “Learning To Fly” o el álbum “Hypnotic Eye”, además del propio título de la canción. Raya sigue en su racha personal de buenos solos. Tres aciertos seguidos para el conjunto.

También hay canciones en las que es imposible no pensar en los riffs de los hermanos Young de mis adorados AC/DC. Una de ellas, en la que probablemente el espíritu de los escoceses afincados en Australia se invoque más que en ninguna otra, es “Donde Nace El R&R” y su adictiva secuencia de Riffs, su sobrado feeling, más momentos de cowbell y otra actuación magistral de Tarque con el micrófono (hay un guiño en la letra a “Born To Run” de Sprinsgteen).

Sin duda, en el Top de mejores canciones de este LP siempre pondría “El Diablo Me Acompañará”, una canción cañera, con una currada evolución sonora iniciada a través de unos primeros versos pesados, oscuros y áridos (¡cómo canta Carlitos!) hasta que se detiene todo y Raya nos regala una nueva sucesión de riffs más dinámicos que, tras un par de estrofas, no llevarán en volandas hasta un estribillo básico pero bestial, para volver a repetir esta estructura una vez más, con un sobresaliente solo distorsionado de Carlos “Wah Wah” Raya. Otro tema redondo.

Las revoluciones bajan por completo con una suave pieza titulada “Lobo Solitario” que tiene cierto regusto a las grandes baladas de M-Clan, así como algunos arpegios de Raya me recordaron a los de una pieza magna, aunque algo olvidada, de Rainbow, como la bellísima “Rainbow’s Eyes”. Al disco no le venía nada mal un pequeño instante de calma como este, antes de retomar la senda rockera con otro número que, a nivel personal, me dejó gratamente sorprendido, y que lleva el título de “Juicio Final”. La vena más clásica y americana del Rock (no sería una mala BSO para un Western) la encontraremos en esta breve pieza, de la que resaltaría nuevamente a Tarque, a los coros y la desenfadada, y en parte cómica, letra de la misma.

Probablemente la canción que menos me ha dicho es “Janis, Amy, Billie”, que no es mala (¡ni mucho menos!), pero tal vez menos sorprendente (y algo más suave) que el resto del disco y eso que la letra también recuerda a tres grandes cantantes ya fallecidos. Tal vez al cabo de más escuchas esta canción me convenza mucho más (no descarto nada). Con “Electroshock” la cosa vuelve a mejorar, recuperando el Hard-Rock al que nos tenían acostumbrado en las pistas anteriores, aunque tal vez sin la brillantez de “Ahora Y En La Hora” o “Bailo”. Me gusta mucho esta canción, pero me quedo, entre otras, con las dos anteriormente mencionadas.

El telón desciende con fuerza de la mano de “Cactus En El Corazón”, otra pieza que como ya ocurrió con “El Diablo Me Acompañará”, muestra un Hard-Rock más elaborado y con cambios notorios en la intensidad, pasando de unos versos y un estribillo lentos y melancólicos a unas secciones mucho más poderosas, contando todas con una de las interpretaciones más sobresalientes de Tarque como cantante en todo el trabajo (y eso que es difícil hacer distinciones así cuando se trata de uno de los cantantes más grandes de nuestro país). Un final a la altura de este gran trabajo.

Debo haber escuchado entero el disco unas siete u ocho veces y estoy convencido de que vale (y mucho) la pena. Las expectativas que la unión Tarque-Raya y la calidad de los primeros adelantos habían logrado crear con respecto a este álbum se han superado con creces. Un álbum SOBRESALIENTE, de Hard-Rock de muchos quilates, sin grandes variaciones ni innovaciones, pero con algo que distingue al género y de lo que Tarque va sobrado: ACTITUD. Un trabajo espectacular con el que el Rock español vuelve a demostrar que goza de un gran número de artistas de primer nivel y de muchas bandas espectaculares, aunque no sean tan conocidas. Obviamente es pronto para poner una nota definitiva y lo voy a dejar en cuatro cuernos (8) bien puestos y altos que, tal vez en un futuro, podrían convertirse en cinco (9).

Ahora Y En La Hora

Heartbreaker

Bailo

Donde Nace El R&R

El Diablo Me Acompañará

Carlos Tarque: Voz
Carlos Raya: Guitarra y coros
Ivan "Chapo" González: Bajo y coros
Coki Giménez: : Batería

Sello
Warner Music