Tankard - One Foot in the Grave

Enviado por Marcapasos el Mar, 06/06/2017 - 21:09
152

1. Pay to Pray (05:22)
2. Arena of the True Lies (05:08)
3. Don't Bullshit Us! (03:56)
4. One Foot in the Grave (04:47)
5. Syrian Nightmare (04:31)
6. Northern Crown (Lament of the Undead King) (04:22)
7. Lock 'Em Up (04:10)
8. The Evil That Men Display (03:14)
9. Secret Order 1516 (07:23)
10. Sole Grinder (05:28)

Tankard es, sin atisbo de duda, la banda más peculiar del gran cuarteto alemán, así como una de las más especiales del Thrash Metal, en general. Los suyos son más de quince álbumes de estudio cargados a las espaldas, siempre preparados para saltar al escenario y montar una buena en pocos minutos. Amos en crear caos y diversión como nadie, y allá donde los vemos, la banda anda de aniversario: 35 largos y hermosos años dorados dándolo todo por el Metal sucio, gamberro, ladino y jocoso.

Nadie lo puede negar, a pesar de haber sido injustamente ninguneados en más de una ocasión, Tankard siempre han estado ahí para llenarnos la boca de buena cerveza y los oídos y el corazón de buena música y una entrega máxima a lo que hacen, desde sus pubertos inicios hasta ahora cuando tanto Gerre como Frank Thorwarth ya peinan sus canas en la azotea. Pero la bestia sigue viva… ¡y ojalá nos deparen 35 años más en el futuro!

Tal ceremonia merece lo suyo, ¿no? Un nuevo álbum de estudio, el decimoséptimo de su discografía (ya nos lo debían desde 2016, primer año par en que no sacaron disco desde 1998). Y aquí lo tenemos, One Foot in the Grave, con una portada simpática y molona, como siempre (me encanta el detalle del buitre deseando llevarse al Alien borrachuzo de una vez por todas), pero no os dejéis llevar por las apariencias, pues, líricamente, se trata de uno de los álbumes más serios de su colección, a la par con Two-Faced. Es más, incluso la única canción que hace referencia a la bebida ésta sirve como metáfora para una temática de mayor gravedad.

Musicalmente, como cabría esperar, Tankard vuelven a dar en la diana con un trabajo fiel a su personalidad y espíritu compositivo, tomando ciertas cercanías con obras pasadas como B-Day o Beast of Bourbon, sobre todo por su tono a nivel de producción, lo cual le hace ganar muchos puntos para empezar.

One Foot in the Grave es una delicia desde el primer instante en que lo hacemos rodar. Pay to Pray, siguiendo la tradición, demuestra la habilidad de los alemanes a la hora de abrir un disco, una acometida de Thrash Metal brutal para dar por empezada la sesión.
En la segunda línea de fuego nos encontramos con Arena of the True Lies (single pegadizo de melódicos riffs que encara fuerte contra las noticias falsas que circulan por las redes sociales, congratulándose por medio del clickbait), la directa Don't Bullshit Us! (en la que Frank Thorwarth hace implosionar su bajo a ritmo infernal) y la homónima One Foot in the Grave, canción que toma el relevo de hits pasados del grupo, en especial R.I.B., sirviendo, a su vez, como pequeña biografía de lo que ha sido Tankard a lo largo de todos estos años.

La guitarra de Andy Gutjahr, tanto en el plano solista como en el rítmico, no deja títere con cabeza a la hora de criticar fuertemente el terror que vive actualmente Oriente Medio en Syrian Nightmare, con un Gerre desaforado, poniendo énfasis de rudeza en cada verso.
Menos seria resulta Northern Crown (Lament of the Undead King), un interesante tema más orientado hacia el Speed/Power Metal, más aún con su temática, una simpática parodia del Power Metal de lírica enfocada a las batallas épicas, dragones y mazmorras y demás fantasías.

Sin clemencia prosigue Lock 'Em Up, título tomado de una de las puyas de Donald Trump hacia Hillary Clinton durante la pasada campaña electoral para la presidencia de Estados Unidos, da forma a una de las canciones más agresivas y de giros melódicos más bruscos de todo el álbum.
The Evil That Men Display (una de las cabalgas demoníacas principales de las que goza el compacto) resulta una antesala perfecta y bien situada para la gruesa Secret Order 1516, realmente épica, con una apertura orquestal y un coro enorme en el estribillo mientras la batería de Zissel late a mil por hora.
Con guitarrazos y arañazos lanzados en oleada, Sole Grinder tiene el honor de cerrar el álbum y de no dejar títere con cabeza.

Gran noticia la que se nos ha venido para los que nos gusta Tankard y el Thrash en general, otro álbum sólido compuesto por uno de los estandartes más decididos y queridos de la vieja escuela. One Foot in the Grave va, inclusive, mucho más allá de lo establecido en sus últimos discos. No en vano estamos ante su mayor obra desde The Beauty and the Beer, lo cual no es poco que celebrar.

Que no os la den con queso con que estos tipos andan peinando telarañas en las melenas. A Gerre y compañía les queda mecha y fuego thrasher de sobra, y si la explosión a su paso deja resultados discos como el aquí presente, pues, ¡qué mejor!
Cuatro cuernos medios (8.7/10) para los Tankard que se niegan a quedarse rezagados dentro del cuarteto teutón.

Frank Thorwarth / Bajo
Gerre / Voz
Olaf Zissel / Batería
Andy Gutjahr / Guitarra

Sello
Nuclear Blast