System of a down - Toxicity

Enviado por fulanometal el Dom, 18/03/2007 - 04:00
151

1. Prison Song 3:21
2. Needles 3:11
3. Deer Dance 2:56
4. Jet Pilot 2:06
5. X 2:01
6. Chop Suey! 3:31
7. Bounce 1:55
8. Forest 4:02
9. ATWA 2:56
10. Science 2:43
11. Shimmy 1:51
12. Toxicity 3:38
13. Psycho 3:48
14. Aerials 6:11

Cuando en 2001 apareció Toxicity, aquéllos amigos de las etiquetas que tras el primer álbum habían tratado de encajar a System Of a Down con mayor o menor dificultad dentro del nu-metal o chandal-metal seguramente comprendieron con perplejidad que a estos tíos las etiquetas les quedan pequeñas. ¿Hay que bautizar el estilo musical practicado en Toxicity? Vale, para mí es jaw-dropping metal, y aupa lo incalificable.

La diferencia respecto al resto de bandas con las que se les venía comparando, aparte de lo impredecible de la estructura y melodías de los temas, viene marcada sin duda por la voz privilegiada de Serj Tankian. Capaz de berrear casi igual que los profesionales a jornada completa, pero con una riqueza, versatilidad y timbre envidiables. Para mí es el auténtico héroe del grupo, aunque el guitarra Daron Malakian, que le hace segundas voces (y en ocasiones le replica en plan Pimpinela pero más enérgico) es quien trata de acaparar el protagonismo.

El álbum se abre con Prison Song, que comienza con un golpe contundente y seco en plan Master Of Puppets pero dos tonos más bajo, lo cual es un acorde más acorde con los tiempos que corren. A continuación tres largos segundos de silencio en los que no me atrevo a mover un dedo por si acaso, y de nuevo golpes y golpes como si alguien muy enfadado quisiera echar abajo la puerta a puñetazos. Ya está en marcha la montaña rusa que nos llevará por pasajes broncas a más no poder alternados con trozos melódicos, en una mezcla llena de sentido que nunca antes había tenido el placer de degustar. Da gusto escuchar el disco de principio a fin, porque, quizá sintiéndose seguros de haber hecho un trabajo redondo, se han permitido dejar los mejores temas para la traca final: Toxicity, Shimmy, Psycho, Aerials...si con la primera parte ya consideraba que discos como este se encuentran muy pocos!

Los intentos de combinar música bronca y melódica que había oído hasta ahora terminaban siendo tan predecibles como una onda sinusoidal, porque apestaban a fórmula. En Toxicity no hay fórmula. Que la inspiración les dure muchos años.