Symphony X - The Odyssey

Enviado por Rob Jalford el Jue, 29/07/2010 - 17:20
695

1. Inferno (Unleash The Fire) - 5:32
2. Wicked - 5:32
3. Incantations Of The Apprentice - 4:21
4. Accolade II - 7:06
5. King Of Terrors - 6:19
6. The Turning - 4:44
7. Awakenings - 8:21
8. The Odyssey - 24:09

Si hablamos de power metal progresivo ineludiblemente tenemos que hablar de Symphony X, los americanos liderados por Russell Allen a la voz y Michael Romeo en las guitarras con la valiosísima ayuda de Michael Pinnella en los teclados.

Si Evergrey y Dream Theater son dos buenos exponentes en el estilo, la calidad y técnica de los Symphony no tiene nada que envidiarle, con varios discos ya en su haber que muestran una banda madura y consistente.

En su discografía, que ya supera la decena, encontramos auténticas joyas como “The Damnation Game” (1995), “The Divine Wings of Tragedy” (1997), para un humilde servidor el mas completo de todos, este “The Odyssey” (2002) y su última entrega “Paradise Lost” de 2007. En ellos desarrollan un power progresivo de afiladas guitarras, cambios de ritmo, grandes voces y solos trabajados, de fuertes raíces neoclásicas (Romeo es un claro admirador de Yngwie y Pinnella ha mamado de la teta de Jens Johansson).

Solamente me sentí algo decepcionado con un disco de ellos, fue en 1998 con su “Twilight in Olympus”, en el cual estuvieron algo flojos en composición, tal vez por cambios internos y de discográfica.

Entrando de lleno en la Odisea, lo que mas sorprende es la potencia que imprimen en todos los cortes de la obra, las guitarras suenan mas cañeras que nunca y Allen está que se sale, demostrando que es uno de los mejores cantantes actuales, capaz de combinar poder con suavidad, un vocalista extraordinario, no solo por la calidad de su voz si no por las interpretaciones magistrales que realiza.

En este viaje inspirado en la Odisea de Homero, contamos con ocho temas, siendo el tema título de mas de veinticuatro minutos uno de los mejores de su carrera y del metal progresivo en general. Hace falta mucho talento para componer un tema de esa duración, tan variado y que no aburra ni un instante.

Dentro de la variedad de esas ocho piezas, hay dos verdaderamente heavys, son Inferno (Unleash the Fire) y King of Terrors (con un comienzo muy a lo “Awake” de Dream Theater y gran peso instrumental), en ellas se plasma todo el poderío de los estadounidenses, riffs sangrantes, punteos estratosféricos, duelos clásicos entre hacha y teclado y un Russell enfurecido que muestra su voz mas maligna. Todo ello sin dejar de lado partes mas tranquilas de gran belleza melódica, un referente de la banda.

La energía no decae en otros cortes como Wicked de impecable factura (prestad atención en 4.19 al amigo Allen) ¿algo que objetar?, Incantations of the Apprendice cuyo primer minuto es una fabulosa demostración de tablas, quiero destacar el mítico riff que inventa Romeo, así como la exótica melodía principal. De diez es el estribillo de The Turning donde el voceras se gana el sueldo (que pasada esa estrofa “Oh, save my soul, losing control when the bells toll”) esta cuenta con un ritmo endiablado y es la mas rápida y corta de la entrega.

En terrenos mas relajantes, de saboreo gustoso se encuentra Accolade II con su bello cabalgar y sus elegantes pasajes (a partir de 3.15 tocan el cielo), no se puede negar que la influencia de Rush o Yes ha causado mella en estos tíos. Romeo muestra su lado mas tierno, alternando acústicas con eléctricas y sacando buena nota con ambas. Sin duda, una de las mejores del disco, siete minutos de magia y madurez, donde de nuevo Pinnella cobra protagonismo estelar. Recordemos que en “Divine Wings” estaba la primera parte de Accolade y de hecho algunas ideas de aquella suenan de nuevo en esta segunda.

En una onda a la anterior tenemos Awakenings, donde los vellos se tornan espigas gracias a un comienzo con piano, los matices de la voz de Allen nos transportan a otra dimensión, esto es música con mayúsculas, extraordinarios los dos primeros minutos y orgásmico el cambio de ritmo en 2.37 con la banda dándolo todo y transformando un corte suave en toda una orgía épica. Pinnella en 5.30 toma el mando y crea un paisaje musical de colores jazzísticos, realmente inspirado.

Llegamos por fin al tema que da título al disco, con un comienzo de banda sonora de película, muy orquestal, el lucimiento de todos los miembros es total (Rullo y Lepond en batería y bajo están perfectos en todo el cd). Los 24 minutos de duración están divididos en siete partes bien diferenciadas (por ello no aburre), los primeros 4 minutos son instrumentales, después entra Allen acompañado de acústica, parece mentira que sea el mismo cantante que nos ha despedazado en Inferno anteriormente, la variedad vocal de este hombre es digna de mención. El tema va in crescendo hasta llegar a un cambio de ritmo galáctico en 6.14, donde deciden ponerse el traje de monstruos y comienza el festival…del cual no os doy mas detalles, hay que disfrutarlo, pero os invito a algunas paradas importantes, en 9.25 con ese majestuoso riff de nuevo influenciado por Dream Theater, incluso en la manera de cantar de Russell, el aniquilador guitarrazo del minuto quince, también en el minuto veinte sientan cátedra con esa abrumadora y operística parte coral final…¡¡grandes!!. Una pieza compleja, llena de detalles y de poderío compositivo y técnico fuera de dudas.

La preciosa portada y la devastadora producción se unen a la valoración cuernítica del disco, sin duda uno de los mejores de Symphony X (desarrollando y endureciendo su propuesta y superando sus primeros discos o el V), al que gustosamente concedo cinco cuernos bajos, 8.85 Jalfords y me quedo tan pancho….

Inferno

Wicked

Accolade II

King of Terrors

The Turning

Incantations of the apprentice

- Russell Allen - Voz
- Michael Romeo - Guitarra eléctrica y acústica
- Michael Pinella - Teclados y pianos
- Jason Rullo - Batería
- Michael Lepond - Bajo eléctrico

Sello
Inside Out