Summoning - Old Mornings Dawn

Enviado por MetalPriest el Sáb, 21/12/2013 - 14:56
3130

1. Evernight
2. Flammifer
3. Old Mornings Dawn
4. The White Tower
5. Caradhras
6. Of Pale White Morns and Darkened Eves
7. The Wandering Fire
8. Earthshine
9. The Darkening Of Valinor (bonus track)
10. With Fire and Sword (bonus track)

Al igual que Smaug; el gusano de fuego, conquistador de Erebor y exterminador de enanos, los austriacos parecían vulnerables, incluso muertos. Su sueño, prolongado desde 2006 hasta este 2013 se antojó largo y muy profundo, pero ahora la bestia había despertado, al igual que el dragón de El Hobbit en esa peli de Peter Jackson que hace cosa de una semana que llegó a los cines. El resultado tras siete años de inactividad fue algo bastante superior a las espectativas y no puedo demorar mi juicio para ser sinceros; nos encontramos ante un discazo. En esta ocasión, y en vista de que con el tiempo la banda fue ganando cada vez más adeptos, parecía que Summoning regresaban con mayor riqueza en su sonido, con más majestuosidad y... ¿por qué no decirlo? Renovada inspiración.

Si tengo que recalcar algo especial respecto a este disco es que Summoning siguen siendo los mismos, los dioses del black metal épico. Puede que esta vez recorran un poco diferentes etapas de su carrera (dejando de lado el crudesco y salvaje Lugburz), pero con renovadas fuerzas, con un poco más de luz, gloria y variedad de sonidos. La oscuridad parece haber quedado algo atrás a pesar de que instrumentalmente siguen siendo idénticos en estilo, solo hay que ver esa portada en la que el sol quebranta las nubes e irrumpe en lo profundo del bosque, onírica y esperanzadora imagen. Protector y Silenius han vuelto, los bardos de la Tierra Media han regresado, y hay muchas gestas que cantar.

Sobre la recepción personal de este Old Mornings Dawn... Diré pues sobre él que en un principio se hace algo tibio, carente de ingenio, e (incluso en mi caso, que conseguí la edición con dos bonus tracks) también se hace largo. Hay que aclarar respecto a esto que eso no es más que un espejismo, una cortina de humo que se disipa en cuanto lo escuchas con algo de atención por segunda vez, es inevitable... acabas cayendo en la emotiva magia de las melodías y ritmos, las orquestaciones, la pronunciación de nuestros músicos y su temática Tolkieniana. No hay remedio... un fan de Summoning lo advertirá. Comenzamos.

En el inicio, unas voces envolventes en élfico al más puro estilo Galadriel inauguran Evernight, que evoluciona instrumental y marcial, con tambores, flautas y coros atmosféricos. El aura se crea rápidamente, y Flammifer prosigue esta obra con poder y sobriedad. La percusión suena sólida y las guitarras envolventes y Silenius luce sus shrieks entre el esponjoso manto de los teclados. Un águila alza su grito en el cielo y las trompetas de plata llegan gloriosas. Flammifer transcurre y nos lleva a la homónima Old Mornings Dawn, que comienza con aires reminiscentes de la era Dol Guldur, las voces corren a cargo de Silenius nuevamente, pero son completadas por Protector con unos coros tremendos. La poesía no decae de ninguna manera con el paso de los años ni con la inactividad, el lirismo de Summoning también está de vuelta para hacernos viajar y soñar. Épico tema este Old Mornings Dawn.

Tras apagarse el tercer track, llegamos a la bellísima The White Tower, que luce unas guitarras cálidas y unos tambores sensacionales que nos conducen a una flauta acompañada de violines. La melodía se torna emotiva, saltan las lágrimas con ella y Protector la interpreta intensamente, con una voz muy cercana a la de Demonaz en su proyecto en solitario. Nuevamente la letra se luce en demasía con delicadas palabras y referencias a Minas Tirith, y en especial a la torre blanca de Ecthelion y al árbol blanco. Seguramente es la mejor composición de este disco, en todos los aspectos. Luego, un violín resuena como si estuviéramos escuchando la banda sonora de una película, Caradhras nos sume en una pieza que en trazos generales tiene influencias folk-medievales aunque nunca sin perder ese sonido orgulloso y recargado típico de Summoning. La montaña más fría peligrosa de la Tierra Media es proseguida por Of Pale White Morns and Darkened Eves, que libera una fuerte percusión digna del Minas Morgul, las trompetas sobrevuelan en lo alto bajo las ondulantes guitarras, junto a las águilas de Manwë que nuevamente alzan su vuelo. Son unos arreglos muy al estilo Oath Bound, y es que por aquí se palpa de todo.

The Wandering Fire es una canción que continúa los mismos derroteros que la anterior, aunque tal vez más estática y onírica. Protector canta rodeado de la distorsión de sus propias guitarras, y no solo eso sino que además a lo largo del tema los arreglos orquestales van progresando y dando texturas variadas con una singular belleza. Teclados, flautas, cascabeles... lo que haga falta. Para finalizar (oficialmente) el disco, Earthshine nos muestra unas melodías casi típicas del Dauði baldrs de Burzum, hasta que estalla liberando toda su magnificencia. Una composición ambiental y espiritual, definitivamente Summoning lo volvieron a conseguir, y no hay quien tenga argumentos que blandir en contra de esta obra.

Las bonus tracks son The Darkening Of Valinor y With Fire And Sword; la primera es instrumental y posee unas guitarras crujientes, en la línea del resto del Old Mornings Dawn; solo se oye una voz en cierto momento del desenlace de la canción para aportar cierto toque distinguido a la vez que profético. La segunda bonus ya es nuevamente cantada por Protector, seguramente esté completamente compuesta por él, la batería suena muy a Ungolianth por cierto. Las melodías siguen siendo clásicas aunque se percibe personalidad en cada canción del disco, un punto muy importante a favor.

Acabado este álbum (con sus respectivos bonus tracks) uno puede terminar algo saturado porque ciertamente Summoning se marcaron cosa de una hora y cuarto de música, y esas dimensiones pueden espantar a cualquiera. De todos modos yo me quedaría con la versión sin material extra, se hace mucho más asequible y nos revela ya sin necesidad de material extra todo el potencial de los austriacos. No se puede despreciar un trabajo como este... de ningún modo. Old Mornings Dawn es de lo mejorcito que dio este año en el mundo de la música épica, que no os quepa la menor duda al respecto.

Parece que Summoning siguen en forma y listos para volver a las andadas, estoy ansioso por saber qué ocurrirá después de este discazo. ¿Se volverán más famosos todavía? ¿Volverán a meterse en sus guaridas a hibernar? ¿Seguirán sacando discos repitiendo la misma fórmula? Como suelo decir... el tiempo dirá. Pero por lo pronto creo que es correcto y muy juicioso adjudicar cuatro cuernos medio-altos a este Old Mornings Dawn, un 8,25 sobre diez. Protector y Silenius haciendo magia otra vez... son los hechiceros más interesantes del cotarro black épico, no existe palabra para definir esta clase de música.

Protector: guitarras, teclados, batería programada voz ( tracks 4, 7, 8, 10), coros ( track 3).
Silenius: teclados, bajo y voz (tracks 2, 3, 5 y 6).
Erika Szucs: voz (tracks 1 y 4).
David Says: voz hablada ( tracks 3 y 8).

Sello
Napalm Records