Suicidal Tendencies - The Art Of Rebellion

Enviado por Astbury el Jue, 09/04/2009 - 08:34
813

Para hablar de la renovadora propuesta que significó The Art of Rebellion en la carrera de esta agrupación, primero es necesario hablar un poco de su autor: “Suicidal Tendencies”.

Banda oriunda de Los Angeles cuyo homónimo debut de 1983 irrumpió en la escena con un marcado sonido hardcore punk, distribuido en 12 canciones que rara vez superan los 3 minutos. Cuatro años tardó su siguiente disco, “Join the Army”, en ver la luz. Un disco irregular, que sirvió de transición a lo que vendría.

Fue recién al año siguiente cuando lo metamorfosis se hizo mas marcada, y como no podía ser de otra manera si os digo año “1988” y ciudad “California”, Thrash es lo primero que se nos viene a la mente. Aparentemente Suicidal tampoco pudo escapar a esa tentación estilística, siendo su disco de ese año “How Will I Laugh Tomorrow When I Can't Even Smile Today?” y su siguiente “Lights...Camera...Revolution!” sus discos mas thrasheros (no son discos de 'puro' thrash metal, en el sentido mas ortodoxo del género, pero andan cerca!)

Asi es como llegamos a 1992, cuando The Art of Rebellion vería la luz. Estamos en presencia de un disco de género indefinido. Si bien las estructuras hardcore quedaron sepultadas en el pasado, todavía podemos percibir pinceladas thrashers en varios tracks. Pero esta obra es mucho más variada y experimental. Dejémoslo mejor como un disco de metal.

Una de sus principales características es el estilo vocal de Mike Muir, ahora mucho más melódico que aguerrido, lo cual se percibe a lo largo de todo el disco. Otra cualidad es la excelente labor de las dos guitarras, sobre todo por la cantidad de solos y arreglos que dotan a este trabajo de mucho mas feeling que caña, pero ambos de gran calidad. Me gusta cuando en un disco no hace falta esperar hasta la mitad de una canción para escuchar una buen solo, y en este arte de la rebelión los tenemos al inicio, al promediar las canciones y al finalizarlas. Punto a favor del disco !!.

Otro gran beneficiado de este giro compositivo es el gran Robert Trujillo, quien encuentra en este sonido más soft, un cómodo lugar para destacarse. Su bajo aquí no es un mero instrumento de relleno, sino que se constituye en la principal columna donde reposan muchas de las canciones. Este trabajo junto con su proyecto paralelo llamado Infectious Grooves (en el que tambien participa Muir), son una clara muestra de que Trujillo en Metallica es uno de los desperdicios musicales mas grandes en la historia del Heavy. Pero bueno, este tema es más para desarrollar en Death Magnetic que aquí.

¿Temas a destacar del disco? Muchos, muchísimos, empezando por el que abre este trabajo "Can't Stop", en el cual vamos a encontrar todos los condimentos antes mencionados. Una intro de calidos acordes con un sutil punteo de fondo y las notas de Trujillo que toman su propio camino hasta que comienza el thrashico riff principal. Y Mike Muir nos deleita con todo su repertorio vocal, alternando pasajes más melódicos con viejos recursos como el “recitar” la letra en vez de “cantarla”. Algo que también hace muy bien Mustaine!. Si a esto le sumamos un contundente estribillo de marcada batería y un buen solo final, estamos en presencia de un tema tan redondo como los añorados discos de vinilo.

Tampoco se pueden dejar de mencionar esos dos medios tiempos llamados "I´ll Hate You Better" y "Nobody Hears", uno mejor que otro. Un claro ejemplo del feeling mencionado previamente. Que buenos hachas tenía Suicidal, Mike Clark y Rocky George se complementaban a la perfección. Vaya uno saber porque no figuran nunca en ningún ranking, sobre todo el fenómeno de Rocky. Cuestión de marketing supongo.

Otro de mis preferidos es "Tap into the Power", donde un hipnótico bajo sumado a un seco y entrecortado riff principal incitan a un leve pero prolongado movimiento de headbanging. Y que me cuentan de "Which Way to Free?" y su slapping de bajo, joder que Robert maneja tan bien esta técnica como el mismísimo Flea de los RHCHP.

En plan de composición novedosa llega "Monopoly on Sorrow", de lo más comercial del disco, pero en el buen sentido del término. Tema pausado que combina guitarras eléctricas con acústicas y cuyo ritmo in crescendo explota al minuto 3:40.

Y para los más nostálgicos también hay tralla de la buena. Comenzando por "We Call This Mutha Revenge", en donde además podemos disfrutar de 3 muy buenos solos, al inicio, en la mitad y al cierre de la canción!! En este pelotón de temas cañeros no puede faltar "Gotta Kill Captain Stupid" y en menor medida "Accept My Sacrifice", esta última con unas líneas de bajo sin desperdicio, incluido ese pedal wah-wah del comienzo.

Mención aparte para las dos canciones que cierran esta obra: "It's Going Down" y "Where's the Truth?". La mezcla perfecta entre tralla y melodía. Las dos canciones me levantan mucho, pero Wheres the truth es perfecta, mejor manera de terminar el disco imposible

Para bajar un poco los decibeles y el fanatismo que me invaden por esta obra, voy a decir que el track 7 “I Wasn't Meant to Feel This / Asleep at the Wheel” no me convence del todo. Tema largo que nunca termina de despegar, quizás debido a que se trata más bien de dos canciones en una. Lo considero demasiado experimental, inclusive para este disco y para esta banda siempre adepta a la fusión de géneros. Aunque su segunda mitad tiene lo suyo!

En mi opinión, este disco cierra una clara etapa en la carrera de Suicidal Tendencies, la de discos de altísimo calibre. Junto con “How Will…” y “Lights Camera Revolution”, tres discos imprescindibles de finales de los 80 y principios de los 90.

Mi puntuación: 8.5 Astburys

Mike Muir: vocals
Rocky George: guitar
Mike Clark: guitar
Robert Trujillo: bass guitar
Josh Freese: drums

Sello
Epic