Su Ta Gar - Jaiotze Basatia

Enviado por berniwhiteriot el Jue, 12/10/2017 - 11:43
756

1.Begira
2.Sistematik Ihes
3.Mari
4.David eta Goliath
5.Jaiotze Basatia
6.Zure Atzetik
7.Oinazearen Indarra
8.Zure Aurrean Makurtzen Naiz
9.Etsi Gabe
10.Jo Ta Ke
11.Diruaren Esklabu
12.Haika Mutil

Álbum Completo

Su Ta Gar merecen por derecho propio su hueco en este nuestro querido Portal. No hay más, colegas, cuando llevas prácticamente partiéndote la cara por el metal tres décadas, siempre al pie del cañón y, a la postre, ofreciendo siempre material más que interesante pudiendo ser más o menos acertada la propuesta. Los guipuzcoanos son ya historia de nuestro rock, patrimonio del metal en tierras vascuences y cantando en un idioma tan complejo como es el euskera. Que sí, que no entendemos un comino, esto está claro.

Pero poco importa, al menos desde mi punto de vista. Nunca me he enganchado a una banda por las letras, esto es algo que, de propina, puede agrandar la fascinación de uno por un grupo, pero nunca debe ser un parámetro principal. Aquí venimos a hablar de música, y hoy encima de los heavys más speedicos de todo el puto País Vasco. Reconozco que uno aquí no es un erudito conocedor de la escena metálica euskalduna (más allá de algunas referencias de las que puedo disfrutar mucho), pues la verdad que de esas tierras siempre me suele llegar material orientado a otros rollos de tendencia punk y/o rock urbano. De ahí que Su Ta Gar me llame aún más la atención. Que de la cuna de grupos como Kortatu, La Polla Records, Eskorbuto, Hertzainak o Cicatriz nazca también (aunque cierto que a posteriori) una banda netamente metálica que consiga afincarse en la escena hasta el punto de llevar a sus espaldas nada más y nada menos que trece álbumes de estudio, es más que meritorio.

Pero calma, porque hoy nos vamos al origen de todo, al inicio de la leyenda. Nos remontamos al ya lejano 1991 para rescatar el que ya es un clásico en toda regla del metal patrio, aunque, como siempre pasa en este tipo de formaciones, no sé si esto se trata de un cumplido. Bien, como siempre suelo insistir, son terrenos pantanosos que no nos convienen, pero sí que les advierto que esto es lo que hay, podemos discrepar (o no) pero se tiene que respetar y, a partir de ahí, gozar de lo que realmente importa, este pedazo de debut.

“Jaiotze Basatia” es la primera entrega de la banda y, las cosas como son, el invento les sale fenomenal. Ojo, con esto no quiero decir que nos encontremos delante de una obra maestra ni nada por el estilo, aunque tampoco sería descabellado si alguien así lo piensa y lo siente. Este trabajo debemos enfocarlo como lo que es (o fue), una grata sorpresa para la parroquia metálica de una Euskadi cuya escena musical iba tradicionalmente por otros derroches y como ésta supo abrir nuevas fronteras en tal territorio de la mano de doce temazos que no tienen desperdicio alguno y que son himnos generacionales. Obra por cierto compuesta de la forma más entrañable posible, de ganar el concurso de bandas locales de turno a entrar a grabar en un estudio hecho y derecho y parir un álbum de lo más recomendable. Este tipo de cosas hoy en día son del todo imposibles, pero estaríamos abriendo aquí un debate que no nos ocupa, y al fin y al cabo por h o por b el mundo es tan, pero tan distinto, que sería una memez continuar el hilo.
Lo que no quita que la historia de Su Ta Gar sea romántica como pocas por este mismo hecho. Cuatro amigos de toda la vida, fans de Maiden, Helloween o Metallica, de pueblo, que deciden formar un grupo y, a la postre, cantar en su lengua materna (toda una declaración de intenciones pues con pocos hablantes cuenta) y que logran hacerse un hueco en la escena hasta convertirse en lo que son a día de hoy: una de las formaciones más constantes y respetables de nuestro rollo estatal. Chapeau por los de Eibar.

¿Y qué decir de la obra que hoy se nos postra ante nosotros? Pues bien, lejos de ser su mejor obra, pues con el tiempo fueron adquiriendo un nivel de elaboración compositiva superior, se trataría al fin y al cabo de la más icónica y representativa; de la que tiran más en los bolos, vaya. Y la verdad es que no es por menos. ¿Hace falta algún motivo extra para salir a la palestra a descargar trallazos como la inicial “Begira”, la speedica “Mari”, la grandilocuente “David eta Goliath”, el himno de himnos “Jo Ta Ke” o la preciosa y épica “Haika Mutil? Pues ya me perdonará el que discrepe, pero es que ante tal seminal repertorio son pocos los que pueden decir no. Puro despiporre al servicio del metal, una producción que al menos para el que les escribe es espectacular y unos Su Ta Gar absolutamente entrañables intentando emular a sus ídolos de la mejor forma posible.

Y para nada insinúo que esta obra suene a tal o cual formación. Pero a ver, la cosas como son; todas, absolutamente todas las formaciones cuentan con sus particulares influencias y, nuestros colegas vascos, no iban a ser la excepción. No hay problema alguno. Aunque también les diré que la banda cuenta al fin y al cabo con un sonido bastante característico. Claro que en este su señor debut aún solo se intuía, pero es innegable que aun siendo en este momento una banda de corte clásico tampoco vamos a negar que esta obra se antoja como un buen soplo de aire fresco para todos aquellos que puede que a día de hoy las tres formaciones que he citado de influencias más arriba ya poco les tengan que aportar (joder, como si su legado fuera poco…).

Dicho lo cual solo queda que ustedes, queridos lectores, echen el resto. Unos Su Ta Gar enérgicos como nunca, lejos de su mejor versión musical, compositiva y de propuesta en general (ese “Homo Sapiens?” de 2001 es sencillamente insuperable), pero que se dejan gustar mediante una apabullante selección de himnos que convierte a “Jaiotze Basatia” en una obra sin duda a tener en cuenta. No vinieron para cambiar el mundo, pero sin quererlo marcaron un antes y un después en un Euskadi que a partir de los guipuzcoanos fue despertando poco a poco su interés en nuestro querido metal hasta el punto de parir una escena autóctona en lengua vasca de lo más interesante. Qué decir de bandas como Idi Bihotz, Elbereth o los enormes Berri Txarrak, pues que sin la aparición de Su Ta Gar muy probablemente no hubiéramos podido gozar de sus diferentes propuestas que, sin lugar a dudas, merecen una escucha para todo aquel que guste de descubrir nuevas propuestas y nuevos horizontes para la música metal y el rock en general.

Nada más, colegas, apartamos politiqueos y sandeces varias para degustar como se merece este cojonudo álbum. Objetivamente obra de tres cuernos ingentes, pero ayer me dijeron que tal concepto no existía. Cuatro cuernazos de Satán para los los Judas Priest de Eibar, los putos Su Ta Gar.

JO TA KE IRABAZI ARTE

Aitor Gorosabel: Voz, guitarras
Xabi Bastida: Guitarras
Asier Osoro: Bajo
Borxa Arrillaga: Batería

Sello
Zarata