Stone Sour – Audio Secrecy

Enviado por TenzaZangetsu el Vie, 11/04/2014 - 15:53
3286

1. Audio Secrecy - 1:44
2. Mission Statement - 3:51
3. Digital (Did You Tell) - 4:01
4. Say You’ll Haunt Me - 4:25
5. Dying – 3:02
6. Let’s Be Honest - 3:45
7. Unfinished - 3:11
8. Hesitate - 4:17
9. Nylon 6/6 - 3:39
10. Miracles – 4:08
11. Pieces - 4:31
12. The Bitter End - 3:34
13. Imperfect - 4:23
14. Threadbare - 5:47

Sin ánimo de sonar como un aficionado desmedido, debo reconocer que los norteamericanos de Stone Sour han sabido hacerse un nicho en mi noble y ciertamente perturbador Heart Of Steel. Pero, fanatismos de lado, suelo ser ese tipo de personas que le da crédito al merecedor del mismo. Trato de no ver al trabajador pero al trabajo en sí. Por eso siempre diferencio la altanería innecesaria de unos Manowar para poder disfrutar su buena música. O con los primeros trabajos de Sepultura que son exquisitos para el amante de la brutalidad, a pesar de que su otrora líder, Max Cavalera, nunca ha sido santo de mi devoción. En fin; no soy un hombre de prejuicios. Que me digan que escuchar esto o aquello me hace un poser poco me importa. Mientras más creces, menos te importa los prejuicios de quienes te rodean. Así de simple.

Estos muchachos de Iowa lograron atraerme con su más que correcto debut pero fue con su segundo álbum (Come What(ever) May) y el poderoso directo que lo representó (Live In Moscow) que me convirtieron en un oyente más que interesado del combo. Me dejaron complacido y deseoso de más. Veía en ellos lo que estaba buscando en la escena Alternativa. Compromiso, ganas, melodía, intensidad y garra; Stone Sour lograba incorporar todos esos elementos. La otra banda de Taylor (vocalista) y Root (guitarrista), Slipknot, nunca ha significado mucho para mí y creo que aquí se ve el mejor lado de estos caballeros. Al menos, así lo veo yo.

Es fácil asumir que, luego de cuatro años de espera, su tercer álbum venía con mucha anticipación. El público quería escuchar algo bueno de los de Taylor y estos, como si fueran el bendito Mundial de fútbol, cumplieron al llegar a la marca de los cuatro años. Hombre, si son rígidos en ese aspecto. Audio Secrecy era el nombre y puedo decirles que estamos ante, una vez más, un giro de tuerca en el sonido de los americanos. El debut homónimo era de un talante más dura y depresiva; Come What(ever) May era ecléctico y lleno de vida pero, ¿cómo suena la tercera ofrenda “modernota” de los Stone Sour? Pues aún más melódica que antaño y tirando por derroteros más rockeros que metaleros. Es un álbum donde la intensidad baja considerablemente y se anuncia que la banda ya no está tan interesada –al menos en este trabajo- de pasarte por encima; ahora quieren atraparte con notas sutiles y vocales cristalinas. Eso es otro aspecto que es muy sensible: las vocales de Corey Taylor. Ahora ha dejado de usar gritos y guturales en pos de una entonación más agradable al oído y más accesible. Pero nada de lo que yo diga va a servir hasta que catemos el álbum, ¿no es así? Síganme, entonces. Ya hemos estado en este trayecto antes pero nos lo han cambiado. Ya no es tan oscuro o duro. Ahora se ha esclarecido y existe un leve toque de luminiscencia en el aire. Espero que no nos arruine la odisea.

El tema título es una melancólica introducción de piano por parte de Taylor pero una que termina, nos vemos arropados por el voraz manto de las guitarras en Mission Statement. Un trallazo duro, marca de la casa, pero con la voz de Corey algo distorsionada hasta que se llega al pre-estribillo y al coro mismo donde la estupenda voz del de Iowa se nota en todo su esplendor. Es un tema de lo más musculoso de la banda en cuanto a dureza de los riffs y Mayorga se mantiene ocupado en la canción –oigan ese cambio de ritmo que hace en el estribillo. Las guitarras se mantienen melódicas en los solos pero nunca abusan mucho de eso. Un despegue soberbio del álbum y que te hace saber que ahora hay un poco más de melodía pero es el mismo Stone Sour que hemos conocido en álbumes pasados. Bueno, sigan pensando así. Yo no puedo.

El primer tema cumplió con creces pero es con Digital cuando se comienza a denotar un cambió esencial en la banda: ya no hay tanta potencia. Sí, los riffs suenan pesados pero pareciera que no van a ningún lado. Las vocales de Taylor han dejado de lado los guturales o gritos pero aquí suena débil y que no puede surcar por encima de las guitarras sin sonar debilitado. El estribillo es débil y poppero, si me apuran. Es un ejemplo decepcionante de la banda. Tiene sus puntos buenos pero me deja algo nervioso con lo que voy a escuchar ahora. Diría que lo más resaltable son las melodías que Rand y Root hacen en el breve pasaje instrumental en las seis cuerdas.

Say You’ll Haunt Me me parece a los de Stone Sour jugando a ser The Cure pero más alegres y con mucha distorsión guitarrera. El estribillo es bueno pero muy juvenil; hecho más para quinceañeras que poco saben de música que para alguien que busca escuchar buen Rock o Metal. Creo que eso es lo más interesante de esta canción. Hombre, como han cambiado. ¿Dónde está la rabia? ¿El poder? Lo extraño. Dying es definitivamente un tema de Pop Rock que poco aporta a la movida. Sí, siempre he defendido a la banda y las vocales de Corey pero aquí suena francamente débil. Es una de esas canciones donde el sentimiento debe ser todo pero parece no encontrarlo para entonar esas letras como es debido. Entonces Rand y Root buscan salvar el invento con buenas secciones de guitarra (han mejorado considerablemente en comparación a álbumes pasados) pero no es suficiente, a mí parecer. Let’s Be Honest busca ser un poco diferente a lo que hemos escuchado hasta ahora pero solo se muestra aburrida. Ese es el mayor defecto del álbum: simplemente es aburrido. No hay muchas ganas y escucho a una banda que no se dedica tanto como otrora. Yo no les pido que hagan temas a lo Dream Theater con muchos detalles o cosas así; solo les pido ganas pero no parecen aportar eso.

Unfinished inicia molesta y pendenciera, como si quisiera recuperar el nivel. Debo decir que es lo mejor hasta ahora desde aquella genial Mission Statement. Buenas vocales y partes de guitarra te mantienen interesado pero luego notamos que existe un poco variedad entre las canciones. La estructura es clara y no hay lugar para una sorpresa. Hesitate es una baladita que trata de ser lo más lindo del mundo pero solo acaba siendo algo plástico y sin pasión. Quienes me están leyendo pensarán que soy un detractor de la banda pero no es el caso. Al contrario; gusto mucho de la banda pero tengo la suficiente coherencia para darme cuenta de que este trabajo parece estar hecho a los golpes y sin deseos de demostrar nada. Los noto apagados.

Una vez más, tratan de despertar el lado más pesado de la banda con Nylon 6/6 pero no parecen lograrlo, si me preguntan. Si en los dos primeros trabajos Taylor se cargaba el equipo al hombro y era el protagonista molón de la historia (un Indiana Jones rockero) ahora son Rand y Root quienes tratan de salvar la situación con sus partes guitarra pero no es suficiente. Algunas canciones –la gran mayoría, en realidad- inician fuerte pero luego se van diluyendo con mucha rapidez. Miracles muestra a la banda otra vez tratando de lograr esa balada Pop para mojar bragas, como dicen en España. Si en la reseña de Come What(ever) May defendí a la canción Through Glass, aquí debo señalar que ninguna de las baladas aquí presentes le llegan a esa pieza ni mucho menos a Bother del debut. Es, simplemente, normal. Y eso tal vez sea el mayor defecto. No hay deseos de erigirse como algo único en la escena. Triste.

Pieces me parece un tema de lo más normalito de la banda y pasa sin pena ni gloria con su estilo de medio tiempo con leves tintes de balada. Una suerte de power ballad moderna, si me preguntan. La cosa mejora y mucho con la que es simplemente la mejor canción de todo el álbum: The Bitter End. Esto es Stone Sour, señores. Riffs potentes y llenos de vida con Taylor en plan estelar como nunca en el álbum. Aquí se les ve como un pez en el agua y eso se agradece. Recuperan el empuje y la garra para probar que aún tenían algo de colmillo. El estribillo es fenomenal y aquí si se nota el sentimiento del voceras a la hora entonar esas líneas. Una canción que ha escalado como una de mis predilectas del grupo y que demuestra una dirección musical interesante: metalera pero con buenas melodías y alcanzando sentimientos sin tener que sonar suavecitos. La canción por la que vale escuchar el álbum –aunque no creo que sea lo más idílico para ustedes así que solo busquen el enlace en el listado.

Luego de ese temazo, yo esperaba que lanzaran algo igual en cuanto a estilo y terminar el álbum con una nota alta, ¿verdad? Bueno, debo decir que Imperfect me recuerda a la canción de Extreme que los llevó a la fama, More Than Words. Solo que esta no están buena (bueno, la original tampoco pero me gusta más). Pasable y aburrida como esa mujer que no se arriesga a nada raro en la cama. Lo sé, es así de aburrido. ¿Qué es Threadbare, la canción que acaba esta decepción de álbum? Otra maldita balada. Yo me pregunto, ¿cómo habrá sido la creación de este álbum? Creo que fue algo así:

Corey: hey, Jim, ¿Qué quieres hacer con este trabajo?

Root: ché, no sé, Corey -en mi mente, Root habla como un argentino-. ¿Qué tal si metemos cuatro o cinco baladas y el resto como un bodrio intragable?

Corey: me gusta, me gusta. Y claro nada de eso… esa cosa que hacen con las guitarras que el público odia… ¿cómo se llama?

Root: ¿tocar bien?

Corey: ¡Exacto! Dejemos eso de lado.

Más o menos así. Tiene sentido para mí. Bueno, así termina el Audio Secrecy. Realmente, me parece un álbum bastante mediocre. Destaco Mission Statement y The Bitter End como lo mejorcito del trabajo pero el resto me parece decepcionante. Hay quienes diferirán de mi perspectiva y eso se los respeto. Ya sería el colmo si todos estuviéramos de acuerdo. A mi parecer, la banda estaba pasando por un periodo de transición y estaban adoptando costumbres musicales que aún no habían amaestrado. Ahora, eso no es excusa para justificar el trabajillo que nos acaban de entregar. Un decremento de nivel cuasi obsceno.

Videos oficiales del álbum: Say You'll Haunt Me, Say You'll Haunt Me y Digital (Did You Tell).

Dos cuernos (medios) para Audio Secrecy. Un álbum, simple y llanamente, aburrido.

• Corey Taylor − Vocales, guitarra, piano, solo de guitarra en Pieces
• James Root − Guitarra, teclados
• Josh Rand − Guitarra
• Shawn Economaki − Bajo
• Roy Mayorga – Batería, percusión, piano en Say You'll Haunt Me y Nylon 6/6

Sello
Roadrunner Records