Steven Wilson - Hand. Cannot. Erase.

Enviado por Gong est Mort el Dom, 14/01/2018 - 18:05
4080

1. "First Regret" (instrumental) 2:01
2. "3 Years Older" 10:18
3. "Hand Cannot Erase" 4:17
4. "Perfect Life" 4:46
5. "Routine" 8:58
6. "Home Invasion" 6:24
7. "Regret #9" (instrumental) 5:00
8. "Transience" 2:43
9. "Ancestral" 13:30
10. "Happy Returns" 6:00
11. "Ascendant Here On..." (instrumental) 1:54

https://www.youtube.com/watch?v=kaWPDIDA-cs

Cuando yo era mucho más joven, que ahora vivo a tope con 25 años, me decante por la música más furiosa y deprimente que era capaz de encontrar fue por ello que a mis manos llegaron trabajos de Megadeth, Nightwish y Within Temptation hasta que cierto halo gótico se apodero de mi aquellos decadentes y lejanos años sin embargo aún no he podido desligarme de cierta nostalgia inherente en mi forma de ser y muy posiblemente fue por ello que cuando escuche el Hand. Cannot. Erase. de Steven Wilson lo halle tan personal y desolador (en ciertos aspectos) que fácilmente le cogí un cariño increíble.

Wilson, cuya obra siempre se ha caracterizado por ser una constante oda a la tristeza (La primera vez que le vi sonreír fue en el video de “Permanating” de To The Bone y fue casi tan surrealista como ver a un payaso llorando) alcanzo un nuevo nivel inspirándose en la historia de una desafortunada mujer que pereció de manera trágica y que lastimosamente nadie extraño hasta tres años después luego de su deceso cuando encontraron su inerte cuerpo a lado de algunos regalos de navidad que estaba empaquetando antes de… palmarla.

Joyce Vincent era una persona común, joven, guapa y contaba con un nutrido grupo de amigos aunque los últimos meses de su vida fue víctima de una profunda depresión pero hasta cierto punto las circunstancias Post-Mortem en la que se vio envuelta y el revuelo mediático que alcanzo su caso hace que me pregunte ¿Si mañana alguno de nosotros no estuviese en el plano mortal alguien nos extrañaría?

No me digáis que solo somos unos granos de arena en una esquina del extenso universo que me gustaría conservar la idea de que soy más importante que ello, que de alguna manera toda mi vida cuenta con un significado concreto pero venga que a nadie le gusta pensar en la muerte y yo luego de leer tan trágico caso no hago más que hacer una lista mental de las personas que asistirían a mi entierro a pesar de mi juventud.

A Mr. Wilson le paso algo similar pues el peculiar músico británico es ampliamente reconocido por ser un un adicto al trabajo sin espacios para familia, relaciones externas, otro tipo de compromisos y con una amplia serie de proyectos el mismo llego a la conclusión de que si el no fuera relativamente famoso muy posiblemente correría con la misma suerte que Vincent.

Hand. Cannot. Erase. Se inspiró hasta cierto punto en la vida de la desafortunada historia de la joven además de un tema recurrente desde algún tiempo en Steven, la deshumanización de la sociedad, apatía, soledad… Y si, nos encontramos ante un disco conceptual que podríamos catalogar como una extensa suite de 65 minutos y que recomiendo encarecidamente escuchar de principio a fin pues de no hacerlo la placa pierde bastante coherencia.
Sobre el sonido de este compacto podríamos decir que es un trabajo de rock progresivo con algunos destellos de música electrónica (No temáis que no hay espacio para el EDM) e incluso Art Rock.

El tema que apertura el disco es “First Regret” una pieza bastante breve que sirve de introducción ante esta magna obra y que de paso antecede de gran manera a “3 Years Older”, una composición de poco más de 10 minutos que cuenta con unos primeros minutos con notorias reminiscencias Rush y su “Hemispheres” hasta que llega la voz de Steven irrumpen secciones semi-acústicas y un estribillo que de manera calma y con el dinamismo adecuado podría colar en algunas estaciones de rock and roll clásico y ser catapultada como un Art Rock/AOR (En las partes cantadas y más suaves) eso sí, sin mencionar las secciones instrumentales casi hard rockeras pero ya sabeis como funciona todo eso del prog ¿no? Secciones opuestas que se suceden una tras otra.

Una intro molona nos da la bienvenida para el tercer tema de este magnífico álbum y es la pista que le da nombre a este disco “Hand Cannot Erase” que de manera sistemática suena más accesible que el tema antecesor y que de manera acertadísima seria incluido en el recopilatorio “Transience” y cuidado aquí que es cuando la música del ex líder de Porcupine Tree empieza a coquetear de manera peligrosa con el Art Pop que desarrollaría de manera un tanto polémica en “To The Bone”.

El inicio de “Perfect Life” es un poco más minimalista y cuenta con un pequeño monologo a cargo de la genial Katherine Jenkins, he de deducir que la letra aborda el tema del olvido que de la manera más natural posible le dedicamos a las demás personas casi sin darnos cuenta, luego de aquella pequeña seccion hablada la pista empieza a adquirir un matiz mucho preciosista que va en aumento conforme pasan los segundos.

A manera de sencillo “Routine” es un tema tan rompe-corazones que en un concierto Wilson admitió que su manager le comento que era la composición más “rompecorazones” que había escuchado en su vida, con un contenido lirico que versa sobre la superación de las pérdidas que sufrimos por medio de las planas e incoherentes rutinas y es que posiblemente el estar ocupados nos mantenga alejados de determinados pensamientos, alejarnos un poco del foso y hacer como si todo estuviera bien, las secciones que transcurren a lo largo del tema son relativamente sombrías.

Por cierto la voz de Ninet Tayeb ofrece un asombroso matiz que va a la perfección con algunos de los momentos más desgarradores del disco, tanto musical como en la letra. El clímax llega con un estruendoso grito de desesperación que da lugar a una sección de ¿“esperanza”?

La reminiscencia Porcupine Tree llega con “Home Invasion” de cierto halo prog metalero que se extiende por aproximadamente 3 minutos y que da lugar a un Wilson cantando sobre la evasión de la realidad mediante el uso del internet, aquel hermoso lugar en donde encuentras todo cuanto necesites salvo calor humano el tema se funde con “Regret 9” un extenso solo de guitarra, de aquellos que ya no se hacen, cortesía del genial Guthrie Govan.

Llega “Transcience”, una pieza preciosa pero cuya relevancia es casi nula pues no aporta demasiado a esta ambiciosa obra con sus escasos 3 minutos (Aunque parecen menos)

La parte más floja del disco llega con su tema más largo: “Ancestral” una pista que busca re-validarse a sí misma y a sus intérpretes mediante una amplia paleta de influencias, cambios de ritmo y secciones que se alargan hasta decir basta.

Entre toda esa ambición surge el tema más pop de Steven hasta ese momento: “Happy Returns” que hace uso de algunas secciones que vimos en las primeras partes y marca una recreación de los últimos minutos de Joyce Vincent.
Ascendant On Here marca el outro de Hand. Cannot. Erase. Como si todo se alejase de nosotros hasta quedarnos en absoluto silencio.

En retrospectiva podríamos argumentar que es el trabajo más Steven Wilson de Wilson pues deja de ser una extensión e influencia de sus artistas predilectos y crea un sonido propio, no como el “The Raven That Refused…” que le debía más a King Crimson y la trilogía de los 70s que a sus proyectos anteriores, sobre Steven os puedo decir que puede ser muy repetitivo y plagiador pero que en ciertas partes de su carrera ha sido capaz de crear trabajos dignísimos que le han colocado como el rey indiscutible del Prog en estas últimas décadas y tenemos que reconocer que a pesar de todo no ha caído en baches sin fondo y que nos hagan arrugar la frente, aunque quizás un poquillo en “To The Bone” (Disco que me gustaría destrozar… Digo reseñar) cuando pretendió hacer de Peter Gabriel y equipararse a leyendas como Talk Talk y Kate Bush.

A Hand. Cannot. Erase. A pesar de todo el cariño que le guardo le asigno un 7.5/10 lo que en el portal y redondeando la cifra llegarían a ser 4 cuernazos.

Steven Wilson – lead vocals, mellotron (tracks 1–10), keyboards (tracks 1, 2, 4, 6, 7 and 8), guitars (tracks 2–10), bass (tracks 1, 2 and 5–7), banjo (track 7), hammered dulcimer (track 9), programming (tracks 1–5, 9 and 10), shaker (tracks 3, 5 and 6), effects (tracks 1, 2, 4, 5 and 9–11)
Guthrie Govan – guitar (tracks 1, 2, 6, 7, 9 and 10), lead guitar (tracks 5 and 7)
Nick Beggs – bass (tracks 3 and 9), Chapman Stick (tracks 4, 6, 7 and 10), backing vocals (tracks 2, 4–6, 9 and 10)
Adam Holzman – piano (tracks 1–3, 5–7 and 9–11), Hammond organ (tracks 1–3, 5–7, 9 and 10), celesta (tracks 3, 5 and 9), Fender Rhodes (tracks 3, 4, 6 and 9), Wurlitzer (track 7), Moog Voyager synthesizer (track 7)
Marco Minnemann – drums (tracks 2–7 and 9)

Sello
Kscope