Skelator - Agents of Power

Enviado por Hawkmoon el Lun, 15/07/2013 - 18:06
3005

1. Agents of Power
2. Gates of Thorbardin
3. Dream Dictator
4. Rhythm of the Chain
5. Overture
6. Elric: The Dragon Prince
7. Pulsing Cavern
8. Stormbringer and Mournblade
9. The Young Kingdoms
10. The Dark Tower
11. Cymoril
12. Rubble and Ash
13. Fate, the Dreadful Curse
14. Elric: The Kinslayer
15. Bane of the Black Sword
16. Outro

Me pierde todo lo relacionado con el puto Elric de Melnibone. A lo treceañera con el puto Bieber, vamos. Algo ridículo.

Desde hace muchos años, demasiados, colecciono todo lo que puedo sobre el emperador albino. Que si cómics, que si juegos de mesa, que si discos metalosos, que si réplicas de la puta Tormentosa y la Enlutada, que si miniaturas... lo que sea.

Michael Moorcock, el escritor británico, me cambió la vida, me condenó al flipe eterno por las doctrinas del caos, la reencarnación, el dolor, los dioses cabrones y demás movidejas bizarro-hippiescas... y lo pago comiéndome cualquier coseja que lleve al puto prota de "Stormbringer" o "Marinero de los Mares del Destino" en portada.

Buen disco, trabajo medio o mierda sin derecho a la vida. Lo que sea. Si tiene a Elric (o a Hawkmoon o a Corum), ahí cerca andaré yo. Un gili, colega... pero no puedo cambiar a estas alturas. Me compraría un disco de Edguy (la banda que ningún metalero debería de comprar) si le dedicasen ni que fuese una intro a sus movidas astrales.

Los americanos Skelator, practicantes de un Heavy-Power-Speed riffero y revuelve-tumbas, con vocalista agudo-nasal (ochenterismo forever) y enorme fervor y lealtad por el material de gente como Omen, los primeros Manowar, Running Wild, Pegazus, Jag Panzer o Agent Steel, editan su tercer trabajo y, ala, casi enterito (los primeros cuatro temas son únicamente Heavy Metal hímnico, sin aura conceptualoide), dedicadote al mendas de la greña blanca y mirada carmesí.

Fácil. Heavy y Elric. No diré que no.

Veremos qué pasa.

La portada, ya de primeras, de acojone. Puntico de regalo que se se llevan los de Washington. Desde la del "Paradise Lost" de Cirith Ungol no veía a un Elric tan molón, y eso que los "power-macarroni" de Domine siempre se las han currado. Buscando la camiseta.

Una cabalgada polvoriento-riffera, como de 1984, y seguida de un agudote de cierto nivel, abre la veda y nos cae el temita-título encima. Un caballo plateado, con alas y todo, que nos zarandea, nos arrastra por el sendero de los no-trues y nos eleva... para que nos estimbemos contra el asfalto por nenazas. Mucho ataque solista, mucho rollete Maiden-Agent Steel a toda mecha, mucha New Wave, y toneladas de amor por lo que se sirvió décadas atrás. Producción mejorable, pero ideal para lo que Skelator pretenden conseguir. El viaje al pasado, a la sacra era del Metal, se completa. Vocalista que suda sangre e instrumentistas que cagan clavos. Mola.

"Gates of Thorbardin", "Dream Dictator" y "Rhythm of the Chain" (adictiva y festiva, onda Priest), creaciones que no son más que clones, pero tan molones, y de una era que tanto me enamora, que no puedo dejar de mover el puto cabezón. Tienen momentos a lo Metal Church, a lo Priest setenteros, a lo Maiden enrabietados, a los Helstar, a los Helloween pre-Kiske. Disfrutando de lo lindo, vamos.

Llega lo serio: Elric. Atentos ahora.

La intro a la movida, normal, y aparece en escena "Elric: The Dragon Prince", que mantiene buen pulso, que resulta atmosférica (y que quiere sonar a material del "Sign of the Hammer"), y trás la que desfilan "Pulsing Cavern", "Stormbringer and Mournblade" (maiden-cipotona), "The Young Kingdoms", "The Dark Tower" (Helstar + Helloween ´85), "Cymoril" (la baladeja, "acústico-waltdisneyniana", moñas como ella sola... pero con algo que te llega), "Rubble and Ash" (mi predilecta, la más thrashero-desafiante), "Fate, the Dreadful Curse" y "Elric: The Kinslayer", odas al Power, cantos llenos de poder, que te meten, y bien, las pilitas por el ojete. Doble bombo, alarido de calidad (bebe de todos los grandes...aunque no llega a ninguno) y guitarreo del que se clava, del que agrieta el coco. Doble ataque de guitarra, a lo Maiden o Helloween, y a darle al buen Metal. Espíritu true ciento por ciento.

"Bane of the Black Sword", que da lo mismito que todo lo demás que ya hemos vivído, aunque no por ello disfrutas menos, cierra la obra. El solista se esmera más y todos ponen cara de más malos. Un "Ride the Sky" baratero para los que empiezan ahora. Y con encanto.

Una outro y para casa. Se acabó lo que se daba. Elric la lía parda y muere hasta el apuntador.

Un disco nada original, al que le sobran algunos tracks y tanta palabrería entre guerra sónica, pero que se disfruta si no le pides ya obras maestras al estilo.

Amante del Power-Speed añejo y ochentero, aquí tienes a otros que luchan por tu causa.

3 cuernos (medio-altos) para Skelator.

Mú majetes, con alma de puro metalhead.

Jason Conde-Houston: Voz
Robbie Houston: Guitarra
Rob Steinway: Guitarra
Zach Palmer: Bajo
Patrick Seick: Batería

Sello
Metal on Metal Records