Sirenia - Perils of the Deep Blue

Enviado por Vesper Lynd el Mar, 04/05/2021 - 21:01
4714

1.“Ducere me in Lucem” - 03:33
2.“Seven Widows Weep” - 06:57
3.“My Destiny Coming to Pass” - 05:16
4.“Ditt endelikt” - 06:10
5. “Cold Caress” - 05:57
6.“Darkling” - 05:35
7.“Decadence” - 04:58
8.“Stille kom døden” - 12:42
9.“The Funeral March” - 05:34
10.“Profound Scars” - 06:09
11.“A Blizzard Is Storming” - 04:53
12."Chains" (bonus track) - 4:27
13."Blue Colleen" (bonus track) - 5:04
14.“Once a Star” (bonus track) - 5:14

Disco Completo

Sirenia no es un grupo fácil de escuchar y mucho menos de reseñar. La banda de Morten Veland nunca pudo alcanzar el estatus magno de Tristania, en el gothic metal o el de Epica y Nightwish, en el sinfónico. Es un grupo que destaca por su inestabilidad en cuanto a las vocalistas, discografía irregular (la mayoría de sus álbumes no dan la talla y recibieron malas críticas) y calidad compositiva escasa y cuestionable. La cuestión es que hay que rastrear con lupa los LP que valen la pena en su catálogo y éste, junto a “Nine Destinies and a Downfall” y “The 13th Floor”, es uno de ellos.

Desde que la española Aylin Giménez ingresó a la banda, habían repuntado bastante, con el accesible y comercial “The 13th Floor” que si bien no es una maravilla se disfruta y es una placa correcta y aceptable. Después bajaron el listón con “The Enigma of Life”, al que la crítica destrozó y no por culpa de Aylin, precisamente, sino que es el noruego el que compone todas las letras y la música de Sirenia.

Hace poco me enteré que la española, antes de grabar “Perils of the Deep Blue”, comenzó a buscar por Internet que opinaban los fans sobre la banda y le comentó a Veland que debían tomar un nuevo rumbo: los oyentes consideraban que Sirenia no era lo suficientemente metalero y tampoco demasiado pop, estaba en un punto intermedio y por eso no les convencía la música. Entonces propuso ocuparse de sus líneas vocales y Morten recapacitó, se quemó las pestañas componiendo y decidió grabar un disco que contentara a los admiradores, más pesado, gótico y guitarrero, “Perils…” es un milagro y una perla escondida dentro de la irregular discografía de la banda noruega, de los pocos álbumes que cosechó el beneplácito de la crítica.

El primer tema es “Ducere me in Lucem”, la introducción con canto lírico y orquestación incluidos, una pieza exquisita. Luego continúa el single: “Seven Widows Weep”, que arranca con los coros grandilocuentes y las guitarras eléctricas, además de un dueto entre Veland, que utiliza la voz gutural y Aylin, que demuestra una técnica muy superior a la de los álbumes anteriores. Igual sigue teniendo ese timbre dulce, suave y hermoso que me cautivó desde la primera vez que la oí.

“My Destiny Coming to Pass” es un tema de metal sinfónico puro, guitarrero y pesado, donde destacan los teclados, los coros y la orquesta. A continuación, “Ditt endelikt”, que es un medio tiempo cantado en noruego por un vocalista masculino, Joakim Naems y suena bastante bien porque es original y exótico, la cantante aporta algunas estrofas en castellano.

Aparece otro tema cantado en noruego, “Stille kom døden” , de 12 minutos de duración y la mejor canción de todo el disco. El track recupera la esencia gótica de antaño y Aylin hasta se atreve a utilizar el canto operístico, teniendo en cuenta que participó en un coro para mejorar su desempeño a las voces. Además, que el Sirenian Choir y las orquestaciones le suman muchos puntos.

Por su parte, “A Blizzard Is Storming” es la última canción de la edición estándar, gothic metal bien logrado, con una sólida base instrumental, pegadizo y con un buen estribillo. Hay tres bonus tracks: “Chains” , con una melodía hipnótica en las guitarras, más cercano a Within Temptation o Nightwish; “Blue Colleen”, cañero y guitarrero, con una interpretación deslumbrante de parte de Aylin y “Once a Star”, que podría haber sido un single, entretenido y pegadizo.

“Perils of a Deep Blue” es un disco de muy buena calidad, el mejor de Sirenia en su etapa sinfónica y de la “era Aylin”. Veland la expulsó de la banda en el 2016 y fue reemplazada por Emmanuelle Zoldan, la corista, cantante de ópera profesional, que había participado en la grabación de los LP anteriores del grupo, inclusive éste. Este hecho provocó la furia de algunos fanáticos, que se habían encariñado con la vocalista española, que fue la que mayor cantidad de años estuvo en Sirenia.

Después de estos polémicos sucesos, Aylin formó su propia banda, Her Chariot Awaits, con la que no tuvo gran repercusión y desde el 2020 está confirmado que es la vocalista oficial de la banda noruega de gothic metal Trial of Tears, lo cual me alegra muchísimo. Varios fans la extrañan en Sirenia porque consideran que la nueva cantante, si bien es superior en técnica, no tiene su carisma.

La verdad es que este disco, “Perils of a Deep Blue” , me sorprendió mucho, ya que la discografía de Sirenia no es para tirar cohetes, pero Veland se mostró muy inspirado y logró sacar su mejor álbum en años. Buenas canciones, sólidas, con una Aylin desplegando una técnica superior, hasta se anima al canto lírico. Metal sinfónico/gótico entretenido, bien ejecutado, creativo y con una instrumentación más que decente, un disco sumamente recomendable de una banda con una historia compleja y que aún sufre tantos altibajos como Sirenia.

Puntuación: 8/10.

Morten Veland - Voz gutural, guitarra, bajo, teclados, piano, instrumentos celtas
Ailyn (Pilar Giménez García) – Voz femenina

Sirenian Choir (coro)

Damien Surian - Voz
Mathieu Landry - Voz
Emmanuelle Zoldan - Voz
Emilie Bernou - Voz
Joakim Næss - Voz (limpia) (track 4)

Sello
Nuclear Blast