Sex Museum - Thee Fabulous Furry

Enviado por El Marqués el Jue, 17/01/2013 - 02:19
2807

1. Time Wasted
2. Fabulous & Furry
3. Get on To
4. Dark Jalapas (In the Sky)
5. Get Radical
6. Tabata´s Song
7. Big Sun
8. Summer Child
9. What´s Gone Wrong
10. Mishu & Jatif
11. Friends
12. Two Sisters
13. Harmony in my Head
14. Voodoo House
15. You
16. Where I Belong
17. I´m Moving
18. Independence

Bien, vamos a ver. Sex Museum. Y todos nuestros astros heavys nacionales, que los hemos tenido a docenas, quejándose de la dureza del día a día en este negocio. Muy bien. Pues no toques Heavy Metal. Demuestra que bebes de otras fuentes, que estás impregnado de otros estilos, que por tus venas corre la sangre de Angus Young o Ian Gillan, pero también la de un Randy California, un Ray Manzarek, un Thijs Van Leer, y que te puedes lucir actualizando el legado de todos ellos.

Aléjate de cualquier estilo catalogado por los que no saben mucho de esto. El que sí sabe, siquiera un poquito, va a alucinar con vuestra recreación del estilo de los primeros Purple, de The Doors, de Iron Butterfly, de cualquiera de las grandes bandas del Hard de los 70. Y encima sois cercanos. Y se os puede ver pinchando vinilos de Neil Young en el 24, y en otros garitos de Malasaña. Y el guitarrista Fernando Pardo tiene el buen gusto y la inteligencia de ser del Atleti. Y Marta es la artista más sugerente que ha pisado un escenario en el foro. No necesita ni levantarse del teclado, que maneja con la soltura de un joven Jon Lord, para tenernos a todos embobados.

Dentro de la extensa trayectoria de la veterana banda madrileña ha habido de todo. Sex Museum es uno de esos grupos de los que uno ha de conseguir cualquier grabación que lleve su logo impreso en la portada. Rock capacitado para llevar con orgullo cualquier apellido que le queramos añadir, músicos en que la mayoría no va a reparar si se cruza con ellos por la calle, pero con un curriculum que despierta admiración y celos en cualquiera que de verdad esté metido en esto. Palabras como autenticidad se les quedan muy pequeñas.

Y este "Thee Fabulous Furry", que no es su mejor trabajo -para eso yo me lanzaría a bucear en los surcos de "Sum", "Sonic", "Sparks", "Nature´s Way", hasta el más reciente "United"-, pero sí fue mi llave de entrada al reino de los riffs psicodélicos y los aromas purpleianos revestidos de actitud garagera. Los diez primeros temas se registraron con la banda tocando en directo sin público en el escenario de la Sala Revólver, entre los barrios de Moncloa y Chamberí, sobre unas tablas donde entre los 80 y los 90 actuó lo más auténtico del panorama Underground nacional e internacional. Y no tan Underground. El 15 de febrero del 92, unos tales Pearl Jam presentaron allí un disco llamado "Ten", normalito él, poco relevante en la historia del Rock de las tres últimas décadas.

Y las pistas 11 a 18 recogen a Sex Museum actuando en un pase en vivo, con todo el calor, la excitación e imperfección, como ellos mismos admitían en las notas interiores del libreto, del directo. La primera parte puede resultar algo difícil de digerir. No son los temas con más gancho del mundo, aunque esa posible falta de acierto compositivo se ve suplida por una personalidad, y un interés en hacer lo que realmente sienten, desbordante. Con todo, se lucen en "Time Wasted", y en las dos últimas, la rápida "What´s Gone Wrong", y esa genial "Mishu & Jatif", potente y cargada de oficio.

Pero la adrenalina sube de verdad, y nos lleva a niveles de locura, con la parte grabada con público en directo, desde esa entrada con olor a pólvora capitaneada por el elegantísimo y vibrante Hammond de Marta Ruiz, en la espléndida "Friends", hasta sus clásicas "Where I Belong", una jam impresionante, "I´m Moving", o "Independence", con que despiden. Antes nos han entusiasmado con la sensacional "Two Sisters", y el "Harmony in my Head" de los punkies ingleses The Buzzcocks.

Maravillosa banda, para disfrutar principalmente en directo. Siempre les he podido ver en ocasiones muy especiales. La primera vez fue en el Festimad 96 en Móstoles, y puedo afirmar que su concierto fue mejor que el de los cabezas de cartel, unos RATM, Cypress Hill y Smashing Pumpkins que se encontraban en la cresta de la ola. También abrieron para Whitesnake en la Cubierta de Leganés en 2004, y a buen seguro que Coverdale tomó nota de la clase del quinteto.

Otra vez, tocaron en Vitoria sobre las cuatro de la tarde, y Miguel Pardo explicó que les habían dejado muy poco tiempo, que tenían que ir tan rápido que se habían visto obligados a fundir dos canciones, y ni cortos ni perezosos, se lanzaron a versionar el "No Sleep til´Brooklyn" de Beastie Boys sobre la estructura de "Smoke on the Water". Para estos tíos el Rock and Roll nunca ha tenido secretos.

Pero si algo recuerdo de manera especial fue su concierto en el Playa Club de Riazor, La Coruña, en el invierno de 2001. Yo vivía en Vigo con unos compañeros de trabajo. Uno de ellos tenía a su novia en el piso, y las cosas no marchaban muy bien. Recorrí aquellos ciento y pico kilómetros entre ambas ciudades, disfruté con Sex Museum una vez más, y regresé al piso de madrugada. La pareja estaba discutiendo, y escuché un portazo. Al amanecer del día siguiente, Saúl dormía en el sofá del salón, Noelia había desaparecido, y ya no volvimos a verla más.

Tengo aquellas vivencias asociadas con la música de Sex Museum, y no se trata de una alianza extraña. Era la vida misma, con todas sus excitantes emociones, sus tropiezos, su intensidad, sus subidas y bajadas, y, en definitiva, su capacidad para hacernos sentir.

Miguel Pardo: Voz
Fernando Pardo: Guitarra
Marta Ruiz: Teclados
Pablo Rodas: Bajo
Jose Bruno: Batería y Percusión

Sello
Animal