Seven Witches - Call Upon the Wicked

Enviado por Hawkmoon el Mié, 28/11/2012 - 16:09
2143

1. Fields of Fire
2. Lilith
3. Call Upon the Wicked
4. Ragnarok
5. End of Days
6. Mind Games
7. Harlot of Troy
8. Eyes of Flame
9. White Room (versión de Cream)

La criatura, el bebé, el proyectito mega-molón del tito Jack Frost (Metalium, Savatage), ya va acumulando su historia, su buena discografía.

"Call Upon the Wicked", octavo trabajazo, nene... Jack, todo un currante.

A doce años del debut, ocho discos de puta madre, trabajotes cargadotes con altas dosis de técnica y carisma, movidas muy Priest-Savatage, que enamoran a primera escucha.

Heavy Metal auténtico, joder, el que sale del equipo de música cuando les das cerilla a cualquier temita de la banda. Energia y melodia. Tinieblas y pura épica.

Nunca, cante quien cante (Wade Black, Bobby Lucas, Alan Tecchio o el cojonudote James Rivera), toque quien toque decepcionan.

Frost, emisario del sonido Seven Witches, algo así como el Harris, el DeMaio o el Ulrich del combete americano, cuida de su retoño con esmero. No siempre se pare una banda de Heavy Metal casi perfecta. Y hay que evitar que la cosa se oxide, y a toda costa.

Paso de comentar la portada. Es feota de cojones. Además, y no es por ofender al artista, me hace reir. Y de lo lindo. Eso sí, también influye el hecho de que la prota, por llamar de alguna manera al espantajo que nos mira directamente, se parece a una profe que tenía en el instituto. Imaginad, me veo a la cabrona de Mates, echándome del aula (para variar), mientras me flipo con el buen Metal de los de Frost. Ni hablar. No mola un pelo. Cerrando los ojos y abriendo los orejones... que es gerundio. Así se vive mejor.

Sin gilipolleces, chatín. Llega la hora de la bruja. Y, atento, pues vienen siete. Ya puedes estar hecho un buen Solomon Kane, colega... o acabarás en una cazuela, compartiendo vapores con ancas de rana y alas de murciélago.

"Fields of Fire", que es la que carga con la antorcha de la inauguración, cuenta con un James Rivera (ex-Helstar, ex-Vicious Rumors, ex-Agent Steel...casi ná) soberbio, que vuelve a hacerse con el micrófono trás la espantada de Alan Tecchio y que conforma así su trilogía matadora a bordo de los Witches ("Passage to the Other Side" y "Year of the Witch" fueron solamente el comienzo de su "Padrino" metaloso), demuestra su maestría, su técnica, su nivelón "halfordista", mientras el resto, lanzados, metidos en plena onda Priest-Groove-arabesca, y con bastante de Agent Steel, se machacan y nos machacan. Vozarrón y poderosas guitarras. No vamos mal.

"Lilith" (con un trabajo genial del tito Frost) y "Call upon the Wicked", rockero-vacilona, muy N.W.O.B.H.M, y, a la vez, muy speedica, con buen temple Power, demuestran que los Seven Witches abarcan bastante, no se concentran únicamente en ser los más veloces, los que más notas tocan, sinó que tratan, y por todos los medios, aun sin dejar de lado el Metal más rompe-cuellos y la onda más épico-sobada, de darle al oyente una amplia visión de su estilo. Valen tanto metidos en la onda añeja, la de 1982 o 1983, como metidos en plena faena asesino-velocista.

"Ragnarok" (que juega en una liga mega-Gamma Ray, mega-Judas Priest, pero, como en el track anterior, también con bastante escuela rockerilla), "End of Days" (la más largota, y de las más cuidadas... casi diez minutejos altamente melódicos, con voces femeninas...todo un himno, y en el que se alternará lo elegante y lo sentimental con la movideja más epicorra), "Mind Games" (muy Annihilator), "Harlot of Troy" (corera, powermetálica, con cierto sabor al "Mental Messiah" que se pegaron hace unos añetes, pero más domesticado, menos Thrash) y "Eyes of Flame" (que suena a material del tito Halford en plan solista, y con olorcilla al "Demolition" de los sacerdotes). Todo, desde el segundo uno, muy Seven Witches. Mega-predecible.

Tienen trabajos mejores, la banda se la ha jugado con más nivel en ocasiones anteriores. Están tirando, y demasiado, de clichés. Batido en el que el material, que suena tal y como esperas que suene, se alía con lo mejorcito, con lo más, del panorama metálico clásico, sobretodo Priest (la banda insígnia para Frost, sin duda), y da a luz una movideja, que, realmente maja, no acojona como pasados trabajotes. Eso sí, la batería, las cuerdas de Frost y la ígnea garganta de Rivera, que a veces te suena a Halford, y otras a Tim "Ripper" Owens o a Midnight (de los Crimson Glory), lo más.

No han construido las mejores canciones posibles, las que más llegan, pero técnicamente, joder, no tienen igual. Sobrados y requetesobrados. Banda de portentazos. Y el sonido les acompaña. Nulas quejas respecto a cómo se toca y cómo se suena.

En lo de los temas, en si suenan a tal banda o a tal otra, en si se parecen, ya demasiado, a lo parido años atrás por ellos mismos, deberás opinar tú. Pero, colega, controlo bastante a la banda y con la entrega 2011 no se intuye tanto esmero. Parece que han encontrado una fórmula, y de ahí ya no los sacas ni con agua hirviendo. Lo que no quita que le harás frente a varios temitas de puta madre, ¿eh?. Hablamos de Seven Witches, y de James Rivera (que no son Hammerfall, vamos).

Heavy Metal vas a tener.

"White Room", de los Cream, pioneros de nuestro amado Heavy Metal, despiden la obraza. Algo de Priest o Maiden me habría cundido más, pero la elección, que sorprende, habla de lo suelto que anda Frost en cualquier onda. "Metaliza" cualquier movideja. "Sevenwitcheando" a los putos Cream. Y le queda de acojone. Un crack, un monstruo total. Rivera, claro, interpretando como solamente él sabe, con nivel. Un cierre pasable, ecléctico, pero del que, por no esperar nada, te acabas llevando una buenísima impresión.

3 cuernos (altos) para Seven Witches y "Call Upon the Wicked".

Mejor suerte la próxima vez, monstruos.

En plan Gamma Ray, Helloween, Hammerfall o Grave Digger, colega...indagando poco, y, salvo para el fan irredento, movidejas futuriblemente olvidables.

Seven Witches eran capaces de algo mucho, muchísimo, mejor. Y me da rabia. Un trabajo majete, pero para otros. No para los que un día nos escupieron "Passage to the Other Side".

Guitarreo fino, voceras de mega-nivelón. Un cruce Priest-Savatage pasable-chulote.

Para fans de la banda y para enamorados de Rivera, mendas que eleva el nivel del trabajo.

James Rivera: Voz
Jack Frost: Guitarra
Mike LePond: Bajo
Taz Marazz: Batería

Sello
Massacre Records