Seven Spires - Emerald Seas

Enviado por Vesper Lynd el Vie, 27/08/2021 - 21:00
4733

1. Igne Defendit - 01:59
2. Ghost of a Dream - 03:41
3. No Words Exchanged - 03:28
4. Every Crest - 03:57
5. Unmapped Darkness - 04:32
6. Succumb - 03:54
7. Drowner of Worlds - 05:06
8. Silvery Moon - 03:10
9. Bury You - 03:57
10. Fearless - 05:15
11. With Love from the Other Side - 01:33
12. The Trouble with Eternal Life - 04:39
13. Emerald Seas Overture - 03:52

Me llevé una gran impresión de la banda de USA, Seven Spires, liderados por la carismática, talentosa y jovencísima Adrienne Cowen, hace poco fichada por Tobias Sammet para los shows en vivo de Avantasia. La estadounidense es una vocalista increíble, versátil, que les imprime mucho poder y sentimiento a las canciones. Como era de esperar, no defraudaron las esperanzas que tenía sobre ellos, gracias a la ayuda de la dupla Sascha Paeth-Miro, Seven Spires lograron un contrato con el reconocido sello Frontiers y sacaron el que hasta ahora, es el mejor disco de su carrera, porque estoy segura de que vendrán más.

Esta vez los de Boston dejaron de lado los experimentos y las fusiones con jazz para elaborar un disco de metal sinfónico más convencional, Adrienne bajó un poco las revoluciones domesticando su sonido y dándole más lugar a bellas y preciosas melodías. De las trece canciones que nos entregaron aquí, destacaría “Ghost of a Dream”, con sus guitarras acústicas y una base rítmica típica del power metal, similar a “No Words Exchanged”, que hacen patentes el sonido más tranquilo y relajado que el disco debut. Cowen ya no es más la chica gritona desesperada por mostrar su talento en el “Solveig”, sino que se la nota más cómoda en su rol.

Ya lograron cautivarme con los temas happy power y un tanto radioamigables: “Every Crest” y “Unrrapped Darkness”, que a pesar de los guturales que no encajan demasiado bien, demuestran calidad por los cuatro costados; Power Metal con sabor a Avantasia, la señorita Adrienne está mucho más controlada y medida a las voces, se nota su madurez y evolución como cantante. A pesar del cambio de dirección del sonido, no deja ser un disco bellísimo del que me agradan todas sus canciones.

De la segunda parte, lo más relevante es la balada folk “Silver Moon”, preciosa y muy bien lograda, “Bury You”, otra semibalada con influencias jazzeras que suena un poco americano, una canción diferente pero bella. El resto se encuentra dentro de un symphonic power metal clásico claro deudor de grupos como Nightwish, Amberian Dawn y Visions of Atlantis, lo único que yo quitaría son esos growls que no encajan para nada, la única canción que no tiene canto limpio es “Drowner of Words”, que por supuesto, me remontó a Epica. Lo más bonito que encontraremos en este álbum es el instrumental “Emerald Seas”, con su bellísima orquestación, violines y flautas… te lleva a una banda sonora de película.

“Emerald Seas” es un álbum hermoso, al que yo le hubiera quitado dos canciones para que sea perfecto, por más que Adrienne quiera demostrar su poderío vocal y su técnica, los guturales no encajan en un disco de metal sinfónico melódico, la música de Seven Spires no es agresiva o con influencias góticas como la de After Forever o Epica. Lo que sí noto es una banda más segura de sí misma y que está mejor establecida, apuestan por tener un estilo propio. Aquí se decantaron por un power sinfónico clásico, accesible, un poquito más comercial, pero la voz de ella es más natural y no tan recargada, no hace acrobacias vocales, sino que muestra su talento de una forma más espontánea que la beneficia.

“Emerald Seas” es un discazo genial de esos que no disfrutaba hace años. Enorme trabajo de Seven Spires, me quedo admirada del buen ojo de Sammet y Sascha Paeth para elegir a la señorita Cowen en sus proyectos paralelos, porque la música de esta banda me gusta más que la de Trillium, el grupo de Amanda Somerville. Espero grandes cosas de este grupo, aunque el estilo que practican no es algo nuevo ni revolucionario, ya lo escuché antes muchas veces, quiero resaltar la calidad, el talento, la inventiva y el esfuerzo de esta banda. Sin duda, Adrienne es una vocalista a tener en cuenta, una sorpresa entre las nuevas generaciones de cantantes y de la que me llevé una excelente impresión, porque tiene el mismo nivel que algunas divas del género.

Puntuación: 9/10

Adrienne Cowan - Voz, teclados, composición (tracks 1-13), letras
Jack Kosto - Guitarras y composición (tracks 2-3, 5, 7-8, 10)
Peter de Reyna - Bajo
Chris Dovas - Batería

Músicos invitados

Serena Harnack - Violín
Sascha Paeth - Mezclas
Miro Rodenberg - Masterización
Junki Sakuraba – Arte de portada
Anthony Lusk-Simone – Ingeniero de sonido (batería)
Jack Kosto – Ingeniero (guitarras, bajo, voces), Productor

Sello
Frontiers