Sentenced - North From Here

Enviado por stalker213 el Dom, 22/07/2012 - 19:50
2568

1. My Sky Is Darker Than Thine (5:48)
2. Wings (4:32)
3. Fields of Blood; Harvester of Hate (6:18)
4. Capture of Fire (6:37)
5. Awaiting the Winter Frost (5:51)
6. Beyond the Wall of Sleep (3:35)
7. Northern Lights (5:16)
8. Epic (5:57)

Si con su placa de estreno, ‘Shadows of Past’, los legendarios SENTENCED iban a conseguir a plenos efectos el encaramarse hasta casi lo más alto (¿Os suenan unos tales XYSMA?) de la escena Death en Finlandia, indefectiblemente con su segundo –el jamás suficientemente valorado ‘North From Here’- iban a conseguir lo mismo, aunque esta vez a escala mundial, consagrándose de la noche a la mañana en una de las bandas de referencia dentro del panorama global y así tal que de rebote, unos de los más evidentes contenders por disputar la corona del –ridículamente llamado- Death Técnico a monstruos sagrados de siete cabezas del profundo calado de CYNIC o ATHEIST.

Y es que si hablamos de evolución o atributos camaleónicos en el seno de una formación adscrita al género, pocas -por no decir que ninguna- pueden presumir de nada medio parecido siquiera la auténticamente indescriptible, y de ciencia ficción, transformación de los hijos pródigos de Oulu, que tras quemar todo a su paso mediante su cáustico y primitivo álbum de debut, mutarían fatalmente a continuación en un inexplicable artefacto alienígena de complejidad y estructuras no euclidianas, para finalmente metamorfosear en una apisonadora y feroz amalgama Death-Metal-Maidenesca a través del que podríamos considerar su último trabajo clásico, ‘Amok’.

Pero no pisemos el gas más de la cuenta, porque lo que hoy nos ocupa es la –como apuntaba antes INVEROSÍMIL- transición que conduce del que está considerado como uno de los discos icónicos del movimiento Old School Finés hasta el que indiscutiblemente es, junto a ‘Focus’ y ‘Unquestionable Presence’, el mayor exponente mundial de Death laberíntico y enrevesado, claramente alejado de otras bestias de distinto pelaje como los igualmente imposibles ‘Human’ o ‘Testimony of the Ancients’. Aunque como aseveraba hace justo unos instantes, hoy es el día de ‘Far From North’ y por extensión, del show particular de un malnacido bastardo llamado Taneli Jarva.

Y es que incuestionablemente nadie -menos todavía yo- puede poner en tela de juicio por ni tan solo un segundo a la brutalidad o el carisma inherente de los gruñidos del tristemente desaparecido Miika Tenkula en su anterior cerdada cavernaria, ‘Shadows of the Past’, pero es que al punto es colocarla junto a la exhibida por Jarva en el presente volumen, y es hacerla palidecer, por más atroz y sentida que aquella primera fuera.

Porque algo está meridianamente claro, y es que Jarva incurre ciertamente en un plagio digno de querella por parte de Kelly Shaefer, frontman de los Florida boys ATHEIST, pero es que los resultados son tan apabullantemente espectaculares que a ver qué cojones iba a reclamarle el pollo de Sarasota al urogallo de Muhos ¿Ah? Sin palabras lo de Don Taneli al micro, si es que queréis saber mi opinión al respecto, aunque ojo, ojito, ojete, porque la performance que se despacha a las cuatro cuerdas es proporcionalmente asesina. Como lo es la del bueno de Vesa Ranta a los parches, haciendo tambalear por momentos a la mismísima reputación de Mr. Flynn, aunque evidentemente NO la del auténtico tirano de las percusiones, Sean Reinert.

No obstante, fuera del papel estelar de Jarva al micro, la otra gran baza de este inenarrablemente apocalíptico ‘North From Here’ es el termonuclear y cruje-galaxias festín de guitarras que se dan los señoritos Sami Lopakka y Miika Tenkula, adquiriendo por instantes demenciales cotas de absurdidad y talento que ni tan siquiera yo ¿Ah? puedo llegar a explicar mediante burdas palabras. ¿O sí? ¿Sí? ¡Pues no! Del todo y directamente NO, porque como ya apuntaba antes, su complejidad y reciclamiento supersónico es tan de otro mundo que apenas si doy con las palabras para describirlo.

‘My Sky Is Darker Than Thine’ juega innegociablemente un rol capital en calidad de opener, que simplemente no puede estar hablándonos de nada más que no fuera un esquizofrénico y bendito pandemónium donde lo que estaba aquí hace un segundo, ahora está allí al siguiente y viceversa, y es que todavía me hago cruces de cómo cojones esta gente fue capaz de poner en escena durante la gira de promoción del disco temas como este que nos ocupa o el inmediatamente posterior, ‘Wings’, donde además de todo lo anteriormente detallado, reinan por todo lo alto los etéreos y siderales sintetizadores del loco Tenkula y los de su compañero de armas, Lopakka. El interludio que conduce desde (01:59) hasta (03:24) forma ya parte del patrimonio universal Death Metal y todo lo demás me lo refriego por la cojonera.

Y de veras que insistir otra vez en lo mismo, además de agobiante, es del todo estúpido, porque por más que nadie trate de hallar el menor resquicio de tufo o deterioro por entre ninguna de sus laberínticas callejuelas, resulta matemáticamente imposible encontrar nada que no responda al trabajo de unos cabrones superdotados. En este sentido, absolutamente todo lo que rebosa de la mágica y sideral ‘Fields of Blood; Harvester of Hate’ es la obra de unos tíos iluminados en estado de gracia, propiciando a fin de cuentas un multicolor maremoto de riffs que van y vienen, provocando en el oyente la explosión del éxtasis más absoluto.

A todo esto ¿He dicho antes que el disco es casi perfecto? ¿No? Pues justo en estos instantes os lo constato sin más demora, porque ni en ‘Capture the Fire’, ‘Awaiting the Winter Frost’, ‘Beyond the Wall of Sleep’ o la automáticamente ganadora ‘Epic’ encontraréis nada que no lleve el marchamo del mejor Death Metal jamás facturado ¡Ahora bien! Todos atentos a la salvajada de kilo encapsulada en la tremebunda y mastodóntica ‘Northern Lights’, porque sí o sí, nos hallamos ante la que se me antoja la mejor junto a ‘Wings’.

Desde su primer segundo, todo aquello que los oídos puedan captar es sencillamente diferente, revelador y digno de observación infinita, pero es que a medida que avanza, suceden cosas y acontecen pasajes que yo –sinceramente, lo admito- soy del todo incapaz de explicar. Así por echar mano de una palabra que personalmente me parece ridícula, diré que resulta alucinante, aunque si alguien tiene alguna mejor, que me lo haga saber y la cambio.

Sin medias tintas o dobleces: ‘North From Here’ es, además de la obra maestra de SENTENCED, uno de esos discos que ni puede ni debe faltar jamás de los jamases en tu colección Death Metal. Lejos del pavoroso aroma a corral del Death Finlandés tradicional, esto es sencillamente OTRA COSA. Brutal en ocasiones y sutil en otras, aunque siempre cambiante y cautivadora.

Valoración: 9.7

Taneli Jarva: Voz & Bajo
Miika Tenkula: Guitarra & Teclados
Sami Lopakka: Guitarra & Teclados
Vesa Ranta: Percusiones

Sello
Spinefarm