Seether - Disclaimer

Enviado por Heartbolt el Mar, 28/04/2020 - 17:24
3921

1. Gasoline
2. 69 Tea
3. Fine Again
4. Needles
5. Drive Under
6. Pride
7. Sympathetic
8. Your Bore
9. Fade Away
10. Pig
11. Fuck It
12. Broken

“¿Quiénes somos y hacia dónde vamos?”, ésas son las dos preguntas que SEETHER, banda sudafricana, a través de toda su discografía, intenta explicar por medio de composiciones que dilucidan la naturaleza del ser humano y las motivaciones que hay detrás de cada hecho, de cada acción.

No importa cuánto tiempo pase, Shaun Morgan (vocalista, guitarrista y principal compositor) sigue luciendo un espíritu joven y dispuesto a lo que sea. Retrocediendo hasta su debut, Disclaimer (2002), que sería su segunda incursión en el Rock después de la disolución de SHARON GAS, se admira a un muchacho con sentimientos muy efusivos, rockeros y profundamente libertarios. La definición de un movimiento musical que no desea alinearse a nada que no sea la emancipación absoluta de los derechos humanos y lo que consideramos acerca de las poderosas guitarras que nos recuerdan por qué estamos vivos.

SEETHER le inyecta a su música un sobresaliente estilo que rezuma lozanía e indisciplina, con tal de que el resultado incite a la euforia, pero de igual modo a la consciencia, puesto que, más allá de guitarreros himnos de una urbanidad de desigualdad social y la muerte de las creencias convencionales, sus líricas también hacen un congruente análisis poético sobre precisamente lo que representa tomar un instrumento y expresar lo que tu cuerpo está sintiendo en todo momento.

Disclaimer es explícito y no teme absolutamente nada, porque no tiene nada que pueda perder. Álbum que ofrece una propuesta con la que la juventud marginada, llena de amargura y decepcionada de todo se identifica, porque las canciones fueron escritas por alguien igual que ellos. Shaun Morgan aparece en medio de una de las escenas Rock/Metal más ignoradas (África del Sur), escapando de los problemas y dispuesto a plasmarlo en esas canciones que te hacen sentir en conexión con esa magia humana, de humildad y furia desatada en tal proporción que es otra de las caras que SEETHER muestra para que no exista manera de desconocer que, como nosotros, no dan pie por bola y hacen que vibremos en la ocasión que sea… porque lo que hacen es un ROCK que, por las condiciones anteriores, hace reflexionar al homo sapiens.

Disclaimer (“lo que se niega”) es como todo joven: honesto en lo que expresa, pues se le hace imposible negar lo que hay detrás de él. Todas las formas de existencia desembocan en doce composiciones trabajadas desde las influencias que interpelan ante la corte de “nunca ser como las masas” y desde la exigencia misma de mejorar, viendo los defectos y exaltándolos para aprender de ellos. Es de esa manera que fluiremos por cuarentaicinco minutos líricamente inspiradores y con los que podemos compaginar, y un Rock/Metal Alternativo con feroces guitarras, líneas vocales con el aroma Grunge imperdible de toda la vida (Morgan es otro de los “hijos” de Cobain) y una compacta base rítmica entre el incansable Dale Stewart y un baterista de sesión llamado Josh Freese, que, entre otros, ha trabajado con SUICIDAL TENDENCIES, BLUES SARACENO y NINE INCH NAILS.

Todo lo anterior expuesto da forma a lo que representa Gasoline, con un bestial, seductor y ácido riff que te atraerá hacia él, para posteriormente ir desarrollándose con los conceptos de la falsedad y aquellas muchachas que se entregan a la industria, dispuestas a lo que sea sólo para alcanzar la tan codiciada fama. Este abrebocas de Disclaimer es conciso y resume lo que nos hallaremos más adelante: incendiarios ritmos, rebelión y a un Shaun Morgan muy inspirado, pero, como todo, joven e inexperto, pero, por su atrevimiento, gana enteros.

69 Tea abre melódica, pero sin estar desprovista de ese toque claroscuro que incansablemente se pasea por el álbum. “No me digas que eres sincero al hablar, ni mucho menos que te importa que ahora vivamos en el fuego que creaste”, es una de las líneas más reveladoras del tema, que se explaya en el ímpetu de esos condenados al sufrimiento, a la religión que no pueden aceptar, a la morbosidad de un modismo tan poco humano con el que es imposible de lidiar.

La historia tras la portada del álbum (con la muchacha de piel oscura sosteniendo una pancarta que nos exclama “ME ODIO, TE ODIO”) es explicada en Fine Again: una lamentable historia de los determinados guerreros africanos que batallan cada día por sobrevivir, especialmente los jóvenes como la chica de la cubierta, a la que golpean, insultan, desconocen y reniegan. Las melodías se van tornando más oscuras, exactamente como las letras, y entonces así van apareciendo temas como Needles y Driven Under, con arpegios cautivadores, fraseos melancólicos y repetitivos estribillos llenos de frustración y existencialismo, como lo hacían unos NIRVANA o unos PEARL JAM diez años antes.

¿Y por qué?

Porque es el 2002, compañeros. Porque es la entrada a una década, un siglo y un milenio totalmente definido por los periodos anteriores, y Sudáfrica, Morgan y todo lo que tiene que ver con Disclaimer está atiborrado de la convicción de los años noventa. Así mismo se despacha Pride (“orgullo”), que es una prioridad recalcar no tanto por sus guitarras que hacen temblar el escenario, sino porque contiene esa carga emocional que SEETHER hace destacar. Sólo al leer lo que tienen para decirnos, nos adentramos en cuatro minutos muy duros, tanto musical como conceptualmente. Por estas razones Sympatethic, de las más sensibles y emotivas del trabajo, va alcanzando un matiz de la sinrazón que es para tener en cuenta, principalmente porque Freese juega junto a Stewart como niños que deambulan a las afueras de una urbe congestionada, que progresivamente desea ser atendida, pero los problemas de los humanos (muy atento al “remover las nueves del paisaje, como las pinturas que amaste de niño, como los pájaros que atrapaste en tu juventud o como las mujeres que, tal vez, vayas a lastimar sin querer”) suelen tornarse más interesantes para la población.

Lógica interpretación que coherentemente es posicionada en nosotros.

Your Bore, tal como 69 Tea, se retroalimenta de todo el conjunto, hasta que terminas por aceptar lo que te ofrecen. SEETHER va avanzando progresivamente, desde inicios serenos donde reina la incertidumbre hasta llegar a un clímax de rebelión y disputa, dejando atrás las preocupaciones y entregándose a la free fallin’ (inspirado totalmente Morgan en el sentimiento de Tom Petty) de un instrumento de seis cuerdas que funciona como té caliente para un corazón tan frío como lleno de dolor. Fade Away se sumerge en la zona melancólica, funcionando como la “pauta” de un álbum que, en días como esto, simplemente contemplas con un ojo trastornado por tan férreo entorno, de sentimientos ambivalentes, como la voz y los riffs de Morgan, que no saben si amar u odiar lo que tienen de frente, y aun así luchan para dar lo mejor.

Pig y Fuck It se desenvuelven bien después de unas pausas más orientadas hacia la verdadera humanidad del individuo, porque ambas están llenas, como Gasoline, de un contenido agresivo, ensortijado y que actúa como proyectiles oxidados siendo expelidos por un mosquete groso y de doble cañón musical. Por un lado, muestran lo feroz de versos que apuntan a la corrupción y la venganza. Por el otro, declaran que nosotros, a donde sea que vayamos, llevamos la sequía. Estas hermanas están imbuidas de una oscuridad mimosa que, prontamente, tiene un origen: la irracionalidad. Lo mismo que los invita a ponerse al frente y levantar la voz, exclamar por los que como ellos se avientan contra los policías en una protesta por mejores condiciones sociales.

Todos somos iguales”, ese es el mensaje.

Broken se desconecta relativamente del enfoque rockero y explosivo de Disclaimer, pero, aunque opta por una guitarra acústica y un ambiente más meritorio de la “balada poderosa”, continúa con el mismo sentir de desengaño, una vida despreciada y la exigencia del derecho. Broken tiene una continuación más eléctrica con la entonces novia de Morgan, Amy Lee (vocalista de EVANESCENCE), sin embargo su versión original es tan perceptiva a la trascendencia del espíritu por encima del sistema que es una recomendación personal si te apasiona ese toque unplugged del Metal Alternativo de las bandas de los noventas.

De la manera que sea y como sea, Morgan y Stewart (más la colaboración del destacadísimo Freese, batero metido en muchos, muchos discos que seguramente adorarás) despliegan en Disclaimer una gran variedad de tonos que involucra al oyente con lo que escucha, obviando de qué color es su piel o si tiene recursos económicos o no. De hecho, su propia portada lo grita: ésta es la realidad de una música. Grabado entre Nueva York y Los Ángeles, ni siquiera eso frena lo que SEETHER aclara, y por esas razones Disclaimer explora la satisfacción de la robustez eléctrica entremezclada con una armonía compasiva pero manifiesta. Más adelante abarcarían las exigencias del mundo adulto y los conflictos entre naciones (Karma and Effect, del 2005) y el pesimismo, la decepción y la belleza del escondrijo de la poesía maldita (Finding Beauty in Negative Spaces, del 2007). No obstante, Disclaimer es la juventud siendo vivida desde un espectro de lucha contra las obligaciones y la incomprensión.

Un álbum que te permite vislumbrar dos cosas:

Lo que realmente hay dentro de ti.

Y lo que eso hará que persigas.

Si buscas y buscas, retente aquí y húndete con SEETHER en el mar de los pensamientos… fundamentalmente aquellos que te explican que todavía hay una oportunidad para verse en el espejo y decir “quiero ser mejor”.

Todos queremos…

Pero no todos pueden.

Para una vida de Rock furioso, SEETHER y Disclaimer para alzar el puño bien alto y gritarlo:

Don’t tell me you’ll be better!

Shaun Morgan - Voz y Guitarra.
Dale Stewart - Bajo y Coros.
John Freese - Batería.

Sello
Wind-up Records