Scorpions - Rock Fest, Barcelona 2015

Enviado por M.G.Steinbrüggen el Dom, 26/07/2015 - 20:33
161

1-Going Out with a Bang
2-Make It Real
3-The Zoo
4-Coast to Coast
5-Top of the Bill / Steamrock Fever / Speedy's Coming / Catch Your Train
6-We Built This House
7-Delicate Dance
8-Always Somewhere / Eye of the Storm / Send Me an Angel
9-Wind of Change
10-Rock 'n' Roll Band
11-Dynamite
12-In the Line of Fire
13-Kottak Attack
14-Crazy World
15-Blackout
16-Big City Nights

17-Still Loving You
18-Rock You Like a Hurricane

Lo que se va a narrar aquí y ahora es la crónica de una meada en la cara. Son pocos (O no demasiados) los que aconsejan a grupos como Judas o Scorps una retirada a tiempo, alegando que ya no están en condiciones de ofrecer a sus fans lo que merecen. Lo que he podido ver yo durante estos días, no es que humille solo a los que afirman eso, sino que también hiere profundamente al argumento de la subjetividad, que muchas veces se usa como la puerta trasera en una discusión. Una cosa son los gustos, otra distinta no aceptar la verdad. Algunos me dirán que estas afirmaciones son ofensivas… Nada más lejos de la realidad, pues yo no ataco a nadie aquí. Son gente como Halford, y en menor medida Meine y Status Quo al completo, los que rociaron su cálida orina sobre las caras de muchos. Otros ni siquiera se enfadarán, y me admitirán a la primera que en cierto momento notaron el desagradable líquido recorriendo sus mejillas. Voy a poner el título de Scorpions, pero me voy a permitir hablar de los demás grupos que sonaron sobre las tablas del Rock Fest. Además, así tengo un bonito gesto con el señor Marqués y con todos ustedes, para que él pueda explicaros bien como fue el magnífico concierto de los Judas.

Mi aventura empezó con el mayor gatillazo que he tenido jamás en un concierto. Los incuestionables Dream Theater dieron un penoso espectáculo con tan solo algunos destellos de la luz que poseen durante las primeras cuatro canciones. Set list mediocre, sonido lamentable y actuaciones desganadas fue la forma que tuvieron de insultarnos. Sabaton, y en mayor medida los bochornosos Powerwolf, desde el principio estaban destinados a hacer algo como máximo mediocre. El caso de los segundos fue lamentable, y demuestra que el power que se intenta hacer ahora es tan solo una simplificación del que se vivió antaño, reduciéndolo todo a una eterna canción de taberna pirata con intros más repetitivas que la pizza cuatro quesos. Como venía diciendo, no es lo mismo ser un segundón y hacer algo mediocre o malo, que ser los putos Dream Theater y hacer esa basura con sonido lamentable. Nadie puede dudar del talento de los de Petrucci (Si de cómo lo utilizan), y ni siquiera éste quedó patente en el escenario.

Uno de mis pecados era ir allí siendo un ignorante en lo referente a Status Quo. Y veréis, yo también recibí mi humillación ahí… Porqué esos ancianos se salieron, y fueron de los que mejor han sonado en esos tres días. Eso es subirse a un escenario y hacer música siendo músico y no como otras cosas que se vieron. La puñetera nitidez en el sonido de la guitarra que no volvería a aparecer del mismo modo hasta el concierto de Accept el tercer día. Improvisaciones de las muy buenas, y la sensación de que quien está encima del escenario está disfrutando igual o más que el propio público… Ese aspecto es el ABC de quienes tienen que subirse a un escenario.

No me demoro ya más para uno de los conciertos que yo más ansiaba, y era el de mis Scorps. Y esto si que hace enrojecer a todos esos bocachancla que he mencionado. Os la jugáis al meteros con alguien de la altura de Klaus Meine, sabéis que tenéis todas las de perder, y lo haréis. ¿Qué más da que no estén hechos unos chavales? Si total, nadie va a controlar esos agudos imposibles como lo hace Meine. Muchos diréis que era un set list enfocado a su público menos metalero, a mí personalmente me da igual. Los baladones que se pegan estos alemanes no tienen prácticamente ningún rival en el género… Pero donde destacaron fue en temas como “Blackout”, “The Zoo”, “Dynamite, o el cañonazo con el que empezaron: “Going out with a bang”, que puso en activo hasta a los que estaban ya exhaustos de todo un día de conciertos.

Se ha comentado bastante el hecho de que proyectaron una bandera Española de tamaño gigante durante una de las primeras canciones. A mí lo que me pareció más ofensivo fue que por ello hubiera gente levantando unos buenos cortes de mangas a los pobres interpretes que simplemente no estarían bien informados. Yo lo califico únicamente de anecdótico pese a ser una cagada algo hortera. Yo prefiero quedarme con el solo de batería mientras se van proyectando en la pantalla uno a uno auténticos discazos de la banda. Fue una marcada de paquete sin duda, pero que se le va a hacer… No tienen porqué ser modestos cuando todo lo que sacan es excelente. La mala sensación fue la de pensar que incluso habiendo visto al gran Petrucci en directo, tuviere que esperar a ver a estos veteranos para ver los primeros solos en condiciones.

Scorps. Este diez es para vosotros. ¡Guapos! Jajaja

El segundo día valió la pena por la vertiente thrasher que se nos traía. Me dolió en el alma no ir a ver a Anihilator, pero pude ver a unos soberbios “Nuclear Assault” y disfrutar del más salvaje concierto con “Destruction”. Salvaje hasta el punto en que yo empecé el pùñetero pogo, y en este me reventaron la jodida camiseta de Slayer a la que tanto aprecio le tenía, y tuve que volver a casa hecho un adefesio. Muy divertido, pero en lo más profundo yo a los que ansiaba ver era a Helloween. ¿Os fijáis como los alemanes han dominado este festival? ¿Alucinante, eh? En realidad, por qué no admitirlo, son un grupo tributo de Helloween con un guitarrista emo. Pero me encantan. Sin ninguna duda, lo que me llevó allí fueron los Keepers, y fue en sus canciones en las que se salieron. “Eagle fly free” , “Dr Stein”, “Future World”, “I want out” y un potpourri en el que sonaron las míticas “Halloween” y “Keeper of the Seven Keys”. Haciendo una actuación correcta, me dejaron más frío de lo que deseaba.

Ya reseñé un concierto de Accept no hace tanto, así que no me haré repetitivo. Solo diré que fueron prácticamente los que mejor sonaron, y que si me pudieran dar a elegir una canción para volverla a escuchar en directo de todas las que sonaron, sin duda yo escogería “Fast as a Shark”. Al tener menos tiempo disponible recortaron canciones de su nueva ( y excelente) época, dedicándose casi plenamente al Balls y al Restless. Los más considerados con sus fans, y los que más se entregaron a estos.

Por último quiero comentar lo más importante. No es ni más ni menos que la razón por la que estoy aquí. Y es que vengo en modo de testigo. Tras ver a Halford en directo, hablar de una retirada o criticar sus capacidades es indecoroso y autoinsultante. Ya comentaba ahier, que yo defenderé siempre a Iron Maiden como la mejor banda de la historia del metal, y que el frontman por excelencia es para mí Dickinson. Pero tras ver lo que vi allí no puedo hacer más que dar la razón a la dolorosa verdad que dijo stalker en su día… Rob Halford y Meine son absolutamente inalcanzables para cualquiera de los demás cantantes. Constaté en directo como hacía el calvo cosas que nadie es capaz de hacer. Probablemente aquellos que le critican se echaron a llorar cuando soltó su agudo final en “ Victim of Changes”… Al verlo no había lugar para la subjetividad. Ya escuchar el Sad wings nos tiene que hacer ver que la voz que escuchamos no es nada que pueda hacer alguien de este planeta… Pero escucharlo a su edad dejar en ridículo a absolutamente todos los cantantes de rock existentes. La subjetividad es utilizable cuando la verdad no es lo suficientemente clara… Pero aquí es dolorosamente fácil de distinguir, tenemos ante nosotros al mejor cantante de la historia del rock, y hoy en día sigue siéndolo aunque lo pongamos a competir con los más jóvenes.

Me quedan un par de cosas más que decir y ya me largo. Entiendo que se critique a Black Sabbath por sacar un discazo de estudio que Ozzy ya no es capaz de defender en directo. Pero resulta que Canciones como “Dragonout” o “Halls of Vallhalla” fueron tocadas en directo aún mejor que en su versión de estudio ahier mismo. Si señores, estoy diciendo que Judas Priest ha sacado un disco excelente este año y que son capaces de tocarlo en vivo a la perfección… Más que Admirable ¿no creéis? Por último quiero entregarles un premio más a esta banda, y es que el mejor solo con mucha diferencia de todo el festival sonó con “ Beyond the Realms of Death”… También el peor sonó en Painkiller, que fue tocada por el veterano guitarrista totalmente fuera de tono.
En fin. Espero que esto sea el fin de ese debate tan absurdo, pues debatir sobre el tema es como no ponerse de acuerdo en cual es el color de la mierda. La otitis y el rencor hacen decir estupideces sin pudor. Aquellos a quienes les guste la música, que nunca pierdan una oportunidad de ver a Judas, a Scorps, a Accept o a Maiden. La forma que tienen estas bandas ahora mismo va contra el ciclo de la naturaleza.

James Kottak-Batería
Matthias Jabs- Guitarra
Rudolf Schenker-Guitarra
Paweł Mąciwoda-Bajo
Klaus Meine-Voz