Saxon - Dogs of War

Enviado por El Marqués el Lun, 12/12/2011 - 21:18
162

1. Dogs of War
2. Burning Wheels
3. Don't Worry
4. Big Twin Rolling (Coming Home)
5. Hold On
6. The Great White Buffalo
7. Demolition Alley
8. Walking Through Tokyo
9. Give It All Away
10. Yesterday´s Gone

El Heavy convertido en música alternativa. Eso eran Saxon en 1995. Ahora que están en tan buena forma, solemos decir que viven su tercera o cuarta juventud, que han vuelto por donde solían…Pero en realidad nunca se marcharon, nunca bajaron el nivel hasta el punto de avergonzarnos, fieles a su lema “never surrender” aguantaron en unos tiempos en que nadie nada un duro por el añejo y estimulante metal europeo.

Cierto que entre “Forever Free” (1992) y este disco media un largo intervalo, en una época en que las cosas ocurrían a velocidad de vértigo en el negocio, y había demasiado nivel para prestar atención a la enésima entrega de una vieja gloria como los sajones de Yorkshire, pero Biff y los suyos, lejos de tratar de adaptarse a la escena 90´s y sonar a Alice in Chains como harían Dokken en “Shadowlife” o KISS en “Carnival of Souls”, facturaron un excelente disco de Heavy Metal a la antigua usanza, desde esa gran portada que respira aire cimmerio por los cuatro costados, hasta la última nota de “Yesterday´s Gone”, el pepinazo que cierra el disco.

Saxon ya sabían desde los días de “Destiny”, cuando trataron de atraer al público de los grupos yanquis de metal popero, que es una tontería renunciar a lo que uno es para quedar bien con los demás, y en “Dogs of War” solo hicieron un par de concesiones: el tratamiento de la voz filtrada con un sonido moderno en las estrofas del title track, y la canción “Hold On”, que podría pasar por un descarte del señalado “Destiny” o “Rock the Nations”. Pese a estos detalles, la misma “Hold On” es un buen tema, y “Dogs of War” se ha convertido en un pequeño clásico en los shows de Saxon desde entonces, y en directo suena mucho más metalizada (esto es: suena mucho mejor).

Entre las demás, tenemos una serie de canciones de buen heavy de toda la vida, destacando “Burning Wheels”, “Don´t Worry”, que cuenta con un estribillo que de entrada puede no llamar la atención pero es de lo mejor del álbum, la poderosa y vivaz “Big Twin Rolling (Coming Home)” con un Byford mas Bon Scott que nunca, o “The Great White Buffalo” (ahí, Biff, nadie como tu para tocarle las pelotas al sonado de Ted Nugent birlándole un título). Tal vez “Walking Through Tokyo” sea la mas floja, pero el solo de guitarra cruzado con esas notas orientales tiene su punto.

Este fue el último disco en que intervino Graham Oliver, ya para el siguiente, “Unleash the Beast”, Paul Quinn dobló sus guitarras con el actual Doug Scarrat. Oliver había participado en todos los álbumes legendarios de la banda, y junto a Quinn formó otra de esas grandiosas parejas de hachas en el heavy de los Ochenta. No eran tan buenos como la dupla Tipton/Downing, o Murray/Smith, pero si podían mirar de igual a igual a los Schenker/Jabs, o Hoffmann/Fischer.

Después de “Dogs of War”, el guitarrista de la melena rizada saldría tarifando, con el tiempo uniría fuerzas con el también ex bajista Steve Dawson, y saldrían juntos de gira con el nombre Oliver/Dawson Saxon, haciendo que Biff mutara de honorable gentleman británico, defensor del escudo de San Jorge, a hooligan buscabroncas ante los medios, llamándoles de todo y renegando de su aportación a esta leyenda del Metal inglés.

Sea como sea, Graham Oliver se portó como un profesional hasta el final, y en “Dogs of War” podemos disfrutar de un montón de partes de guitarra que nos hacen, una vez más, dar las gracias al Todopoderoso por habernos orientado, como fans, por el sendero del Heavy Metal.

Biff Byford: Voz
Graham Oliver: Guitarra
Paul Quinn: Guitarra
Nibbs Carter: Bajo
Nigel Glockler: Batería

Sello
Virgin