Sargeist - Satanic Black Devotion

Enviado por House el Sáb, 25/04/2020 - 11:39
4504

Imagino que a muchos de vosotros os gusta la Coca-Cola. Es posible que algunos prefiráis las versiones con sabor a vainilla, limón o cereza, pero estoy seguro de que la mayoría os inclináis por LA ORIGINAL y que todos coincidiréis en la importancia que tiene que se siga produciendo.

Me vais a disculpar por haber empezado el texto con una reflexión tan absurda. No obstante, os aseguro que aunque pueda parecer fuera de contexto, tiene como propósito ilustrar la relevancia que tienen discos como el protagonista de esta reseña. Evidentemente, Shatraug —padre y guitarrista de los legendarios Horna y los no menos imprescindibles Sargeist— no se ha dedicado nunca —al menos hasta donde yo tengo entendido— al negocio de los refrescos de cola, pero si lo hubiera hecho, seguramente estaría produciendo una Coca-Cola tradicional como Dios —¿o Satán? — manda y no sucedáneos que se alejen siquiera un milímetro de la fórmula original.

En cualquier caso, en vez de comprometer la salud de los diabéticos con gaseosas altamente azucaradas, Shatraug ha decidido torturar almas con un Black Metal sumamente conservador que copia y calca maravillosamente el estilo de las instituciones noruegas de periodo clásico. Hacia finales de los noventas la naturaleza prolífica del guitarrista comenzó a brotar y decidió repartir sus energías en un sinfín de proyectos, de entre los cuales, Sargeist iba a convertirse en el segundo más importante después de Horna.

La publicación del primer álbum de Sargeist, bajo el esclarecedor titulo de Satanic Black Devotion, debió generar ciertas dudas sobre la necesidad de sacar dichas canciones fuera del seno de Horna, aunque ciertamente existen algunas diferencias sutiles entre la propuesta de ambas bandas. Por un lado, la presentación de todas las letras en ingles, en clara contraposición al fines casi exclusivo con el que trabajan sus líricas Horna, es el punto más distintivo. Por otro lado, se podría afirmar que el grueso de las composiciones de Sargeist tienen un acabado algo más melódico.

No me cabe la menor duda de que muchos van a torcer la cara ante este debut —o para el caso, cualquier otro álbum de Sargeist— argumentando que esto no es más que la enésima fotocopia de Under a Funeral Moon o Antichrist. Sin embargo, existe otra manera de abordar este material —a la que obviamente yo me suscribo—; y es que por muy importante que sean todos esos grupos que empujan los límites e innovan, al final del día son las bandas que se apegan a la fórmula original —con cierta gracia— las que realmente mantienen viva está música.

No quiere decir tampoco que cualquier agrupación de poca monta que se ponga a copiar a Darkthrone o Gorgoroth va a mantener vivo el Black Metal solo por el hecho de sonar como los pilares del género. Aunque claro, hablar de Sargeist no es hacerlo precisamente de una banda de tres al cuarto, y es que aquí, junto al jefe Shatraug, tenemos a dos pesos pesados de la escena finesa como Hoath Torog y Horns. Es decir, voz y batería, respectivamente, de unos bestiales Behexen que por aquella época ya habían debutado con el espeluznante Rituale Satanum.

Pero si las credenciales del personal no os convencen, quizá lo haga la música o al menos parte de ella. Es cierto que —a pesar del aura a clásico tardío— Satanic Black Devotion no está tan logrado como trabajos posteriores de la banda —especialmente Let the Devil In— y que, exceptuando el indispensable tema titulo, adolece de una primera mitad algo plana debido a temas un tanto genéricos como “Glorification” o “Panzergod”. Aunque tampoco nos engañemos, aquí todo es genérico, pero eso es algo que poco importa cuando los muchachos realmente se ponen las pilas. La banda cumple con creces en el descarnado himno “Black Fucking Murder” —la parte de los coros es sencillamente explosiva— y en esa montaña rusa de melodías forjadas a tremolo picking que es “Sargeist”. Finalmente están la desgarradora “Returning to Misery & Confort” y la crudísima “Cursed Be the Flesh I Have Spared” —está última solo incluida en el vinilo— que vienen a corroborar como Shatraug y compañía no solo han aprendido a la perfección las maneras del Black Metal más autentico, sino que han nacido para mantener viva la flama negra de este noble arte musical.

Shatraug: Guitarra, bajo, voz
Hoath Torog: Voz
Horns: Batería

Sello
Moribund Records