Santa - Templario

Enviado por El Marqués el Vie, 22/05/2015 - 20:20
104

1. Ven Hasta Mí
2. Un Minuto Más
3. Templario
4. Fuego en el Alma
5. Morgana
6. Detrás de tus Pecados
7. Corazón Loco
8. Por la Espalda
9. No Sabes cómo Sufrí
10. Dama de Noche

Siempre lo he dicho, los 80, y en especial la primera mitad, fue la única época en que tuvimos en España una escena musical a la altura de lo que triunfaba en el exterior. En la década siguiente daba bastante grima contemplar a especímenes tratando de abrirse paso en una escena importada desde el exterior ya de por sí bastante grimosa, y de lo que hay hoy en día casi prefiero no hablar.

Pero entonces sí que contábamos con una generación de artistas que sabían cómo sustituir la ausencia de horas en el conservatorio por un derroche de actitud como no se ha visto después en este país. Los referentes de estas líneas son conocidos por todos, y el hecho de que en una de nuestras bandas punteras se produjera un cambio, nada menos que en el puesto de vocalista, fue bastante traumático. Si además resulta que nos estamos refiriendo a Santa, que contaba con algo tan extraño por aquel entonces como una vocalista femenina, el shock es aún mayor.

Pues si amigos, en algún momento entre el 85 y el 86 la legendaria Azuzena, nuestra desmelenada diosa de negros cabellos, gruesos labios, intimidante mirada y chupa de cuero rompió su alianza con Jero y Miguel Ángel Collado y abandonó Santa, uno de esos nombres de la escena heavy de los 80 cuya sola mención debería bastar para que todos nos pusiéramos en pie y saludáramos con veneración y respeto.

Los autores de aquellos dos discazos que son “Reencarnaciòn” y “No hay Piedad para los Condenados” reclutaron a otra belleza morena de nacionalidad argentina llamada Leonor Marchesi, y sin perder el tiempo se desplazaron a los Mediterráneo Estudios de Ibiza para grabar su tercer trabajo.

“Templario” consolidó la fórmula de Santa como un quinteto diferente, como lo eran los Ñu de Molina, los más callejeros Panzer u Obús, los impetuosos Rosa Negra, que por cierto cuentan con Cd de retorno en estos días, los donostiarras Ángeles del Infierno –capacitados para dar lecciones sobre lo que es el Heavy Metal a todos unos Manowar o unos Accept si algún día lo necesitaran- o los number one y maestros absolutos Barón Rojo, grupos todos ellos, junto a otros cuantos más nuevos entonces como Tritón, Zero, Goliath o Evo, a los que yo sigo escuchando hoy en día y puedo criticar algunos temas relacionados con la producción o la calidad musical, pero jamás con la personalidad, aplastante en todos los casos.

El escudo de la portada los hermana con Saxon, el título te sitúa en un instante en el terreno de la épica y el acervo medieval asociado desde siempre al Metal europeo, y desde luego que aquí contamos con trallazos louder tan hell que en breve comentaremos.

Leonor Marchesi canta de puta madre, aunque su presentación en sociedad fueran esos versos que inician “Ven Hasta Mí”, en los que suena como si tuviera un objeto cilíndrico y venoso en la boca, si bien después se lanza y nos deja en ridículo con ese tipo de letras en las que se muestra osada, desafiante y dispuesta a abrirse de piernas si de verdad tenemos las narices de aceptar el reto (temas que hoy día suenan inocuos pero no hay que tomar a broma, en esos días nos sentíamos más jevis que el eco en las galerías del infierno e íbamos de duros hasta que una Metal Queen nos mostraba el camino y veíamos lo pardillos que éramos la mayoría).

“Ven Hasta Mí” es en todo caso una gozada, con su leve toque Van Halen, y debió convencer tanto a sus autores que no dudaron en colocar el medio tiempo “Un Minuto Más” –canción que se adelanta en tempo y atmósfera al llorón/pasional mega hit “Is This Love” del tío Coverdale- en segundo lugar.

A partir de ahí el enrabietado y glorioso heavy metal de “Templario”, ("I´ll see the Light Tonight" a la española, Jero había descubierto a Malmsteen y estaba flipao con el talento del sueco como es lógico), las desatadas “Morgana”, “Por la Espalda” o “Fuego en el Alma” que es clavada al “A Gypsy´s Kiss” de los Deep Purple de “Perfect Stranger”, y si acaso algún fallete como ese “No Sabes cómo Sufrí” firmado por una autora ajena a la banda, o la final “Dama de Noche”, que cuenta con un extraordinario punteo Blackmoriano de Jero pero los teclados más bien fofos y la pronunciación de Leonor cuando emplea términos como ese “hechisos” le restan puntos.

Aunque tampoco importa demasiado, temas de compleja construcción como “Detrás de tus Pecados” no abundaban por aquí, y en otras como “Corazón Loco” la Marchesi se erige en ama absoluta –aunque me vea obligado a destacar también el solazo de guitarra- y lo hace muy bien, suenan más a canciones en solitario que a los hits de los antiguos Santa, y eso tratándose de una recién llegada a la escena heavy española habla muy bien de ella.

He hablado de Evo, de Obús, de Rosa Negra, también Sobredosis y Muro han vuelto en los últimos años, pero de Santa no me suena nada. Casi mejor. Se conservan y valoran sus tres trabajos como si fueran códices bizantinos.

Leonor Marchesi: Voz
Jerónimo Ramiro: Guitarra
Miguel Ángel Collado: Teclados
Bernardo Ballester: Batería
Diego Jiménez:Bajo

Sello
Zafiro