Sacrifice - Soldiers of Misfortune

Enviado por stalker213 el Dom, 26/10/2008 - 19:37
550

1. As the World Burns
2. Soldiers of Misfortune
3. In Defiance
4. Existence Within Eternity
5. Pawn of Prophecy
6. Lost Through Time
7. A Storm In the Silence
8. Truth (After the Rain)

Tradicionalmente eclipsados por bandas del calibre de Voivod (únicos) y los populares Annihilator, Sacrifice (Toronto, 1984) no pasan inadvertidos a ojos del buen aficionado al Thrash Metal, entre los cientos de notables bandas (Aggression, Dissection, Wargasm, Armoros, Messiah Force, Leprocy, Dyoxen, Disciples of Power, Razor, Infernäl Mäjesty, Slaughter, D.B.C. y la lista sigue y sigue...) que el género engendró en Canadá, durante la fértil década de los ochenta.

Liderados por su incombustible frontman Rob Urbinati, Sacrifice se iniciaron en esto del Thrash Metal, allá por los estertores de la primera mitad de los '80, marcados a fuego por la entonces masiva y inevitable influencia de los dioses Slayer (circa 1985 'Hell Awaits'), pero siempre con un poso de calidad y profundidad compositiva, que los diferenciaría gradualmente del resto, hasta convertirse, ya a principios de los '90, en una banda plenamente imbuida de elementos progresivos, en plan Death (me refiero a la banda del recordado Chuck Schuldiner) total, cuando tocaran la campana con su celebrado 'Human' del '91. De hecho, aunque Sacrifice no llegó nunca a ser una banda Death Metal 100%, en trabajos como 'Soldiers of Misfortune' o su excelente último trabajo 'Apocalypse Inside' (Metal Blade, 1993), uno aprecia elementos y trazas características del Death técnico de aquella época (90-92), perfectamente hibridado con el Thrash, como hicieran también, los talentosos Anacrusis (Saint Louis, Missouri US, 1986).

De este modo, y después de marcar territorio, con dos notables obras bajo Diabolic Force Records ('Torment In Fire' de 1985 y 'Forward to Termination' de 1986), como decía, 100% influidos por el sonido Slayer de mediados de los ochenta, Sacrifice abandonaba el extremismo (ciertamente refinado) de sus primeros trabajos, para enriquecer y sofisticar su fórmula hasta cotas insospechadas, y que en última instancia daría lugar a una soberbia ofrenda como este estupendo 'Soldiers of Misfortune'.

Desde la intensa 'As the World Burns', tema que enciende la mecha, hasta ese impresionante closer de 10 minutos 'Truth (After the Rain)', la banda consigue captar con indiscutible éxito, la atención del oído del oyente más exigente, e inundar de matices el paladar del buen gourmet de la música extrema con tendencia al progresivo.

La producción no es la mejor que cabría esperar, pero afortunadamente todos los instrumentos son audibles (atención al magistral trabajo de Scott Watts a las cuatro cuerdas), siendo las guitarras de Urbinati y Rico, el foco central sobre el que la banda fundamenta toda su fuerza. La sección rítmica, compuesta por Watts y Pynn (qué gran percusionista!) presenta igualmente, una calidad fuera de duda, y una gama de elementos progresivos, que dejan a las claras el innato talento y la clase de estos cuatros músicos. Mucha caña, y muchos medios tiempos, perfectamente entrelazados, con una fluidez y una coherencia pasmosas.

Resumiendo. Un trabajo notable, muy recomendado para aficionados al Thrash técnico en la onda (no digo que se parezca, eh?) de los Kreator de 'Coma of Souls', los suizos Coroner, los anteriormente citados Anacrusis ('Manic Impressions', qué gran trabajo!!) o bandas igualmente dotadas, como los Mekong Delta, Artillery, los Mystrez, holandeses' o lo último de los alemanes Deathrow. En definitiva, Thrash brillante, complejo, muy técnico, y con una letras inteligentes y elaboradas.

Mejores jugadas del partido:

* As the World Burns
* Pawn of Prophecy

y lógicamente, la trabajadísima...

* Truth (After the Rain)

Con sus laberínticas e infinitas secciones (tremenda progresión de todos los instrumentos!) comandadas por el inspirado Pynn, unos impecables y contrastados cambios de ritmo (pasajes con mucha intensidad, y otros más pausados y calmos), pero sobretodo, con la solidez estructural de un tema, al que no le sobra ni un solo segundo de los que está integrada.

Muy convincente y sólido, este 'Soldiers of Misfortune' que en definitiva resumiría, como un remarcable trabajo que inviste a los canadienses Sacrifice, como doctores honoris causa, en el arte de hacer buen Thrash Metal.

Como data curioso, recordar, como la primera vez que me topé con ellos (el vinilo de 'Torment In Fire') en casa de un colega, al echar un ojo a la contraportada, creí haber dado con una banda de Filipinas o de por ahí... pero mira tú que no... los tíos son canadienses, aunque como os decía hace unos segundos, los muy pájaros llevan unas pintas de Cine de acción en Shangai que echan para atrás.

Valoración: 8.0

Rob Urbinati: Voz & Guitarra
Joe Rico: Guitarra
Scott Watts: Bajo
Gus Pynn: Percusiones

Sello
Fringe