Sabbat (Japón) - Envenom

Enviado por Mendoza M. el Sáb, 02/12/2017 - 21:17
4044

1. Bewitch
2. Satan Bless You
3. Evil Nations
4. Devil Worship
5. Reek of Cremation
6. Deathtemptation
7. King of Hell
8. The Sixth Candle
9. Eviler
10. Carcassvoice
11. Dead March
12. Reminiscent Bells

Una lóbrega introducción de seudónimo "Bewitch" es el oscuro sortilegio de apertura de "Envenom", la opera prima de Sabbat, destacados y orgullosos alumnos de la escuela Venom en su sucursal japonesa. Los originarios de Kunawa son una agrupación de culto, gloriosos supervivientes del underground más rancio y pestilente que tuvo lugar en la tierra del sol naciente, territorio históricamente fértil para la producción y exportación de nuestro Metal en cada una de sus bifurcaciones y subgéneros.

Todo fue culpa de Masaki Tachi, más conocido como Gezolucifer, un hombre al que le acompañarían Elizaveat a la guitarrista y Zorugelion en la percusión. Fue concretamente en el año de 1991 cuando "Envenom" emergió de inmundicia para posicionarse como la primera pieza a colocar en un extenso rompecabezas donde relucen nueve discos de estudio y una cantidad enfermiza e insalubre de EP's, Demos y Lives, cuya cantidad sigue en aumento.

Muchos califican a "Envenom" como un trabajo de Black Metal, pero yo pienso que este es un disco que entra cómodamente en la misma "tierra de nadie" en la que se encuentran los dos primeros trabajos de sus maestros Venom. Esto se debe a que la mezcolanza incestuosa entre el sonido de la denominada "New Wave of British Heavy Metal", el Rock 'n' Roll de Motörhead, el Thrash y la oscuridad imperiosa, propiciada más que todo por la imaginaria satánica, hace difícil el poder calificar, etiquetar o encasillar una obra de esta índole en un género concreto, lo cual siempre nos será de ayuda a la hora de desmenuzar un álbum.

Otro factor que debemos tener en cuenta para entender por qué este disco suena como suena es la geografía. Me atrevo a asegurar que Gezolucifer no tenía ni la menor idea de lo que se estaba cocinando a más de 8.000 km de distancia en la fría Noruega. Este aislamiento geográfico en una época de intensos cambios musicales fue el factor principal del porqué "Envenom" contenga las características típicas del Black de la primera oleada y que, en 1991, parezca un cacharro Old-School al lado de las subsiguientes producciones escandinavas bien conocidas por todos.

Este debut de Sabbat no es potente como Bathory, ni es oscuro como Mercyful Fate, pero los japoneses pudieron sacar adelante una obra muy disfrutable, toda una colmena de donde se desprenden criaturas de alto calibre riffero como "Satan Bless You", "Evil Nations" o la imprescindible "Devil Worship", canciones muy pegadizas y bien ejecutadas que llevan consigo esos deliciosos condimentos del Heavy Metal británico. La mayor evidencia de lo expuesto anteriormente son los solos de guitarra de Elizaveat, todo un As en las seis cuerdas a la hora de tomar el mástil, ejercer el rol protagónico y arrastrar el carro a través del fango. Imposible no hacer hincapié en "Devil Worship", mi track favorito del disco por esa avalancha de riffs cargados de feelin' y exquisitos punteos cortesía del Mantas nipón.

Es imposible no simpatizar con piezas desvergonzadas y toscas como "Reek of Cremation", el mid-tempo abrasivo de "King of Hell" o la exquisita "Deathtemptation", pero todas saben coexistir en un ambiente que no es tan hostil ni inasequible como su siniestra portada nos da a entender. Es una mera opinión personal cuando afirmo que esto es, en esencia, un disco de Thrash que lleva consigo un corazón Heavy Metal que late fervientemente a cada segundo.

Este es el formidable "Envenom", un disco bullicioso resultado de una producción paupérrima. Los elementos expuestos a lo largo de la reseña lo colocan como una pieza de culto, eso sí, más por lo que a la postre significó Sabbat dentro de la escena que por su contenido estrictamente musical. Este fue sólo el primer escalón en una discografía que iría in crescendo en forma de espiral.

Gezolucifer: Voz, Bajo
Elizaveat: Guitarra
Zorugelion: Batería

Sello
Evil Records