Rush - Rush

Enviado por Garfunkel el Mié, 02/04/2014 - 17:18
1095

1. Finding My Way
2. Need Some Love
3. Take a Friend
4. Here Again
5. What You're Doing
6. In the Mood
7. Before and After
8. Working Man

Arranquemos pues, sin más dilación, la máquina del tiempo, en pos de rescatar a otro extraviado vástago del oscuro olvido. En esta ocasión, tenemos entre manos al homónimamente titulado, Rush, de los mismos canadienses. Mucho antes de asombrar al mundo entero con álbumes conceptuales y complejos arreglos instrumentales, los de Ontario debutaron en la escena predicando un rock directo y sin concesiones, en la línea de contemporáneos como Cream y Led Zeppelin. Debutando en 1974, como power trio, y contando entre sus filas con el fallecido John Rutsey, batería original, que abandonó la banda poco tiempo después de publicarse este disco.

Las comparaciones, como se suele decir, son odiosas. Ya que durante buena parte de sus primeros años como banda, Rush tuvieron que hacer frente a numerosas críticas, por parte de la prensa especializada, al ser considerados como una vulgar imitación de Led Zeppelin, en un sorprendente acto multitudinario de sabotaje y descrédito. Si bien es cierto que los paralelismos son evidentes - especialmente, con la aguda voz de Geddy Lee - , no es óbice para recriminar a una banda, cuya trayectoria, es una de las más longevas e intachables que existen. A lo largo de su carrera, se han ganado el cariño del respetable mundial con sus magníficas canciones. Y éso, es lo único que cuenta al final del día.

Pero todo tiene un principio y un final. Y como tal, este comienzo no es nada desdeñable. Sin ánimos de engañar a nadie: no es ningún debut referente en el género, y ni siquiera aguanta el asalto contra su sucesor Fly by Night. Pero es lo suficientemente genial como para otorgarle el crédito que se merece. El conjunto de canciones es sólido y sin miramientos, puro rock directo y combativo, con ciertos momentos memorables que obligan a reconocer la valía de este disco. Cierto es que la influencia del Zeppelin británico es innegable, pero es algo natural y entendible. Todo músico tiene sus raíces, las cuales, sobre todo cuando eres joven, dejan una huella imborrable, marcando tu camino a seguir hasta que tú tomes tus propias decisiones.

De todo el conjunto, y sin lugar a dudas, las más reconocibles y destacables son Finding My Way y In the Mood, perviviendo esta última en los conciertos hasta la gira de Roll the Bones. Comienzos humildes y sencillos, pero con más ganas que nadie, siendo sólidos números de rock que ya están sentando las bases de lo que vendría después. El despliegue técnico de Lifeson, el prominente y creativo bajo de Geddy, y una batería algo experimental. Sin embargo, le falta ése último toque compositivo que sólo la llegada de Neil Peart supo aportar a la banda. Pero aún así, con este debut Rush ya demostraron que podían hacer muy buena música.

Mención aparte merece - ¡qué duda cabe! - de ésa magnífica pieza que es Working Man. Siete minutos de original desarrollo, donde los canadienses apuntaban a maneras y señalaban al futuro en las extensas improvisaciones conjuntas de la sección intermedia. Quizás Alex Lifeson no sea un artificiero del riff como lo es Iommi, pero su capacidad para lograr emocionar con cada puñetera nota que escupe su guitarra, y crear solos melódicos memorables - véase Limelight - , es algo que le sitúa por encima de muchos hachas de tres al cuarto que pueblan estos lares. De verdad, que lo de Lifeson en Working Man es de órgago, y de los mejores solos de guitarra que recuerdo.

Aunque, desgraciadamente, el resto del disco no está a la altura de los temas mencionados, es lo suficientemente disfrutable como para recomendar encarecidamente la escucha del mismo. Con esta carta de presentación tan prometedora, el trío canadiense iniciaba una longeva carrera que, como el tiempo ha demostrado, los ha colocado en el lugar que merecían.

Geddy Lee: Bajo y voz
Alex Lifeson: Guitarra y coros
John Rutsey: Batería, percusión y coros

Sello
Moon / Mercury Records