Ruoska - Amortem

Enviado por MetalPriest el Mar, 04/11/2014 - 16:28
2956

1. Intro
2. Amortem
3. Pure Minua
4. Taivas Palaa
5. Järvet Jäihin Jää
6. Sika
7. Viiden Tähden Helvetti
8. Mies Yli Laidan
9. Tuonen Orjat
10. Alasin
11. Kesä Tulla Saa

A medida que en tu vida de melómano pasas días enteros explorando nuevas fronteras, meses centrado con cierta banda o género musical... o años buscando nuevos sonidos que desafíen todo lo antes escuchado, te vas olvidando de esas primeras bandas que te inspiraron para llegar a donde estás ahora. Todos tenemos alguna agrupación de la que "avergonzarnos" (por así decirlo), alguna banda que carece de auténtico talento u originalidad pero que encontraste en el momento y circunstancias apropiadas. Unos tienen a Edguy, otros a Hammerfall y un servidor tiene a Ruoska (entre algunos otros).

Pero oye, ¡aquí no hay drama tíos! ¿Qué sería de nosotros si aquella canción (que hoy día nos parece más cutre que un ramo de margaritas) no nos hubiese hecho despegar la imaginación como en su momento lo hizo? En ese momento no lo sabíamos pero acabábamos de definir el rumbo de nuestros gustos musicales, lo que surgiera a partir de ahí no sería otra cosa sino una consecuencia de aquel estímulo que nos provocó placer al escuchar X banda. Por todo esto, escribo estos párrafos.

Este es el cuarto trabajo de estudio de la banda de industrial metal finlandesa Ruoska, los seguidores más obvios (y encantadores) de Rammstein. Originalidad cero, ya os lo digo. No voy a tratar de vender la moto a nadie con esto. Si te molan Rammstein y te hace ilusión escuchar algo simplón y de la misma onda... guay, sino... no te vale la pena perder un instante por esta crónica. Amortem es, probablemente el disco más melódico y asequible de Ruoska, y eso es mucho decir. Cuenta con momentos de orquestaciones bastante majos, teclados electrónicos simplistas, guitarras básicas (de las más sencillas que uno se pueda escuchar en verdad) pero con su garra, y una voz... que bueno, depende de la persona, te puede gustar o espantar.

Alargar el discurso es futil, el material es el que es y con una sola escucha considero que se da a conocer bien. O gusta o no gusta. Si habláramos todavía del Rabies (su enorme paso hacia la madurez a mi parecer), que es un auténtico discazo de industrial como la copa de un pino, pues vale, pero hablamos de su antecesor, el Amortem, y el pobrete no da pa' más.

Una intro estrena el plástico, con ciertos vientos de drama. Como si de la escena de un accidente de tráfico en la noche se tratara, unos coros femeninos cantan a la muerte mientras unos teclados completan la composición. Así entramos en Amortem. La canción homónima suena después; melódica donde las haya, incluso en los estribillos, cantados en la lengua finlandesa. No es nada del otro jueves pero... ¡tiene encanto! A veces solo basta con eso. Pure Minua es uno de los platos fuertes del álbum, a pesar de su innegable sencillez; resulta directa y pegadiza, aún más que Amortem. Esto va en ascenso, y Taivas Palaa llega a las alturas; el título se traduce como "el cielo arde", y se siente intensamente el mensaje al escuchar lo abrasivo de las guitarras y la dureza de las voces de Mennander. De mis favoritas de esta placa.

Al escuchar Järvet Jäihin Jää uno no puede evitar pensar en Reise, Reise. Desde el comienzo hasta el final, eso sí: más sinfónica. Sika es seguramente uno de los momentos más mediocres de todo el Amortem, tiene su qué pero... es prescindible, y más cuando luego viene la feroz Viiden Tähden Helvetti. Letras en finés impronunciables, batería machacona, estribillos viciantes y teclados oscuros. Caña de la buena. Amo la fonética de este idioma, y más si proviene de la garganta de Patrik Mennander. Mies Yli Laidan es a ciencia cierta uno de los tres temas más famosos de Ruoska, un himno de la banda. Minimalista sí, pero muy adictivo. Imposible no cantarla si te "conoces la letra".

Una de las canciones más elaboradas de este disco es Tuonen Orjat, aunque curiosamente se hace algo descafeinada. Y es que la melodía recae demasiado en las voces, y eso dice mucho del trabajo de guitarras (y bajo, que está un poco como para hacer vulto). Alasin es otra de las canciones más famosas de la banda, se caracteriza por las voces distorsionadas y una pose heavy, incluso macarra y cabalgadora. No está nada mal, es de lo primero que escuché de Ruoska si mal no recuerdo. Como desenlace, Kesä Tulla Saa cierra el Amortem de forma calmada, entre teclados, riffs entrecortados y estribillos coreros. No tiene mucha chicha pero... una vez más: se disfruta bien.

En conclusión: un disco entretenido, lleno de canciones pegadizas a la par que sencillas, ideal para chavales que están todavía coqueteando con el metal y no saben muy bien qué escuchar sin tener un derrame cerebral por exceso de brutalidad. Por tanto, yo le pongo tres cuernos medios: un 6,25. Disco para adolescentes que buscan engancharse a algo fácil y hacer tiempo para meterse en cosas más serias... ya llegarán Slayer, Judas Priest y Metallica más adelante... sin prisa.

Patrik Mennander: voz.
Anssi Auvinen: guitarra.
Kai Ahvenranta: guitarra.
Mika Kamppi: bajo.
Sami Karppinen: batería.

Sello
EMI