Royal Hunt - Land Of Broken Hearts

Enviado por Gibson el Vie, 23/05/2014 - 17:45
479

Fué en el año 1989 cuando el talentoso teclista danés (de origen ruso) André Andersen fundó a sus Royal Hunt, tomando como mayor influencia a grupos del panorama Rock progresivo setentero. Andersen, a lo largo de su carrera con Royal Hunt, además de mostrar unas más que solventes dotes como compositor, ha sabido rodearse siempre de fenomenales vocalistas, entre los que encontramos a gente de la talla de DC Cooper, Mark Boals o Henrik Brockmann, que participó en los dos primeros trabajos del grupo.

Es en el año 1992 cuando Royal Hunt aparecen en escena, editando lo que sería su debut discográfico, éste "Land Of Broken Hearts", con una propuesta muy orientada al Metal melódico con ciertos toques progresivos y -sobre todo- neoclásicos. El grupo sabe dejar constancia de un buen nivel tanto compositivo como interpretativo, bastante asimilable por el oyente debido a la fluidez que presentan los temas, sin demasidas complejidades instrumentales y -por ende- buscando tanto la sencillez como la efectividad, sin que ello suponga un obstáculo en cuanto a la calidad mostrada dentro del desarrollo de su planteamiento musical.

Metiéndonos de lleno en la cuestión que nos atañe (y no es otra que la de tratar de dilucidar brevemente lo que contiene este "Land Of Broken Hearts"), el álbum se inicia con el tema "Running Wild", en clave melódica, de índole hímnica en su pegadizo estribillo, y donde Henrik Brockmann certifica una evocadora interpretación con su atractivo y cautivador registro vocal.

Con base de teclados muy presentes, que apuntalan el sonido de la guitarra, encontramos el siguiente "Easy Rider", donde su suave estribillo -bien apoyado por coros- se complementa a la perfección con unas logradas estrofas que le otorgan al tema un cierto carácter progresivista.
La vertiente neoclásica del grupo se presenta con el convincente y dinámico "Flight", con mucha influencia del álbum "Trilogy" de Yngwie Malmsteen, y por lo tanto claramente deudor de su sonido en la parte instrumental que posee el tema.

El grupo sabe desenvolverse con gran maestría en el terreno baladístico, y en el enorme tema "Age Gone Wild", con sus trabajadas y bellas melodías (junto a la soberbia interpretación vocal de Henrik Brockmann) los Royal Hunt nos ofrecen su excelente destreza a la hora de entregar este tipo de composiciones.
Con la instrumental -de casi dos minutos de duración- "Martial Arts", el protagonismo lo toman el teclado y la guitarra eléctrica, que lo mismo se baten en duelo, como se funden entre los dos, para crear un pasaje neoclásico.

Con cierta onda hardrockera, de corte europeo, en su concepto compositivo nos llega "One By One". Un tema de estructura sencilla pero igualmente efectiva, bastante disfrutable a lo largo de su minutaje, con breves guiños neoclásicos y contando con un guapo y melódico estribillo en clave Hard/AORera.
Nuevamente el sabor neoclásico/malmsteeniano inunda nuestros oídos con el tema "Heart Of The City", añadiéndose un punto de velocidad en la propuesta, y donde cabe destacar el duelo guitarra/teclado en el solo de un tema en el cual se percibe una magnífica definición vocal de Henrik Brockmann.

El progresivismo del que hacen gala estos Royal Hunt aparece con el tema-homónimo "Land Of Broken Hearts", bastante emotivo y preciosista en sus estrofas y que culmina con un hímnico y pegadizo estribillo que es lo que le otorga todo el sentido a uno de los cortes destacados de este disco. Magistral tema.

El reducido interludio instrumental "Freeway Jam", que posee unos interesantes fraseos de la guitarra, nos enlaza con el corte "Kingdom Dark" que se presenta con cierta esencia neoclacisista, aunque adolece de ese atractivo gancho para que termine de cuajar y donde se muestra un muy facilón estribillo que no llega a sorprender. Un tema flojete que baja el buen nivel que venía ofreciendo el álbum.

Sin embargo, y para cerrar este debut discográfico, la buena línea (en relación al acertado nivel que saben entregar con sus composiciones los Royal Hunt) retoma su camino con el corte de aires hardrockeros "Stranded" que, sin demasiadas florituras instrumentales, se muestra bastante inspirado en el plano interpretativo... distinguiéndose su atractivo y la clase inherente desde la primera escucha del tema.

En definitiva, un buen e idóneo primer trabajo el que entregaron estos daneses, ofreciendo variedad con sus temas y haciéndolo con la suficiente y razonable calidad para que el álbum se disfrute gratamente de principio a fin.

4 horns bajos.

Henrik Brockmann: Voz
André Andersen: Guitarra, Teclados
Jacob Kjaer: Guitarra
Steen Mogensen: Bajo
Kenneth Olsen: Batería

Sello
Rondel Records