Rotting Christ - Theogonia

Enviado por MetalPriest el Lun, 31/12/2018 - 15:31
3574

1. Χάος γένετο (The Sign of Prime Creation)
2. Keravnos Kivernitos
3. Nemecic
4. Enuma Elish
5. Phobos' Synagogue
6. Gaia Tellus
7. Rege Diabolicus
8. He, the Aethyr
9. Helios Hyperion
10. Threnody

Rotting Christ nunca se pueden dar por perdidos; ya partiendo desde la base de que nunca entregaron un álbum malo, el único tema de disputa es quizás, dentro del cariño que se les pueda tener o no, sobre si “esta etapa me gusta más que aquella” ¿Entienden? Porque los blackers de la Hélade siempre tuvieron su personalidad vigorosa, no obstante… parece que según qué época, tiraron más hacia ciertas tendencias o hacia otras, como podría ser la etapa black/gótico/moderna de inicios de los dosmiles, por ejemplo.

Aunque vaya por delante una gran verdad: Rotting Christ nunca pusieron el culo como sí lo llegaron a hacer otras bandas como Cradle Of Filth o Dimmu Borgir. Cierto es que un poquito sí que llegaron a enseñar la hucha en aquellos años locos de finales de los noventa e inicios del nuevo siglo, no obstante por suerte todo quedó ahí, porque realmente incluso esta etapa tiene calidad, gusto y mucho de lo que luego reciclarían para su material actual (más épico y maduro por goleada). Pero… no estamos hablando de un álbum de la etapa “moderna” de Rotting Christ. No… estamos hablando de uno de los trabajos más afamados de los griegos. Hablamos del álbum que dio carpetazo a la era menos trve de la banda y sirvió como punta de lanza para todo lo que vendría después. Hablamos del Theogonia, parido en 2007 bajo el poderoso sello Season Of Mist (y recién salidos de Century Media).

Con este estreno tan crudo, elegante y directo, Rotting Christ parecían pegarse golpes en el pecho desnudo al grito de “¡Aquí estamos de nuevo!”. Como si se pretendiese que Theogonia fuese una incontestable demostración de quienes eran ellos, de dónde venían y hasta dónde estaban dispuestos a llegar. Al menos es eso lo que el tiempo parece haberle puesto por mensaje a esta placa… Porque sí: es indudable que aquí los Rotting Christ recuperan la fuerza de antaño, la esencia más lacónica y austera. Sencillamente, aquí los hermanos Tolis deciden ir más a saco, ofreciendo intrepidez donde otrora hubo más belleza, dando paso a la velocidad donde antes hubo más “efectos” y adornos… sonar más gruesos y guerreros cuando antaño querían sonar más difusos y fantásticos ¿Se me entiende, no?

Aún así, Theogonia no llega a los niveles de crudeza del Mighty Contract o el Non Serviam (aunque se note cierta tendencia a querer “volver a las raíces”). Vamos, que no suenan tan secos y despellejadores, no… pero resultan crudos y directos, con el extra de cierto toque elegantón, como luciendo canas con orgullo podríamos decir… por pocas que fuesen. En otras palabras: siguen habiendo coros épicos, teclados adornando de fondo, algún solo de lustre y porte, marcialidad, actitud guerrera y triunfal… Rotting Christ, vaya.

Entrando en el Theogonia, resulta imposible hablar por separado de la dupla inicial Χάος Γένετο (The Sign Of Prime Creation) y Keravnos Kivernitos, ya que se hibridan muy bien la una con la otra. Son veloces, afiladas y melodiosas. Todo lo prometido, vamos. Nemecic, una de mis favoritas. Decidme si no os evoca a una carga de caballería por las polvorientas llanuras griegas (¡o turcas!) con su consiguiente combate cuerpo a cuerpo. Guerra, bronce, polvo y sangre, bajo la supervisión de Apolo. La cuarta canción, Enuma Elish, sale más atropellada, pero con la misma crudeza que su solemne hermana Phobos' Synagogue (muy hija del material del Non Serviam).

Gaia Tellus tiene unos riffs de guitarras que tranquilamente la podrían haber firmado los Amon Amarth de aquellos años, ¡pero no! Los firmaron los putos falanges de Atenas, no los saqueadores de “Nordland”, y es algo que se hace notar mucho en las voces y coros. Llegados a Rege Diabolicus, Rotting descargan velozmente de nuevo, acertando de lleno tanto en la introducción como en el breve cuerpo del corte. La pareja He, The Aethyr y Helios Hyperion nos van acercando hacia el final a la fuerza, con empaque y personalidad, aunque cierto es que no destacan ya tanto como otras del plástico al llegar “tan tarde” a la función. Finalmente, Threnody despide el Theogonia añadiendo las últimas pinceladas a un álbum con escasos defectos y muchos grandes momentos. Muy buena esta pieza de despedida, en la onda quizás de Nemecic y Phobos' Synagogue… lo que viene siendo un track versátil, con garra y aura guerrera.

Al hablar de Theogonia, no podemos olvidar que hablamos de una de las entregas más queridas de la agrupación ateniense, por su solidez, volumen y personalidad arrolladora. Lógicamente, no estamos hablando de una masterpiece (raro sería a alturas del 2007, aunque no imposible), pero sí que tenemos entre manos a uno de tantos álbumes que vale la pena para tener en la estantería y disfrutar frecuentemente.

Una parada obligada para los fans del black metal griego, un disco imprescindible para ellos y muy muy recomendable para todos los demás. Incluso los más “enemistados” con el black metal y las movidas extremas, a poco que les guste el heavy y el power con tintes épicos… lo mismo hasta a ellos les engancha la propuesta. Es lo positivo de los Rotting Christ de estos últimos años: que maduran, se hacen asequibles pero no se venden. Sencillamente suenan a ellos mismos sin apolillarse en el mismo nicho. Se renuevan una y otra vez manteniendo sus estándares intactos.

Para mí, unos cuatro cuernos sólidos e inamovibles. Un 8.

Sakis Tolis: voz, guitarras, teclados, composición y letras.
Andreas Lagios: bajo.
Themis Tolis: batería.

Músicos de Estudio:

Christos Antoniou: arreglos corales.
Magia: voz en track 3.
Giorgos Bokos: solo de guitarra en track 9.

Sello
Season of Mist