Rosendo - Deja Que Les Diga Que No!

Enviado por Dieguitoacdc el Mar, 30/04/2019 - 23:19
1694

1. Deja que les diga que no!
2. Puede que...
3. Salud y buenos alimentos
4. Unos golpes de cincel
5. Mala vida
6. Borrachuzos
7. Pagando residencia
8. Bacilo, vacila!
9. Tierra de nadie
10. Go home

Hay una frase que he escuchado mucho en casa, y fuera de esta también, que dice “nunca olvides de dónde vienes”. No, no voy a soltar ahora un discurso moralista (¡no soy de esos!), pero sí entiendo que el hecho de dedicar un tiempo a reseñar este disco tiene algo de eso de volver a las raíces. Todo tiene un motivo: Rosendo fue uno de los primeros grandes rockeros que entraron en mi vida.

Hoy me ha apetecido rescatar uno de mis álbumes preferidos del maestro de Carabachel, al que en la Tierra conocemos como Rosendo Mercado, aunque algunos terminemos llamándole Dios. Tras unos años en solitario en los que la altísima calidad de sus primeros discos no se correspondía con las cifras de ventas y popularidad que recibía, el “tito Rosen” se sacó de la manga un álbum imprescindible de nuestro Rock como es “Jugar Al Gua”, con el que nuestro querido músico irrumpió por segunda vez (ya lo había logrado antes con Leño) en la escena española con una fuerza realmente considerable. Aprovechando esta situación, pronto saldría a la venta un sobresaliente “Directo” grabado en la Sala Jácara. En este despegue mucho tuvo que ver el fichaje del músico por la discográfica DRO, con la que trabajó durante los siguientes años.

Con “Deja Que Les Diga Que No” se consolida el meteórico ascenso del madrileño y, a su vez, comienza una etapa que es, a mi modo de ver, algo más personal en el aspecto lírico de las canciones del músico.

Además, volviendo a la frase de los orígenes con la que abría este escrito, creo que si algo distingue a nuestro protagonista es que jamás olvidó sus raíces y siempre se mostró comprometido con la clase obrera que tanto le respetó durante su extensa trayectoria y no vivió una vida precisamente de excesos y locura.

Este LP tiene todas las de vencer y nos lo viene a demostrar desde los primeros compases de la mano de la canción que da nombre al plástico. Medio tiempo efectivo, con cierto regusto melódico, arreglos de teclado y, como no podía ser de otra forma, con una letra y un solo de guitarra impecables. Tras escuchar un par de veces esta canción será imposible no acompañar a Rosendo al micro en el adictivo estribillo gritando eso de “¡¡Deja que les diga que no, que no, que no!!”. Tampoco se quedará atrás la ochentera “Puede que…”, en la que los teclados ocupan el primer plano, así como posee unos arreglos de guitarra acústica preciosos.

Tras un tema de puro Rock ‘N’ Roll vacilón y muy efectivo titulado “Salud y buenos alimentos” (muy fan de esos versos que dicen “Entrando a saco y sin pomada, ¿sabe usted? Dos de cada y con el culo en la pared dan la cara, ¡doy fe!”) explota “Unos Golpes de Cincel” en nuestra cara, un tema “made in Rosendo” que nos recuerda a su primera placa y que nos provocará el desmadre tanto por su sencilla estructura como por el apoteósico y distorsionado solo que nos regala este auténtico titán de la guitarra.

Pero para bueno lo que está por llegar. Unos suaves arpegios dan paso al inconfundible solo que abre “Mala Vida”, el Blues más grande que ha facturado el de Carabanchel y que sobresale tanto en letra como en actitud. Y es que esto es un TEMAZO tras TEMAZO amiguetes porque el siguiente número es otro himno de Rosendo que habla sobre “el Clemente”, “el Juan”, “el Alberto” y sus alegres juergas. Hablo, claramente, de la eléctrica “Borrachuzos”, una de mis canciones preferidas de este ídolo. Pieza sencilla de Rock de toda la vida que reúne los elementos para enganchar desde la primera escucha.

“Compromiso sin alguna condición
buen cobijo para el vértigo local
alimento de indudable calidad
Borrachuzos de primera división”

Un oscuro teclado inicia un número, a mi parecer, tristemente olvidado como “Pagando Residencia”, el cual tiene un ritmo más lento y posee una letra cargada de sentimiento y rabia.
“Mordiendo la paciencia
sirviéndole a la causa de testigo
minando la obediencia
guardando para mí y para ti
cediéndole algún hueco al enemigo
pagando residencia.”

Muy en la onda de los Rolling Stones nos topamos con la cachonda “Bacilo, vacila”, justo antes de poner rumbo a la traca final de la mano de la lenta “Tierra de Nadie” y de la crítica eléctrica y vacilona a los turistas mejor conocida como “Go Home!” (me encanta su letra).

Como suelo decir en muchas reseñas, esto de los gustos musicales es algo muy subjetivo y tal vez lo que yo haya expresado aquí a otros no les haya convencido, pero para mí esta es una de las grandes obras de nuestro querido Rosendo. Tal vez esté un peldaño por debajo de “Loco Por Incordiar” y de “Fuera de Lugar”, pero es un álbum realmente bueno, que alcanza sin problema alguno el notable.

¡Cuatro cuernos y medio!

Mala Vida

Borrachuzos

Deja Que Les Diga Que No

Go Home

Rosendo Mercado: Guitarra y voz
Miguel Jiménez: Batería y coros
Rafa J. Vegas: Bajo y coros
Gustavo di Nobile: Teclados y coros
Luis Ronaldo Martín: Solo de guitarra en Go home

Sello
DRO